miércoles, 9 de marzo de 2011

¿Qué enseñaron las revueltas islámicas? A apagar la Internet


Se terminó el verano y la situación en el Norte de África y el Medio Oriente sigue color de hormiga. El que casi ni se hable de Túnez o Egipto no significa que vivan felices y en democracia por allá. En Libia ya hay toda una guerra civil. La oposición iraní fue silenciada, pero siguen los disturbios en otros países islámicos. El petróleo anda por las nubes y Occidente delibera diariamente si debe ir a  meter la pata en tierras de cartagineses. ¿Se ganó algo con tanta revuelta? ¿Se aprendió algo? Sii, ahora los gobiernos inestables investigan las posibilidades de controlar la Internet, vía por la cual se han desarrollado todas estas revoluciones.

Primero, era motivo de algazara. ¡Así se hacen las revoluciones en el Tercer Milenio! ¡Viva Twitter y Facebook que permiten derrocar tiranos y liberar al pueblo! Pero a medida que  se calmaban los ánimos y se veía la tremenda escoba que estaba quedando, muchos gobernantes dudosos de estar cumpliendo una buena gestión, muchos mandatarios escépticos del amor de su pueblo, y mucho tirano “bona fide”,  comenzaron a ver las peligrosas posibilidades de estas armas virtuales en manos de disidentes. Y por eso hasta en la cuna de la libertad se habla de otorgarle a Obama la posibilidad de que con apretar un botoncito,  deje al pueblo sin YouTube, sin My Space, sin Facebook, sin Twitter, sin Wikipedia, sin Google.


No es ninguna novedad. En la China, a cada rato inhabilitan las navegaciones virtuales, pero ya sabemos que a los chinos las libertades y los derechos los tienen sin cuidado. El Chavo del Orinoco vive censurando blogueros como lo hace su colega el diabólico persa. Cuando el gobierno de Mubarak descubrió que la revolución se la hacían en las redes sociales, les apagó la luz. Lo mismo ha hecho Gadafi ahora en Libia. En el 2010, Rusia elevó una propuesta a la ONU exigiendo que se considere como agresión bélica el utilizar el ciberespacio para esparcir ideas que puedan derribar gobiernos.

Pero ahora no se trata de tiranos, sino de los “buenos” los que quieren apretar el botoncito. En Europa, fue Hungría quien primero comenzó a  crear leyes para regular el tráfico en La Red. Y los países que apoyan a Rusia en su iniciativa incluyen a la India, Brasil y… ¡Chile!
Alison Hurt/NPR


El año pasado, los Senadores Susan Collins, Thomas Carper y mi querido Joe Lieberman, propusieron al Congreso un Acta para proteger el ciberespacio. Uno de los puntos de esa acta autoriza al Presidente de los Estados Unidos, en caso de emergencia, a clausurar las comunicaciones virtuales a quienes pretenda utilizarlos para hacerle daño a la nación. Se conoce esta acta vulgarmente como  “El acta del interruptor asesino” o Kill Switch Bill (suena a película de Tarentino).

Aunque el cambio de congreso acabó con esa acta, se la revisó y rebautizó como el Acta de Libertades de Internet y Ciberespacio. Esto otorga el derecho al presidente de impedir el funcionamiento de los servidores privados, sin embargo Lieberman  admitió que en USA era imposible cerrar todos los servidores.
Sen. Joseph Lieberman


Obvio que todos concordamos que en caso de un ataque lo mejor es impedir el acceso a una quinta columna de terroristas cibernéticos, pero todas estas nuevas leyes me ponen nerviosa, porque a cada rato veo maniobras oblicuas de gobiernos ineptos y casi tan nefastos como los terroristas que fingen combatir. Darles la libertad de cancelar nuestra única vía de expresión libre me parece tan peligroso.

