jueves, 10 de febrero de 2011

La judeofobia islámica: fin de fábulas históricas

Boda judía en Marruecos por Delacroix

Un error que solemos cometer los judíos (yo lo creía a pie juntillas hasta hace una década) es creer que, a lo largo de la historia, nos hemos llevado bien con los musulmanes y que nuestros enemigos ancestrales eran los de la Cruz, no los de la Media Luna. En estos días, en que entre el radicalismo islámico  y la progresía laica se pretende erradicar creencias y valores judeo-cristianos en Oriente y Occidente, convendría revisar esta fábula de la benevolencia del Islam para con sus primos semitas.

Lo primero que hay que decir es que el antisemitismo no lo inventaron los cristianos. Adolecían de ese mal, tanto griegos como romanos. Fue un griego, Apión,  quien por primera vez describe “el libelo de sangre”. Los romanos se burlaban de los hebreos, de sus costumbres, de su monoteísmo que consideraban una creencia descabellada, de su afán de vivir en comunidad. Los tildaban de misántropos y muchos de los libelos en contra de los judíos, mas tarde los romanos se los adjudicaran a los primeros cristianos.

Mahoma, inicialmente aceptó a todas las religiones monoteístas, pero después de varios agarrones con tribus judías del desierto arábigo, y tras convencerse de que  no lo iban a aceptar como profeta, comenzó a tomarles fastidio. Su inquina aumentó cuando los judíos se aliaron con paganos de Arabia, enemigos de Mahoma, y públicamente se burlaron del sincretismo religioso de éste que  combinaba elementos judaicos y cristianos para crear una nueva religión.
Mahoma aplastando a las tribus judías


Obviamente es el cristianismo el que mas cruelmente tratará a los judíos, pero  los musulmanes no se quedarán atrás. En el Imperio Bizantino, los judíos eran ciudadanos y se les permitía practicar su religión.  El problema es que los emperadores cambiaban y con ellos se modificaba el modo en que se practicaba la ley. Justiniano y Heraclio impusieron conversiones forzadas y expulsiones. Pero Omar, sucesor de Mahoma, también expulsó a cristianos y judíos de la Península Arábiga, y hasta hoy los judíos no han podido regresar.

Omar dio el nombre a un pacto o convenio que establece como tratar a los “dhimmies”, o sea los que no profesan el Islam. De acuerdo a esas leyes los dhimmies judíos no podían practicar su religión en público, solo en privado. Intentar convertir a un musulmán a su fe es castigado con la muerte. No tenían derecho a impedir a sus hijos volverse muslimes. En un tribunal no podían demandar a un musulmán aunque hubiera obrado en contra de un dhimmie.  Podían reparar sinagogas, pero no construir nuevas. A cambio, se les concedía la libertad de vivir y trabajar en los países islámicos, aunque su seguridad a veces debía ser protegida  con algún “regalito” de dinero.

Comparemos por ejemplo la situación de los judíos en Arabia y Bizancio con los de la península italiana y otros reinos “bárbaros” de la baja Edad Media. Teodorico y sus ostrogodos protegieron a los judíos, al igual que los Papas de esa era. Por eso los judíos estaban encantados de pelear por ostrogodos, lombardos y los vándalos africanos,  contra emperadores bizantinos antisemitas como Justiniano. 

Los gobernantes musulmanes tenían cada uno su manera de interpretar el Pacto de Omar. En el siglo X, el Califa Al-Hakim impuso a los judíos de Egipto la orden de usar cencerros para salir a la calle, y más encima, tenían que cargar una pesada imagen de un becerro en castigo por haber adorado al Becerro de Oro.

Las primeras masacres de judíos en Europa cristiana tuvieron  lugar en Francia y Alemania en 1096. Pero ya existía el precedente de la masacre de Córdoba (1011)  y la de Granada (1066) en que los agresores eran turbas musulmanas. En 1033, 3,000 judíos fueron masacrados por una muchedumbre musulmana en Fez, en Marruecos. La gente se horroriza al leer que los judíos vivían segregados en guetos en Europa, pero en el siglo XV, los moros  instituyeron los “mellahs”, sectores de sus ciudades donde los judíos debían vivir y trabajar, separados de la población musulmana.
Calle de una "mellah" marroqui


En el siglo XIII, se funda la Santa Inquisición cuya mayor actividad era asar herejes, entre los que se contaban judaizantes y conversos renuentes. Pero en 1260, al Sultán Baibar de Egipto se le ocurrió construir un foso gigantesco, echar a todos los judíos adentro y achicharrarlos. Por suerte, fue disuadido de tan noble empresa.

