lunes, 13 de diciembre de 2010

¿Quién manda a quien? Clinton le hace la tarea a Obama.


La popularidad de Barak Obama está a la altura del unto y en la última encuesta Gallup quedó por debajo de George W. Bush. En todo le va mal y en su desesperación recurre a Bill Clinton. Pero el actual presidente  llega a los extremos de cederle al ex mandatario su puesto durante una conferencia de prensa. ¿Querrá retirarse  y dejar el país en las competentes manos de Clinton?

Desde  las elecciones de noviembre que el noble hawaiano anda dando palos de ciego y no le achunta a la piñata. Se fue en un carísimo tour por el Lejano Oriente donde hizo el ridículo y no consiguió ni un mísero tratado comercial (en eso nuestro presidente le gana). A lo más se sacó un video bailando con pequeñitos hindúes y viéndose muy parecido al oso Baloo de la versión Disney del Libro dela selva.

Después se fue a Copenhague donde  dejó una pésima impresión. De Sarkozy para abajo, en Europa  ya lo consideran un pelele. Ni en  política interna se salva. Respecto a la  crisis de los controles de seguridad en los aeropuertos, hizo un discurso soporífero sobre el buen trabajo de los guardias de la TSA que sólo a él le gustó. Sobre Wikileaks, Obama se hace loco y no dice ni pio. Es como si Assange, el Soldado Manning y  la información secreta (hoy pública), fueran affaires de estado en Plutón, no de su reino. Pero su actividad más bochornosa ha sido respecto a los recortes de impuestos a los sectores más afluentes de la sociedad gringa.

Uno de los puntos principales de la plataforma Obamiana era que en las reducciones tributarias futuras se penalizaría a los de ingresos altos  negándoselas. En su segundo año en el gobierno, Obama juraba de guata que iba aplicar una buena sangría económica a los ricachones. No contaba ni con que el pueblo no lo apoyaría ni con la oposición de  los republicanos que a partir de enero dominarán la Cámara.

La semana pasada, tras mucho dilate, se anunció un plan conjunto de demócratas y republicanos moderados cuyo punto principal es que, por ahora, no se le suben los impuestos a los que ganan más de $250,000 anuales. Esto ha caído como bomba lacrimógena a los sectores más radicales de ambos partidos que andan pataleando como jaibas en la olla. Los republicanos dicen que es obsceno besarle el derriere al hibrido cuando en unas semanas más tendrán la sartén por el mango y pasarán las leyes que quieran, sin compromisos ni concesiones. Los demócratas enardecidos acusan a su presidente de cobarde y traidor y hasta palabrotas le han lanzado.

Obama no ayuda a la situación, ya que se presenta en público amurrado y con la cara hasta el suelo,  mientras hace discursos rencorosos y agresivos. Se queja de que el pueblo no lo entiende; tilda a los demócratas de “llorones”; y a los republicanos los acusa de ser “secuestradores” que toman a la población de rehén obligándolo a él a claudicar para salvar la vida de los “rehenes”. Incluso amenaza con retomar este cuento de los impuestos apenas pueda. Ni a los demócratas les ha sentado bien esta oratoria tan poco edificante.

Es por eso que Obama ha llamado a William Jefferson Clinton para que él les explique a pueblo, periodistas  y demócratas, el valor del nuevo plan tributario. Obama parece esas mamás frívolas que cuando el nene berrea se lo chantan a la nana. Pero no es la primera vez que el Ungido le ha pedido a Clinton que le saque las castañas del fuego.

Después del terremoto de Haití, El Presidente telefoneó a sus antecesores Bush y Clinton para que formaran un  fondo para ayudar a ese país damnificado. Este compromiso, que ambos ex mandatarios han tomado muy en serio, los ha hecho trabajar juntos y, según palabras de Bush, les ha permitido forjar una buena amistad. No me sorprende, ya que  ambos, son  sociables y Clinton tiene una personalidad muy atractiva bastante alejada de la superioridad distante y prepotente de Obama.

Antes de las elecciones, ya se sabía la paliza que los republícanos le darían al partido contrario, por lo que muchos candidatos demócratas prefirieron distanciarse del presidente. Obama encontró una solución salomónica mandando a Clinton a hacer campaña en su lugar por los díscolos. Incluso lo utilizó como intermediario en esas intrigas palaciegas como la que tuvo lugar en Florida en que Bill, en vano, intentó convencer al candidato de su partido que se retirara para darle ventaja al independiente Gobernador Crist.

Lo divertido es que Obama no puede ver a Clinton y es posible que la animadversión sea mutua. Bill nunca ha perdonado a este híbrido advenedizo haberle quitado la presidencia a su mujer, y Obama colocó a Hillary en la Cancillería a regañadientes. Los Clinton se mueven en círculos diferentes a los Obama y ni los invitaron a la boda de Chelsea. Tener que pedirle un favor a Bill le cuesta a Obama un mundo, y eso se notó en la conferencia de prensa del jueves.

