martes, 8 de febrero de 2011

Dos semanas más tarde… ¿Qué está pasando en Egipto?


Hace tres meses, sus consejeros le avisaron al rey Obama que Egipto era una olla de grillos, un volcán en erupción, pero el monarca estaba en otras cosas. Hace dos semanas, una revolución peor que las 7 plagas cayó sobre Egipto. Hoy la violencia no ha amainado, el futuro se ve incierto y da miedo conjeturar. De olla de grillos, la tierra de los faraones es ahora un avispero.

A pesar de haber tenido tres meses para prepararse para la crisis, para tener planes B y Z, y para haber alertado a su aliado Mubarak, la crisis egipcia encontró a la Administración Obama en el baño y sin Confort. Desde el primer momento cundió el pánico y se notó en declaraciones torpes o incluso la falta de ellas. El Vicepresidente Joe Biden declaró con todo desparpajo que Mubarak no era un dictador, Hllary Clinton aseguró que la situación estaba bajo control y que “el gobierno egipcio es estable”.  En los días siguientes, Robert Gibbs, el secretario de prensa más chambón que haya visto la Casa Blanca, emitía declaraciones llenas de vaguedades y frases sin terminar, bien salpimentadas con tartamudeos.


Todo para que Obama saliera y diera esas declaraciones en staccato que hace, que solo le falta el gong para puntualizar cada frase,  diciendo que Mubarak  tenía que dejar de abusar de su pueblo, que debía hacer reformas o hacer las maletas, en fin lo dejó como chaleco de mono. Así no se trata a un aliado. Se le dicen esas cosas en privado, pero Obama con ese síndrome de pavo real que sufre …Además no se da cuenta que si es obvio que lleva dos años haciendo negocios con el “no-dictador” egipcio, también tiene culpa en el sufrimiento del pueblo.

¿Qué se consiguió con ese comportamiento vacilante? Que Mubarak se diera cuenta que estos aliados eran sus peores enemigos, que le tomara fastidio a los gringos y que cargara contra los periodistas occidentales a los que se les apalea, arresta y acusa hasta de ser agentes israelíes. O sea, Israel tampoco es un país amigo. Corre el rumor de que Mubarak se va a ir a Alemania a atender debido al cáncer que lo aflige y ahí su lugarteniente Omar Suleiman se queda con su puesto. Malo, malo, así salió el Shah de Irán en una época en que Washington también adolecía de una administración destartalada.
Omar Suleiman


Para colmo Wikileaks  ya hizo circular sus funestos cables en los que dicen que Suleiman ha sido un eje fundamental en las relaciones Cairo-Jerusalén. Esta noticia aunada al pasado oscuro de Suleimán vinculado a torturas y represión, no lo hace “persona grata” para el pueblo egipcio.

¿Entonces que tenemos? Un pueblo en armas que se ha atrincherado en la Plaza Tahrir del Cairo (hasta pusieron puestos de comida), un dictador atrincherado en su palacio pero libre de aliados incómodos, un Estados Unidos bamboleante como borracho, una Europa muda y un levantamiento regional muy sospechoso. En cuanto a Israel, que se lo coman las vinchucas. Porque si algo demostró esta rebelión es que la alianza con Israel era un asunto nada más del gobierno egipcio siempre y cuando le llegaran sus buenas remesas de Washington. En lo que respecta al pueblo egipcio,nadie ahi se muere de amor por Israel.


Mubarak entretanto está tomando medidas que no parecen indicar que planeé irse a tomar las aguas en Baden-Baden. Les subió el sueldo a todos los funcionarios. Un poco absurdo cuando la mayoría de los manifestantes se quejan de no tener empleo. Ha instituido comisiones “a la Bachelet” para implantar “reformas” e investigar quienes estaban detrás de los manifestantes montados en camellos que amenizaron los disturbios con violencia organizada. Según ha dicho Mubarak no se le debe impedir a los jóvenes egipcios expresar su opinión (¿??) Por otro lado, la televisión egipcia acusa a los gringos de la insurrección violenta.

Además el gobierno egipcio ha creado una mesa de negociaciones en la que la presencia más conspicua es la de los Hermanos Musulmanes, el grupo más organizado y con más seguidores de Egipto. Por supuesto que los Hermanos se han hecho un “makeover” para evitar recordatorios de su violento pasado que le costó la vida a dos mandatarios egipcios. Ahora son los Hermanos Franciscanos del Cairo, los que ayudan a pobres y desposeídos. Se dicen más pacíficos que los Amish, pero solo los muy tontos olvidan los lazos que tienen con Al Qaeda y otros terroristas de la región.

Hay otros grupos o partidos políticos en Egipto, tal vez peores que los Hermanos o con los mismos intereses. Está el Movimiento 6 de octubre, los tuiteros que tocaron el clarín para la revuelta. Los han comparado con el Tea Party. Su único parecido es que bajo su estandarte se agrupan multitudes de ideologías.

Está el NAC compuesto por los cuatro gatos que siguen a El Baradei, que muy premio Nobel será, pero no tiene peso ni ideología, lo que lo convertiría fácilmente en un títere de los Hermanitos Moros. Después hay un par de partidos centristas y seglares, Al-Ghad y Wafd, pero no cuentan. En cuanto al ejército, habría que ver si el pueblo los acepta y los Hermanos dejaran que les quiten esta oportunidad perfecta para hacerse del poder. A última hora, ha aparecido un Mesías egipcio al que esperan la muchedumbre de Tahrir. Se trata de Wael Ghonim, ejecutivo de Google que fue arrestado al inicio de las protestas y que ahora esperan se convierta en vocero de insurrectos.
Wael Ghonim

Lo extraordinario es que, aparte el desastre persa cuya culpa la tuvo  Jimmy Carter, muchos países han tenido dictadores que se han ido al exilio, o al más allá, seguidos por una transición pacifica y democracia. Hasta en Honduras, vimos pasar algo así recientemente. Y gobiernos más competentes de USA han ayudado en esas transiciones. Ahí esta el caso de Filipinas en que Ferdinand Marcos y su señora, la  coleccionista de zapatos, se fueron tranquilitos y le dejaron el poder a Corazón Aquino.