En España, la Edad de Oro donde las tres religiones vivían felices bajo la protección de Islam duró poco. La llegada de los fundamentalistas Almohades hizo que muchos judíos incluyendo al gran Maimonides, emigraran. Los Almohades seguían el mismo credo de los cristianos: conversión o muerte.  Los siglos siguientes no trajeron mayores mejoras. En 1465 hubo varias algaradas en Marruecos. En 1492, no solo los judíos fuero expulsados de España, también de Tombuctú que era un reino musulmán.

Las conversiones forzadas, las matanzas y las expulsiones que fueron pan de cada día en la Europa pre-Ilustración también lo fueron en el mundo musulmán. En el Siglo XIX, Europa emancipó a los judíos. Solo en Rusia seguían siendo ciudadanos de tercera clase y expuestos a pogroms y otras formas de violencia. Pero la población judía del mundo musulmán no la pasaban mejor. en el siglo XIX. Linchamientos y conversiones forzadas en Persia y Marruecos ; libelos de sangre en Siria; hasta en Turquía hubo dos matanzas grandes.

Hace unos días leía en Patria Judía sobre una sinagoga atacada en Túnez. Sorprendida de que todavía vivieran judíos por allá revisé la Wikipedia. Efectivamente, quedan 1,000 en la Isla de Jerba donde en 1875  vivía una gran población judía cuyas casas y sinagogas fueron quemadas y saqueadas.

Los cristianos acusaban a los judíos de matar a Jesús, pero los musulmanes no creen en la Crucifixión. ¿Entonces de donde nacía ese odio? ¿Cómo se puede hablar de tolerancia islámica  si hasta el siglo XX, en Irán y Yemen, los judíos que se atrevían a circular por calles prohibidas eran apedreados por los niñitos  musulmanes? Incluso en la liberal Constantinopla, los judíos no tenían permiso de andar a caballo o de construir casas más altas que un musulmán. El régimen de Ataturk e irónicamente la dinastía delos Pahlavi (la familia del ultimo Shah) serian quienes liberarían a los judíos turcos y persas de esas condiciones indignas de vida.

En resumen, los judíos tuvieron algunos periodos de libertad bajo regímenes musulmanes, tal como lo tendrían bajo algunos reyes cristianos. A partir del Siglo de las Luces, hubo una emancipación semi general de la judería europea. Eso no ocurrió en el mundo árabe. Fuentes musulmanas gustan en escudarse en la creación del Estado de Israel para explicar  su judeofobia. Pero ya hemos visto que el antisemitismo árabe precede por siglos a la creación de Israel. Inclusive,  la judeofobia moderna se origina más en el fascismo que en el sionismo. 
Tumba de las víctimas del Farhud


En los años 30’s y 40’s se recrudece la persecución de judíos en el mundo islámico, precisamente porque éste se vuelve aliado del nazismo. En 1941 tiene lugar el Farhud en Bagdad, el tercer más violento embate en contra de los judíos quienes habían vivido ahí desde el Imperio babilónico. 99 casas judías fueron saqueadas, 175 muertos y mil heridos fueron el precio de este tumulto de musulmanes pro-nazis, que como todo el mundo árabe eran incitados por el infamoso Muftí de Jerusalén. Todo esto siete años antes de que se creara Israel.

El Mufti con Himmler

15 comentarios:

Javier Bazán dijo...

Esa supuesta convivencia de la tres religiones en Córdoba es más mito que realidad, leí en otra parte.

Violante Cabral dijo...

El cuento de las tres culturas en la España musulmana es un mito. Fue cierto en los primeros dos siglos, pero la llegada de elementos radicales cambió la situación por completo. Lo malo es que estos mitos opacan realidades como que por ejemplo los judíos vivieron mejor bajo el mandato de Pedro el Cruel (que curiosamente era filosemita)que bajo los Almohades.

Ignacio Burges dijo...

En general es verdad lo que dices, pero unos alcances , por ejemplo en la Iglesia de rito bizantino, la Ortodoxa y la unida a la Iglesia Catolica aún se utilizan adjetivos análogos a los de la Iglesia de rito latino preconciliar,"impíos y quebratdores de la ley", "enjambre de deicidas ","el pueblo sin ley", esto es peor incluso que lo que ocurría hasta el Vaticano II,(1963 específicamente)se oraba por los "pérfidos judíos" en el rito de viernes santo, te acuerdas?

También habría que decir que después del concilio de Toledo , cundo los visigodos se convirtiron del arrianismo al catolicismo, los judíos salieron bastante mal parados.

Por último:
" En 1492, no solo los judíos fuero expulsados de España, también de Tombuctú que era un reino musulmán."