Últimamente se están creando leyes muy raras en estos gobiernos progres que nos agobian. Basta mirar a España donde en Cataluña los moros quieren prohibir que los ciegos suban con su perro lazarillo a la micro. Y la Pajin, en esa obsesión megalómana de terminar con los géneros, pasa un "Anteproyecto de Ley de Igualdad de Trato" en que se considera como discriminación querer a alguien más que a otro. ¿Entonces qué tal que un día no solo nos quiten el derecho a leer la Wikipedia sino que  además nos manden al Gulag por culpa de estos humildes blogs?

14 comentarios:

Javier Bazán dijo...

Los gobiernos se ponen locos con algo que no pueden controlar. Y esa es la libertad del cyberespacio.

El último de Filipinas dijo...

En previsión de lo que pueda suceder, sería bueno que cada uno nos hiciéramos con una fotocopiadora para tenerla en casa junto con una máquina de escribir y miles de hojas en blanco.

Violante Cabral dijo...

La Internet se ha vuelto un arma de doble filo para ellos y para nosotros

Violante Cabral dijo...

¿Pero tú de verás crees que toda esa masa de gente apolitica que vive pegada al laptop va aaceptar vivir sin sus redes sociales? Los tiranos llegaran a imponer censuras, van a cobrar multas, van a cerrar sitios, pero no pueden apagar la Red y lo que van a conseguir, tal como con la pornografía y los productos piratas, es que se creen redes clandestinas un submundo ilegal y un mercado negro de comunicaciones.

Vicente Olazaran dijo...

Es preocupante el escenario que describes.
Aunque las redes sociales no garantizan que la muchedumbre siempre va tras la libertad, es peor aun que esto esté en pocas manos.
Para personas como tú o yo, estos espacios son sagrados.

Violante Cabral dijo...

Absolutamente sagrados y aunque no considero este blog indispensable, si necesito de espacios parecidos para recibir informacion que de otro modo me sería negada.
Pero más allá de la Red, me preocupan estas leyes tan ilógicas, triunfo de la sinrazón, que se crean a cada rato disfrazadas de ayudar al hipócrita y vago termno del "bien común". ¿Qué bien común?

Heitai dijo...

Con el tiempo me ha entrado una duda en este asunto de las revoluciones Twitter… como en muchas cosas me doy cuenta que no me cuadra el circulo.. me explico, primero todos los países del Magreb no son precisamente desarrollados, es más en cuanto a desarrollo este país, gracias a uno, y a pesar de otros 5 posteriores, es bastante más desarrollado comparativamente hablando, y sin embargo, a pesar de lo que se diga, la influencia de twitter o los blog esta limitada a un grupo reducido de la población, no importa la cantidad de cuentas, a lo más lo chilenos con participación ACTIVA virtual..extremando las cifras no lo creo superior a los 170.000 personas… eso en Chile, es decir un 1% de la población… el resto solo mira. ¿Me van a decir que en esos países la participación es mayor? Yo no lo creo, acá hay algo más, estas protestas tan organizadas tienen que tener otro ingrediente, algo que les dio exactamente esa organización, coordinación y velocidad. ¿Qué solo se coordinó por las redes sociales?... no me cuadra, no me cuadra. Hay gato encerrado, acá hay un trabajo demasiado ordenado, planificado una vez iniciadas las protestas, algo en la sombra que uso su propia capacidad de organización, de comunicación para mantener este asunto ¿quién pagaba los transportes con que las personas llegaban de otras ciudades a las capitales?¿quién la comida, agua, servicios higiénicos?¿cómo se distribuía? La logística de esto NO es de aficionados, y dudo que de la noche a la mañana las redes sociales permitieran un trabajo semejante. Además, no recuerdo ver en ninguna de las imágenes a gente cientos con ipad, blackberry o semejantes. Algo me huele raro acá. Repito, la logística que esto necesitaba y la coordinación no es de aficionados.


-----------

Veritates:

proditionem
furtum
ignorantia

Y

JUSTITIA

Javier Bazán dijo...

