jueves, 3 de marzo de 2011

Guía de los perplejos: famosos, poderosos y erráticos

Ya sabemos que en este mundo, D-s dispone,  El Coludo  predispone, y la idiotez humana descompone. ¿Pero explica eso las acciones tan erráticas, inoportunas o imprevistas de la gente? Una mirada al discurso de personajes públicos basta para ver el divorcio entre acción y palabra. Nos sorprende que haya entre los que ejercitan el poder atraso en tomar decisiones o apuro en hacer lo mismo. ¿Por qué éste si y éste no? ¿Por qué ahora si y ayer no? He presenciado este fenómeno desde hace dos semanas, desde la Casa Blanca hasta Hollywood.

La guerra entre el gobernador Walker de Wisconsin y los lobos sindicales disfrazados de ovejas sigue. Cada vez está más claro, para la gente pensante,  que no se trata de una lucha entre desposeídos y tiranos poderosos sino de un enfrentamiento entre el poder sindical y el político. Sin embargo, Obama tan discreto en ocasiones en que nos gustaría oír su voz, fue a meter el cucharón en un asunto que no le atañe, porque por algo hay diferencias entre poder federal y estatal.

Pero sale el hibrido a decir que no le gusta ver a los empleados ser privados de sus derechos, ni ser humillados y degradados. Yo a los únicos que veo humillados y degradados es a Walker y a su gente que para entrar al Capitolio tienen que pasar por una marabunta de gente amenazante que los insulta y agrede.
 Respecto a los “derechos”, Obama anda mas perdido que el Teniente Bello. Walker antes de ser elegido dijo que iba a hacer recortes, absolutamente necesarios para salvar a Wisconsin de la ruina. Toma el poder y lo hace. Entonces los demócratas en su congreso huyen en masa a Illinois donde llevan semanas viviendo a costa del  estado y negándose a regresar para no verse obligados a votar. Entretanto, las jaurías sindicales se tomaron el Capitolio, fueron desalojados yes tomaron la calle donde duermen ellos y todos los pobres tontosque están en sus nóminas.

Cuando Walker vio que policías y bomberos estaban protestando, los eximió de los recortes ya que ellos arriesgan sus vidas por sus conciudadanos. Cuando se entrevista a profesores, enfermeras y otros afectados por los recortes, todos dicen que no les importa ganar menos, tener menos seguro, etc., que esto no es cuestión de plata ¿Entonces por qué siguen protestando? Pues porque no quieren que el Gobernador revoque su derecho a negociaciones colectivas. ¿Ya quien caray le importa el derecho a negociaciones colectivas? Pues a los sindicatos.

Pro volviendo a Obama y a su lógica hawaiana. ¿Por qué defiende el derecho de los empleados de Wisconsin a sus negociaciones colectivas y no arremete contra los gobernadores de estados como Colorado donde tal negociación está legalmente prohibida? Pues por que el Gobernador de Colorado es demócrata. Aun más aberrante, los empleados federales de Wisconsin no obedecen a Walker sino a Obama, obviamente y ellos no tienen derecho a negociaciones colectivas. ¿Por qué Obama exige a Walker lo que él le niega a sus empleados?

Obama que es tan parlanchín en asuntos domésticos le costó un triunfo ponerse  públicamente en contra de Gadafi. El tirano libio ha sido enemigo declarado de USA por décadas, pero su presidente se mantuvo hermético, mientras Alan García del Perú era el primero en cortar relaciones con el país libio. Dicen que Obama prefirió quedarse calladito hasta que el último ciudadano americano salió de suelo. Encomiable, pero no les creo. Ahora si, se lanzó a todo full, mandó la flota y blablá, pero que se demoró, se demoro. Y las demoras en tiempo histórico cuestan plata y vida. Si le hubieran dado un paralé a Hitler en Múnich, tal vez se hubiera evitado la Segunda Guerra Mundial.


Pero sigo obsesionada con el gesto de Alan García. Tal vez impulsivo, tal vez valiente, pero sin duda imprevisto. ¿Por qué el antes que los europeos u Obama? ¿Por qué él y no Calderón de México o el presidente de Colombia, últimos bastiones derechistas en América Latina? A los otros ni los menciono. Obvio que no se le puede pedir a ningún esbirro chavista que se manifieste en contra del amigo personal del Chavo. En cuanto a nuestro Tatán, ése en política exterior paspa más moscas que Obama. Seguro que cree que Libia es la mujer de Popeye.

Pasando al Querido Chavo de Venezuela, nunca pensé que me conmovería. Pero en este momento que Gadafi ha pasado a ser el gran villano y tirano, como si Occidente recién se enterara de sus desmanes, Chávez es el único en manifestarse públicamente a favor del líder libio. Ese si es un verdadero amigo, en cambio los gringos estaban felices de tirarle a Mubarak, su aliado incondicional, a lo perros ¿Por qué es Chávez mejor amigo que los líderes de Occidente? Otro "¿por qué?" que no llega a  explicar la inestabilidad  humana.