Es curioso pero los judíos sefarditas todavía existen,principalmente, gracias a un soberano musulmán,el cual los acogió, el sultán otomano,Bayazid II (quién incluso envio su propia armada a recogerlos a España) el que dijo: "Tonto es el rey cristiano, quién empobrece su reino y enriquece el mío".

Saludos Violante.

Eduardo de la Fuente dijo...

Completamente de acuerdo,m lo de las tres culturas viviendo en paz es una falacia. Podrían convivir, más bien soportarse, pero no se mezclaban.

Impagable la foto de Himmler con el muftí de Jerusalen. ¡Vaya dos!

Un saludo

Violante Cabral dijo...

Eduardo que bueno verte por aquí. Efectivamente, el mito de las tres culturas es eso nada mas, un mito, porque en el mundo islámico se perseguía, a la par de a los judíos, (y se sigue persiguiendo) a los cristianos. No es tanto cuestión de mezclarse como la que los dhimmies siempre eran ciudadanos de tercera clase.
Iba a poner una foto de Hitler con el Muftí (hay muchas), pero esta con Himmler es impagable. El Muftí ayudó a crear una división de Waffen SS compuesta por soldados musulmanes de Turquía y del Oriente Medio.

Violante Cabral dijo...

Bienvenido Ignacio,
Antes que todo, no estoy pretendiendo exonerar el antisemitismo cristiano u occidental, sino revelar que antisemitas hubo antes y después de la llegada del cristianismo. Segundo, quiero borrar esa falacia de que la judeofobia islámica va dirigida al estado de Israel o que surge como reacción al sionismo. El antisemitismo musulmán no es provocado totalmente por factores exteriores, puesto que surge principalmente de un factor interno, el fundamentalismo religioso.
Respecto a lo de “pérfidos judíos” no solo en la ortodoxa, todavía hay iglesias católicas donde se usa en abierta rebeldía al Concilio Vaticano.
Efectivamente, si no fuera por la amplitud de mente de los Sultanes otomanos, yo no existiría, puesto que mi familia al ser expulsada de España se dividió en dos: una parte se fue a Italia y la otra a tierras de turcos. Hay varias razones (y es por lo que me duele tanto ver lo que está pasando en Turquía ahora) por las que los otomanos toleraban más a los judíos que el resto del mundo islámico, y creo que la principal es que no eran fundamentalistas. Sin embargo, hasta el siglo XX solo los judíos muy ricos o influyentes podían vivir como ciudadanos de primera clase en Turquía. Incluso en 1875 hubo un tremendo pogromo en Constantinopla.
Lo de los visigodos lo iba a poner, pero no me quedó espacio ((mucho se me quedó en el tintero. El tema da para largo). Es muy curioso que los pueblos bárbaros que mejor trataron a los judíos fueran los arrianos. Como señalas, desde el momento en que se convertían al catolicismo, como ocurrió con los visigodos, se volvían acérrimos enemigos de las juderías.

Javier Bazán dijo...

Violante:
Ahora recuerdo dos cosas.
La primera, que el filósofo de la Ilustración alemana y judío, Efraín Lessing trató de justificar en un breve obra de teatro la convivencia de las religiones monoteísta,arguyendo en dicha obra, que cada uno de las tres tenía una parte de la verdad.

Lo segundo, no sé si leíste la novela histórica 'Juliano, el apóstata' del novelista y actor norteamericano, Gore Vidal, en la el emperador quiere volver al politeísmo o paganismo romano, porque eran más tolerantes que el cristianismo. Y le reprocha en una de sus conversaciones que los cristianos se toman literalmente lo que dice las Escrituras. En cambio, el panteón de dioses eran más que nada una representación de la vida o algo parecido a ello. O fábulas.

Violante Cabral dijo...

Javier,
Lessing no era judío, su padre era pastor luterano, pero si lo era su amigo el filósofo Moisés Mendelsosnhn (abuelo del músico) que fue su inspiración para Natán el sabio (la obra que mencionas).
No creo que sepamos cual es la religión verdadera sino hasta el Día del Juicio. Lo que si es verdadero son los valores y creencias que sirven de base a las tres religiones monoteístas y eso deveríasr un vínculo comun que nos uniera. La creencia en un solo ser supremo benévolo y personal; la fe en Su Ayuda y en la redención de nuestros pecados gracias a una mayor cantidad de meritos y a un arrepentimiento sincero; el respeto a la vida; la caridad y la compasión. San Pablo dice que se necesita solo de fe y caridad para llegar al Cielo. Los judíos nos apoyamos en las tres columnas del judaísmo: Tzedakah (caridad) tefilat (oración y Teshuvah (arrepentimiento). El problema del Islam, lo que lo hace intolerable, divisorio y hasta repelente, es la Sharia. Hay musulmanes (pocos) que creen que se puede ser un verdadero creyente sin ella, pero lamentablemente la mayoría creen que el Islam=Sharia.
Juliano intentó reconstruir el Templo en Jerusalén. El era muy tolerante, pero no todos los emperadores romanos lo fueron. Muchos se creían dioses ellos y querían que se les adorase en vida. Si leí esa novela de Gore Vidal (un autor un poco sobreestimado) y también la pieza de Ibsen sobre Juliano.