Lo sucedido con Obama confirma el miedo que sintió parte del electorado en el 2008 ante la inexperiencia del noble hawaiano en lo que respecta a política internacional (no que sepa mucho de otras materias).  Es fundamental, aun para los gringos que son infamemente insulares, que en las próximas elecciones se elija a una persona que conozca de relaciones exteriores.
Una gran verdad que dijo Obama en la entrevista dada a Bill O’Reilly este domingo fue que “las cosas en Egipto no volverán a ser iguales”, principalmente porque USA perdió a su único aliado en el mundo árabe, y nadie va a volver a confiar en un individuo tan débil y pusilánime.

16 comentarios:

Rodrigo Lema González dijo...

Se le echaba de menos, doña Violante. Una semana sin escribir ya era como mucho.

Más que un avispero, la parte africana del mundo árabe ha pasado a ser un volcán en erupción total, y, como van las cosas, no habrá plan A, Z, α, β o γ que cambie eso.

Y terminaré diciendo una cosa: si Obama sabe algo de política internacional, yo soy Deion Sanders.

De paso, le agradezco mucho por comentar frecuentemente en mi blog. Realmente se aprecia el hecho de que lo tomen en cuenta a uno.

Saludos,

R.

Violante Cabral dijo...

No hay nada que agradecer. Es un gusto ir allá. No pensé que se notara mi ausencia. Yo si la noté porque tengo mucho que comentar, pero lamentablemente, lo que paga mi comida y mi renta es un” empleo real” donde escribo sobre cositas más frívolas, pero que me ha tenido trabajando hasta en domingo. Ya quisiera yo poder dedicarme a esto todo el día, pero hasta visitar otros blogs me hace quitarle unos minutos a mis labores. Snif, Snif

Rodrigo Lema González dijo...

De eso no se preocupe. Esas son las ventajas del blog: uno puede escribir cuando quiera y de lo que quiera, además de visitar los que quiera.

Ya ve usted que me he impuesto un desafío: escribir durante todo el año de lunes a viernes. Y me ha salido bastante bien hasta ahora, al menos en lo que a comentarios respecta...

Violante Cabral dijo...

La perseverancia es un "must" de un bloguero, pero los comentarios y los seguidores son grandes incentivos.

Javier Bazán dijo...

Buena la comparación entre lo que sucedió en Irán con Egipto. También es interesante de la ese sujeto que mantienen lazos con Israel. En el sitio elquintopoder, lo comparaban con Manuel Contreras.

En cuanto a la Derecha Occidental basándome en lo que he leído hay dos lecturas. Los más liberales siguen recordado a Bush por democratizar el Medio oriente, en cuanto a los conservadores como Charles Krauthammer apostan más por la estabilidad que por la democracia. Pues, como en Irán los fanáticos religiosos que eran minorías hasta que se tomaron el poder.

Violante Cabral dijo...

Si adoptamos la postura del Dr. Krauthammer, aunque parezca repelente a los amantes de la democracia, entonces individuos como Suleiman son necesarios (Tal como lo fue el Mamo), pero entonces cuando estallan revoluciones como la que está teniendo lugar ahora, la contra-represión es peor.

Rodrigo Lema González dijo...

Dicen que Mubarak podría renunciar hoy mismo a la presidencia de su país.

No sé por qué me late que la parte final de la mecha ya ha comenzado a chispear.

Violante Cabral dijo...

Si, que renuncie. Esto de esperar a que caiga el otro zapato cansa. No sé a que desubicado lei hoy que decía que el nuevo gobierno de Egipto sera completamete laico, "no como Israel". Estoy segura de qe el nuevo gobierno de Egipto y el que lo siga no van a ser como el de Israel y a ver cuanto les dura el laicismo.

Rodrigo Lema González dijo...

Ahora dicho país comienza a caminar por una cuerda muy delgada. El más mínimo desbalanceo podría ser fatal. Y todavía está la amenaza de los Hermanos Musulmanes, representantes del fundamentalismo islámico.

Javier Bazán dijo...

Violante:
Los que hablan del laicismo son los mismos que desean ver barrido cualquier vestigio de la tradición judeo-cristiana en Occidente.

En ese caso, prefiero que los egipcios vuelvan a las creencias de los faraones. El politeísmo antiguo era más tolerante.Egipto no es Irak, ni tampoco Turquía. Parece que en este último país la cultura laica que impuso el militar está retrocediendo.

Ministro dijo...

Y no cayo.. y no cayo...

Violante Cabral dijo...

Lo que está psando en Turquía rompe el corazón. Gente tan agradable los turcos y están sufriendo radicalismos desconocidos en su cultura. Sii, ojala se volviera los días de los Ptolomeos, que fue la Era Dorada de los judíos en Egipto

Violante Cabral dijo...

¿Ministro quién no se cayó?

Ministro dijo...

Egipto

Violante Cabral dijo...

Rodrigo, no te respondí. Occidente quiere creerles el cuento a los Hermanos Musulmanes que son pacificos y caritativos

Violante Cabral dijo...

La verdad es que Mubarak se pasa al pueblo por la punta