martes, 27 de julio de 2010

¿Es posible derogar una ley "progre"



¿Por qué a los españoles no les cae bien Manuel Fraga? A mi me parece un viejito tan simpático. Pero veo que cada vez que el caballero abre la boca la toman con él. Como ha ocurrido ahora con su declaración anti-aborto que vino acompañada de una semi promesa electoral de que si gana el PP, no se derogan leyes, pero se tratará de evitar el abuso de las vigentes. ¿Pero realmente es posible invalidar una ley “progre”?

Lo que ha causado roncha esta semana es que Fraga tras calificar a la Ley de aborto como “grosería política” dijo “No soy partidario de derogar esas leyes, pero si de hacer un estudio de cada una de ellas para que o se pueda abusar”.

Esto ha sido tomado, y no muy erróneamente, como una línea del Partido. O sea, gana el PP y sigue todo igual. ¿Pues, no es así siempre? En Chile, llevamos cuatro meses de cambio de gobierno y no se nota por ningún lado. No le echo la culpa a Piñera y sus 7 Ministros que están ocupadísimos descubriendo la mier…que les dejó la Concertación, que antes de irse taparon todos los inodoros de La Moneda.

El PP no es un partido revolucionario, es un partido de Centro-Derecha, más o menos como Renovación Nacional en Chile. Habrá en el algún espíritu tradicionalista, alguna buen alma conservadora, pero en general es un partido para “progres” moderados, y como todos esos partidos necesita de un electorado que abarque a gays templados y a damas que en su lista de anticonceptivos incluyen el aborto.

Eso es algo que aprendí en el Imperio, lo primero no es la línea partidista, ni los ideales. Lo primero es el votante. Recuerdo una vez que Bush padre anunció que no le gustaba el brócoli. Los Republicanos se agarraban la cabeza a dos manos. ¡Los cultivadores de brócoli y el sector agrario ya no votarían por un presidente que despreciaba su verdura!

Lamentablemente, las leyes “progres” sólo se suprimen después de movimientos violentos. Perón les dio el divorcio a las argentinas, los Gobiernos militares se lo quitaron. La Republica barrió con las leyes monárquicas. El Caudillo barrió con las leyes republicanas. Entre la transición y el Reinado de Zapatero I, se ha barrido con las leyes de Franco.

Sin embargo, hay casos de derogación o cambios legales sin haber revueltas de por medio. En California se permitió el matrimonio gay en junio del 2008, y se prohibió en noviembre del mismo año. En Israel se aprobó una ley de aborto en 1977. Entre las razones para permitir el aborto estaba la imposibilidad económica de la madre para mantener un hijo. En 1980, por presiones de partidos Ortodoxos, se derogó esa clausula. No recuerdo otros ejemplos de leyes controversiales que hayan sido borradas de códigos legales occidentales.

Para la mayoría de los políticos, y de sus votantes "moderados", anular una ley que implica progreso tiene connotaciones emocionalmente negativas. Da la impresión de que se marcha atrás, y se vuelve al oscurantismo. Esa es la razón real por la cual ningún partido que quiera parecer medianamente moderno, puede siquiera pensar en abolir legislaciones que a muchos nos resultan aberrantes.

Tal vez Fraga, tenga razón y una solución sea modificar las leyes, crear nuevas clausulas que eviten su desmesura. Por otro lado, es cada vez más imperativo que los países que todavía no tienen esas leyes tan drásticas, luchen para que no se aprueben, ya que mas fácil es despegar una garrapata de la piel de un perro lanudo que quitar leyes “progres” de los códigos.