miércoles, 15 de diciembre de 2010

Días post-Wikileaks: las verdaderas víctimas de Assange


Ahora que ya pasó la euforia Assange, y que solo los muy ingenuos y los muy radicales lo consideran un héroe, se pueden evaluar realmente los daños de su fechoría y reconocer quienes son los perjudicados por ese hipócrita afán de defender la libertad de prensa. Pues si no se han dado cuenta los Assange fans (él ciertamente lo sabe) la primera perjudicada va a ser la libertad de presa.

Julian Assange no es un héroe, es un oportunista lleno de arrogancia. Probablemente algún rencor escondido  hace que le  importe un pito a quien atropella con tal de cumplir su caprichoso objetivo. No defiende más interés que el propio y quizás los más oscuros de algunos personajes que se ocultan en la sombra y lo usan de fachada.

Julian Assange es un mafioso, pero no es el Capo dei capi. Es solo el líder de un cartel de hackers compuesto por personajes extraordinarios, carentes por completo de responsabilidad cívica y exhibidores de una conducta más antisocial que la que  ya se le atribuye a los nerds computines. Los defensores de Assange alaban a estos energúmenos sin darse cuenta que al hacerlo  legitiman  una nueva raza de delincuentes.

¿Qué irá a pasar cuando Assange desaparezca en la oscuridad de su propia mediocridad? ¿Qué van a hacer esos angelitos con el nuevo poder y glamur adquiridos? Todos los que tenemos Visa y Master Card estamos ya a merced de ellos.  Y no es divertido ser presa de delincuentes internautas. El año pasado ya hackearon a  PayPal y mi hermano fue uno de los afectados. Así que ya sabemos que el cuentito de hacer negocios en línea es peligroso. Muchos pagamos bastante por  seguros de protección de fraude, para  aplaudir a comunachas como la Bianca Jagger y la Jemima Khan que se les caen los calzones por el australiano (ni que fuera Eric Bana o Sam Worthington). Como ven las primeras víctimas seremos nosotros.

Sin embargo, debo decir en descargo de Julian Assange que  no considero que él sea el único culpable de toda esta catástrofe; no creo que sea un violador y su responsabilidad mayor es la de ser el testaferro de un poder más grande y peligroso. Suecia tiene las leyes más aberrantes en materia sexual, por lo que no se crean que inventaron una solo para  fastidiar a Assange. Me parece una ofensa a todos los seres humanos (hombres, mujeres, niños, abuelas y animalitos)  víctimas de violaciones que la ley sueca considere a Assange como un violador.

Obviamente que como amante no sirve. Ninguna mujer quiere a un inútil  que no sabe ponerse el condón ni entiende el significado de la palabra “no”, pero eso debieron pensarlo estas chicas antes de meterlo en sus camas. Yo espero que la legislación sueca, a raíz de tanto escándalo, revise al menos la terminología de sus leyes. En cuanto las “víctimas” de Assange serán presa de su propio descuido porque van a quedar marcadas para siempre y acusadas  de ser agentes del imperialismo yanqui. Supongo que escribirán algún que otro libro, pero eso no les quitara el estigma de haber atentado contra el Gran Mártir de la prensa.

Assange no es el único culpable de este cuento. Lo que Wikileaks ha demostrado es la falta de escrúpulos de l prensa mundial.  El mismo Fidel Castro ha calificado a los periódicos que difundieron las filtraciones como "mercenarios". Todos esos diarios bien pudieron negarse a publicar los documentos de Wikileaks, especialmente la segunda entrega cuyo valor consistía , además de abochornar a los países involucrados, en destruir delicadísimas relaciones diplomáticas que costará años rehacer.

Tenemos además  al soldadito Manning al que nadie ensalza, al que nadie recuerda. El sí que enfrenta paredón. Peor aun, los abogados de Manning se han quejado públicamente (al Daily Telegraph) de que hasta ahora Assange no  les ha mandado ni un pesito después de haber  prometido hacerse cargo de la defensa de su colaborador más eficaz. Aprendan niñitos hackers, el Tío Julián no les va a comprar caramelos, porque los fondos de Wikileaks pertenecen a otras entidades.  Incluso los abogados de Assange, tan cínicos como su cliente, andan pasando el sombrero suplicando a los simpatizantes de su defendido que ayuden a pagar la fianza.

Siguiendo con el conteo de culpables, no creo que Manning sea el único informante de Wikileaks. Debe haber más. De hecho a Manning lo delató otro sicario virtual a servicio de Assange. Pero por supuesto el gran responsable aquí es el control interno estadounidense que ha dejado información clasificada al alcance de gente tan poco recomendable, Pero no se preocupen porque al Pentágono lo pueden agarrar con los pantalones abajo una vez, no dos.

Todos los mecanismos de inteligencia gringos están ahora creando formas de proteger su privacidad dentro y fuera de su jurisdicción y “fuera” significa La Red.  Ya se habla de guerra cibernética y ésa será la gran excusa para crear leyes que amordacen tanto a los medios de comunicación como a Internet. Es por eso que creo de que el cuento Wikileaks va a hacer respetable la censura, el privarnos de nuestra libertad de expresión lo que nos afecta como usuarios y como blogueros.

Hace rato que el Gobierno de Obama quiere clausurar las estaciones de radios conservadoras y Fox News. Hace rato que padres y legisladores quieren leyes para proteger a sus hijos del “cyberbullying”. Hasta Escalona, aquí en Chile quiere instituir una ley para castigar legalmente a quien “ofenda” a figuras publicas en línea aunque sea en humildes blogs como los nuestros. Solo se necesita  un poco de pánico para que comiencen las censuras y las reformas legales que hagan imposible la libre expresión en los medios reales y virtuales. ¿Todavía creen que Julian Assange es un héroe?