Me gustó la recomendación de El último de Filipinas, pues me recuerda una película entre la CIA y un niño autista. Puesto que acechaban a unos empleados de la propia CIA, tuvieron volver a usar el papel calco para enviarse información, pues cualquier medio electrónico era fácil seguirle la pista.

La virtud con la red es uno puede formar un equipo de trabajo. Sin la red, nunca hubiese conocido a Francisco Salinas, a Rodrigo, a Violante y Vicente, entre otros.

Violante Cabral dijo...

Mi Querido Javier, por supuesto que al final ese es el único valor positivo de estas redes, crear lazos afectivos y laborales. Yo también estoy muy contenta de conocerlos a ustedes.
Nosotros no pretendemos derrocar a nadie. El escritor nunca es buen revolucionario. Ya lo dijo Bolaños. O como decia un profe mio (q.e.p.d) "Carlitos Marx escribio un librito, no hizo la Revolución"

Violante Cabral dijo...

Heitai,
Has tocado dos puntos importantes. La ingenuidad del usuario que se cree lo de Revoluciones Twitter y la irrealidad de creer que todos esos zaparrastrosos revolucionarios sean adictos a las redes sociales.
El caso es qu las RS sirven para hacer propaganda para convencer a un tuitero de Edimburgo o de Miami que estas revueltas son buenas porque hacen lo mismo que ellos o sea huevean con el aparatito.
Erectivamente hay una elite con agenda muy definida detrás de este despelote. La pregunta del millón es quién está detrás de todo esto. Gadafi dice que Al Qaeda, el yemeni dice que son los pérfidos sionistas, otros acusan a Gringolandia. Pero fijate, los gobiernos que cayeron, son los anti-gringos. En cambio los enemigos ancestrales de USA, Gadafi y el jetón sin afeitar de Irán siguen con buena salud.

Heitai dijo...

Como se dice, hay que seguir el dinero ¿quién pagó el agua embotellada que se ve en las protestas, el combustible, la comida? si se llega a conocer eso, se tiene el premio. Dudo que fuesen los "estudiantes y desempleados twitteros".

Calcule, a los menos 3 litros de agua, medio kilo de comida, un cuarto de litro de combustible por persona diario ¿?¿?¿?... todo de la nada?... las revoluciones son caras, y por eso violentas, acá no me cuadra.

-----------

Veritates:

proditionem
furtum
ignorantia

Y

JUSTITIA

Violante Cabral dijo...

Por ahora nadie parece estar muy interesado en hacr ese seguimiento

Ciro Cárdenas A. dijo...

En Cuba los tuiteros y blogueros son un puñado muchísimo más insignificante que en Chile, pero la tiranía local reacciona como si fueran gente que tuviera en su poder armas nucleares.

Lo mismo pasó cuando el totalitarismo fundamentalista iraní se afanó las últimas presidenciales, reinstalando al muppet Ahmadinejad.

Los que "hablamos por la red" lo hacemos no sin riesgos y, quizá por eso, varios usen seudónimos.

Nuestros tuiteos y blogueos son como las palabras dichas en público: salen, se propagan y, dependiendo del contenido, se vuelven a propagar.

Otra particularidad de la red es que la propagación es extraordinariamente rápida.

Resumiendo, si el totalitarismo progresista volviera al gobierno varios de nosotros tendrá que preocuparse, especialmente cuando hemos dicho y hecho cosas como la que publiqué hoy.

Desde que blogueo he recibido varias amenazas y estoy seguro de que si el asunto se pone serio para la izquierda más de alguien de esa trinchera empezará a jugar con la idea de cortarme las uñas... a la altura del cuello.

[+]

Violante Cabral dijo...

Si, uno no se da cuenta de los riesgos de la libertad de expresión. Como dices, cuando a la izquierda le va mal magnifica a sus enemigos.
¡Cuidate mucho!