Hablando de inestabilidad, no se puede  hablar de ésta sin  mencionar a Charlie Sheen. Como Mel Gibson, Charlie Sheen fue uno de  los grandes protagonistas de mis fantasías eróticas juveniles. No les puedo perdonar a ninguno de los dos que hayan sacrificado belleza, carreras, talento y dignidad al consumo de drogas y otras adicciones. Nunca me han interesado las drogas, pero no soy ajena a  adicciones y sé muy bien que si estoy contenta y en paz, no me interesa comer dulces ni buscar romances masoquistas. Por lo que parto de la base que Mel y Charlie, aunque millonarios, nunca fueron felices.


Ha sido Geraldo Rivera, que también es judío, quien comentó que Mel y Charlie aparte de drogadictos, han abusado de la manera más brutal de las mujeres que han compartido sus vidas. Sin embargo, ambos han caído en desgracia en Hollywood, no por drogas, no por golpeadores, sino por… ¡sus comentarios antisemitas!  Bastante incoherente.

Con placer, el domingo pasado vi a mi actriz favorita, Natalie Portman, llevarse un merecidísimo Oscar por su “Cisne negro”. Natalie Portman, exquisita en un avanzado estado de gravidez, no pronunció un discurso a la altura de su actuación o belleza.

Generalmente, en este Hollywood activista y progre, ese el momento para hacer algún comentario político. No en esta ocasión, fue uno de los discursos más triviales que he oído en mi vida. Esperaba más de quien ha sido campeona de varias causas. Además siendo (algo que nadie ha mencionado)   la primera actriz israelí en ganar un Òscar, yo esperaba que dijera algo al respecto. Con toda su aura libertaria, Natalie siempre ha sido pro Israel.

Sin embargo, un par de días después, Nat hace unas declaraciones airadas en contra del diseñador John Galliano, debido a unas denuncias de que él es antisemita. Galliano es un energúmeno, que golpea a sus novios y agrede a gente indefensa en restaurantes. El hecho de que haya dicho, estando bien borracho,  que admira a Hitler y que todos los judíos debían irse a la cámara de gas, es solo parte de la diarrea que aflige su cerebro indocto. 

Natalie Portman y Galiano
Mas encima, y a diferencia de Mel y Sheen, es feo como el cuco y maricueca. Que la Casa Dior lo haya despedido es una  cuestión de principios. Dior tiene una regla de tolerancia cero con racismos y prejuicios. Galliano faltó al reglamento. ¡Fuera Galliano! Aplaudo el que Natalie se niegue a usar un vestido de Galliano, pero que  se muestre “asqueada” e incluso reconsidere ser el rostro de Dior, me pareció exagerado.

Sobre todo, teniendo en cuenta que día a día vemos peligrosísimas manifestaciones de judeofobia que merecerían mayor censura que las payasadas de Galliano. ¿Por qué Natalie se lanzó contra el diseñador y no contra Assange? El pavo real de Wikileaks, ayer tuvo una última salida gaseosa. Anunció que todas sus desgracias, la persecución mediática y legal en su contra son motivadas por… ¡una conspiración judía! ¡Ups, parece que se enteró que Los protocolos de los sabios gatunos se la tiene jurada!

8 comentarios:

Javier Bazán dijo...

Lo de Alan García no lo sabía.
Piñera condenó en Italia el gobierno de cuarenta años de Gadaffi. Con creo que peca de ingenuo sobre el medio oriente.

Violante Cabral dijo...

Ohh ahora todos condenan, pero el pionero fue Garcia. El 22 de febrero no solo condenó a Gadafi, ademas cortó relaciones es mismo día, antes que ningun otro país

@RoderickCrowley dijo...

Seré franco: no sé casi nada del tira y afloja que hay en Wisconsin, así que me lo saltaré.

Obama sigue siendo un blandengue en lo que respecta a política exterior. Hay más posibilidades de que yo entre formalmente al mundo político (!) a que el ocupante de la Casa Blanca condene enérgicamente a Gaddafi y le eche la caballería pesada encima.

En otro asunto, prefiero al Charlie Sheen de fines de los ochenta y principios de los noventa, cuando hizo su mejor personaje, por lejos: Ricky "Wild Thing" Vaughn, ese lanzador de los Cleveland Indians que tenía una bola rápida de temer, y uno de los principales miembros de la saga Major League. Tuvo tanto impacto que Mitch Williams, un pitcher estrella en esos años, comenzó a usar el número 99, como homenaje a Vaughn.

Saludos desde Endelstadt.

Violante Cabral dijo...

Todos queremos recordar a Charlie Sheen de "entonces". A proposito, Charlie es un magnífico pitcher y antes de ser actor sopesó la posibilidad de dedicarse al beisbol. En lo particular yo lo recuerdo por Platoon, porque la vi con un pololo que era igualito a Charlie, cuyo verdadero nombre es Carlitos Estevez (el de Charlie no del pololo). Lo triste es que no importa a que época nos remontemos, Charlie arrastra un problema de addicciones desde el colegio, y nadie lo supo atajar. Ya ahora a los 45 años tiene el cerebro comido.

Javier Bazán dijo...

Violante:
¿El titulo del post lo sacaste de Maimónides?

Violante Cabral dijo...

Of course

Languedoc dijo...

¡Chapeau!
Sigo disfrutando d tus comentarios.
Saludos

Violante Cabral dijo...

Y yo los tuyos. ¡Gracias!