Javier Bazán dijo...

Violante:
Gracias por la corrección acerca de Lessing. Lo confundí con el filósofo Moisés Mendelsosnhn. El nombre del personaje de esa obra es Efraín.

Es importante de lo que dices acerca de los valores de las tres religiones. Los filósofos no lo sacan a relucir.

Tampoco sabía que el emperador Juliano había intentado reconstruir el Templo Judío. Otra hubiese sido la historia.

Vida es sobre valorado, precisamente, por sus comentarios odiosos a hacia propio país y los Republicanos. Después de todo, vive en Roma.Esa es la única novela que le he leído.

Violante Cabral dijo...

No hay filosofía que valga sin la aceptación de una fuerza inteligente superior a la humana. Y no se vale filosofar sin reconocer valores básicos, por eso a mi no me den sofistas , ni cínicos ni epicureos. Gore Vidal sin ser filosofo es cínico y epiureo. Lo han endiosado fuerzas de la progresía precisamente por ser tan vende-patrias.

En Estado de Guerra dijo...

¡Que entrada tan excelente!

Me ha encantado. Enhorabuena.

Voy a aprovechar para comentar alguna cosilla de mi propia experiencia: Soy, como bien sabes, católico español. Fui educado en un colegio religioso (de frailes claretianos, por ser preciso) y por convicción rechazo muchas de las cosas del concilio Vaticano II. Obviamente, la normalización de relaciones con el pueblo judío, y la finalización de determinadas expresiones es de lo poco bueno que Juan Pablo II no tuvo que ir liquidando. Por otra parte, siempre, pero siempre, oí hablar bien de los judíos en mi colegio. Jamás fueron tildados de "deicidas": siempre se me explicó que Jesús murió porque "quiso" sacrificarse por nosotros. Ergo, si lo hizo porque quiso, es que no lo mató nadie. Y menos que nadie, un pueblo al completo. Nunca, en ninguna misa, se rezó por los "pérfidos judíos" y ni siquiera en las clases de preparación para la Comunión se hablaba mal de ellos: en mi casa siempre se habló bien de Israel; con admiración por su ejército, por su capacidad de cultivo y por su servicio de inteligencia.

Así que el antisemitismo lo he conocido de adulto, y "gracias" al PSOE.

En cuanto a la Historia, nada puede decírsele a Violante que no sepa ya. :)

saludos;

Violante Cabral dijo...

Mi Querido T.
Como habrás captado , fueron nuestros últimos intercambios los que motivaron esta entrada.
Desde que entré a bloguear he conocido a muchos españoles, cierto, mayores que tú, que no tuvieron tan buenas experiencias ni tuvieron esa visión benevola de judios, judaismo, e Israel. Es de admirar tu colegio y tu familia.
Pero también hay que admitir que muchos judíos tienen un sentimiento de rechazo hacia lo cristiano.
Mi caso es como sabes "sui generis", hija de católico practicante, tenía 9 años qcuando vine a saber que los judíos existían y once cuando mi madre me confesó que era judía y por ende yo también. A su manera, esos hechos me ayudaron a ser más objetiva y también más receptiva a las creencias ajenas. Tolerante no soy, pero si tengo respeto por lo que crean los demás mientras no sean máximas progres o creer que al ladrón hay que cortarle la mano, al homosexual colgarlo y a una violada azotarla hasta morir.
Un abrazo gigantesco.

Violante Cabral dijo...

Ahh y me confirmas que las "nuevas olas" judeofobas ibéricas son provocadas por el noble panarabismo del PSOE

Javier Bazán dijo...

Violante:
Cuando la revista 'Ercilla' sacó música clásica en cassete hace tiempo, me gustaba escuchar los conciertos de piano de Mendelsosnhn. Lo ponía a cada rato. Me gustaba los altos y bajos que hacía con el piano. ¿Contrapunto?

Violante Cabral dijo...

La verdad no sé. Me gusta mucho la música, pero no entiendo ni de teoría ni de terminología musical. En jazz, un contrapunto es un contraste entre dos melodías, a veces simultaneas. De Mendelssohn, solo me gusta un poema sinfónico “La Gruta de Fingal”.