6 comentarios:

revistajupiter dijo...

Assange recaudó U$50.000 para la defensa de Manning y se los apropió. La mayoría de los WikiLeakers se fue de la orignización por la poca transparencia de Assange.

CNN le hizo preguntas sobre quiebres dentro de WikiLeaks, y Assange se paró y se fue de la entrevista. Así de transparente es.

Violante Cabral dijo...

Si no fuera tan trágico me daría risa. ¡Se pasó de chancho! Pero todavía hay gente que se llena la boca defendiendolo.

Javier Bazán dijo...

Violante:
¿Te acuerdas que te hablé de la columnista y escritora española Cristina Losada? Ella fue troskista en su juventud. Escribe en Libertaddigital. Su opinión sobre Assange:"Wikileaks
Assange, el iluminado
Cristina Losada
Antes de que se eleve a los altares a Julian Assange como un señor mártir de la libertad de información, convendrá someter a escrutinio sus procedimientos y prestar atención a sus propósitos. Se ha querido rodear el australiano de un halo de misterio, muy conveniente para hacerse un personaje, pero si algo no ha mantenido en secreto son sus intenciones. De ahí que sorprenda el empecinamiento general en considerarle un hombre entregado a la noble tarea de exponer esa clase de tropelías que los gobiernos perpetran y siempre quieren mantener ocultas. Si así fuera, Wikileaks no haría más que sumarse a una labor que ha venido realizando la prensa. Pero lo suyo es distinto.

La actividad de Assange no se encierra en los límites tradicionales del periodismo. Para él, la transparencia no es un fin, sino un medio destinado a provocar cambios sociales y políticos. "Nuestro objetivo no es conseguir una sociedad más transparente. Nuestro objetivo es conseguir una sociedad más justa", declaraba a Time. Y, por supuesto, será él, Assange, quien defina en qué consiste la justicia. En su visión, los regímenes autoritarios, entre los que sobresale EEUU, se fundan en la conspiración. Si las filtraciones llevan a los gobiernos a reducir el flujo de información interna que sustenta el poder de los "conspiradores", tanto mejor: así serán más ineficientes. Resulta que no estamos ante un periodista que quiere informar al público, sino ante el enésimo iluminado que pretende cambiar el mundo. Y si no lo es, se lo hace.

Cabe alegar, en este punto, que sus designios son lo de menos y la revelación de secretos gubernamentales es beneficiosa, incluso cuando pone en peligro la seguridad de una democracia en guerra o la vida de ciertas personas. En un reportaje del New Yorker, el activista reconocía que podía perjudicar a inocentes, pero lo asumía como un "daño colateral": no puede sopesar la importancia de cada detalle en cada documento. Y asumía también que Wikileaks se manchara "las manos de sangre" en algún caso. Todo sea por la causa. Una causa y una lucha por "formas de gobierno más abiertas" que, oh, casualidad, tienen como principal blanco a los Estados Unidos y no a las cerradas dictaduras del orbe.

Pero las intenciones sí importan. Aunque Assange proclama, pretencioso, que lo suyo es "periodismo científico", que da acceso a toda la verdad y permite a cualquiera juzgar por sí mismo, el material que aparece negro sobre blanco es fruto de una selección como la que lleva a cabo el periodismo clásico. Y ahí entran en juego los criterios, los prejuicios y los propósitos. Cuando él y sus colaboradores editaron el vídeo que, con evidente sesgo, titularon "Asesinato colateral", lo hicieron para lograr un impacto y un efecto determinados. No fue una excepción: es su modus operandi. Uno que nada tiene de científico y mucho de la manipulación clásica.

Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net"

Violante Cabral dijo...

A veces leo a Cristina Losada en Ld, pero no había leido este. Te agradezco que me lo hayas transcribido. No Assange es una buena mier... y obviamente es un agente al servicio de alguien.Las teorías sobre quien lo apadrina son muchas. Pero me sorprende la falta de criterio y decencia de quienes lo apoyan. Eso solo tiene una razón, odian al Imperio y se alegran de que Assange le haya hecho un daño a USA. Eso me recuerda una anecdota que Barbara Tuchman menciona en su libro Un espejo distante: el calamitoso siglo XIV. Llegada la Peste Negra a Inglaterra, los escoseses (entonces un reino aparte) se mueren de risa al ver a sus enemigos caer víctimas de la plaga y caritativamente se aprestan a invadirlos, pero..entonces les llegó la bubónica a ellos.

Maria Dolores Gonçalo dijo...

Excelente analisis, Senorita Violante. No me habia puesto a pensar en todas estas negras consecuencias de los actos de este engendro.

Le comento que me quede boquiabierta el otro dia al ver que dos amigas mias se quejaban la una del tal "atentado" a la libertad de expresion y la otra decia que en lugar de enfocar la rabia hacia Assange (que solo es el mensajero) "los americanos deberian estar indignados con lo que hace su gobierno." (Es decir que es mas importante la libertad de expresion que la seguridad de los pueblos/soldados?) No deja de sorprenderme como siempre hay quien defienda a fichas como esta (peor cuando se trata de gente que uno aprecia.) Por cierto que la idea de la tan cacareada libertad de expresion no era revelar los secretos de estado de una nacion, sino poder expresar libremente lo que uno piensa (no los secretos de otro.) Como usted bien dice, esta gracia va a tener consecuencias sumamente negativas para la diplomacia y las relaciones entre los paises (que de por si son tan complicadas.)

Violante Cabral dijo...

Ahh Su Merced habla verdad. Hay razones para mantener información clasificada. El que me da un poco de lástima es Manning. Ahora Assange dce que ni lo conoce. ¿Qué se dice en círculos militares? ¿Si lo declaran culpable, le tocaría el paredón?