La presentación de Obama sonó a rezongo, no se le  entendía nada, ya parecía el Murmullos de Dick Tracy. Solo al despedirse  hizo un amago de contacto visual con su colega. Pero lo mejor estuvo cuando, en medio de la presentación de Clinton, Obama miro el reloj y dijo de la manera más antipática posible que Michelle lo estaba esperando, que ya iba atrasado y que Bill siguiera ocupando su puesto, algo que Clinton hizo ni corto ni perezoso. Con todas sus virtudes, el amante de Mónica Lewinsky, es un hombre enamorado del poder. Como lo sabe ejercer muy bien, no se le puede condenar. ¿Pero en qué pensaba Obama cuando se marchó de manera tan grosera dejando que otro se hiciera cargo de sus deberes?

Si era una estrategia no se me ocurre cual sea el propósito mas que el co-gobernar con Clinton. Tal vez Obama ya se hartó de un trabajo para el que nunca estuvo preparado y esté poniendo a Clinton en la mira para que se postule para el 2012. Más o menos como dicen hará Zapatero con Rubalcaba.  Cabe también la posibilidad que no haya ningún propósito secundario y que solo sea una manifestación de los pésimos modales de este presidente patán. Pero si es así es peligroso, porque Clinton en el estrado se ve mucho más presidencial que Obama.


Bill Clinton posee una personalidad avasalladora que le permite ser elocuente y adueñarse de la situación aunque  sea de manera impromptu. En eso se distingue a Obama cuya retorica impresionante ya vimos es mecánica y tan artificial como su sonrisa. Clinton tiene una simpatía campechana y una cortesía típica de Sureño que le permite, aun siendo un hombre muy culto (hablamos de un Rhodes Scholar), acercarse a la gente y explicar lo complicado en términos simples sin nunca caer en la agresividad que exhibe Obama. Por ultimo, tiene amistades, aliados y gente que le debe favores en ambos bandos, y mucha experiencia en tender puentes, todo lo que carece el actual presidente de los Estados Unidos.

22 comentarios:

Javier Bazán dijo...

Según el escritor Paul Auster, que al parecer fans de Obama, afirma: "El Tea Party no durará
Estamos viviendo una época muy oscura. Ha habido una radicalización del republicanismo, desplazado hacia la extrema derecha sin disimulo. En ello hay maniobras que no tienen nada de democrático. El Senado no obedece a una distribución que refleje la realidad demográfica. No puede ser que un estado como Wisconsin, con medio millón de habitantes, tenga el mismo número de senadores que California, que tiene 35 millones. Y California es liberal. Votó por Obama. No obstante, quiero creer que estamos atravesando un bache. Mi impresión es que el Tea Party, un invento de una clase media acomodada, no durará. Creo que Obama volverá a ser reelegido
"
Fuente: La Tercera

Luis H Arroyo dijo...

Clinton tiene un don, como mostraba la película "Primary Colors" de Mike Nichols (el tipo que dirigió "El Graduado", nada menos), una joya del cine político. Sobre su cultura, Bush padre al parecer la tenía, pero la ocultaba para ganar elecciones.
El poder exige achantarse, pasar por paleto simpaticón. Por lo menos en USA; aquí, en España, ¡basta con serlo!

Javier Bazán dijo...

Sin embargo, en la película 'Relaciones Especiales' a Clinton lo muestran como alguien vulgar.

No sabía que Obama había dejado a Clinton hablando ante la prensa. Obama nunca tuvo dedos para el piano. Es como Bachelet.

Violante Cabral dijo...

Si, Clinton y Reagan son presidentes de mi tiempo con un don muy especial. Dicen que Kennedy también lo tenía. Lo curioso es que cuando Obama estaba en la campaña lo comparaban con Clinton y Kennedy. Yo no sé en que se parecen. En la manera de bajarse del tren supongo.

A mi me apena Bush padre, yo lo desprecie mucho, lo consideraba retorcido, inhumano, falso. Y no era así.

Violante Cabral dijo...

Pero Doña Michelle se reinventó, dejó la politica en manos de su turba de ministros y ella se convirtó en La Mami Bachelet ¿En que se puede convertir Obama?

Violante Cabral dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Violante Cabral dijo...

Auster es un seguidor de Derrida y Lacan, así que sea fan de Obama...que con su pan se lo coma.
Es muy posible que a Obama lo reelijan, falta mucho tiempo, mucho puede pasar, pero mi mayor duda s que habiendo tan buenos elementos en el partido Republicano, e incluso entre los Demócratas, seria un poco absurdo presentarlo a él que ya ha demostrado su mediocridad. Respecto a lo del Tea Party, Auster se equivoca. El sigue viéndolo como partido y no filosofía. Es posible que el Ta Party se desmiembre en diferentes grupos y que alguno de ellos si se convierta en un partido político, lo que haría mas interesante la política gringa. Pero la filosofa teapartiana no se va a desaparecer tan fácilmente y no es un invento d la clase media acomodada, puesto que son gente d la clase trabajadora sus mayores exponentes. Basta mirar las fotos de los asistentes al Honor Rally, yo no vi señoras enjoyadas, ni gente vestida de Armani.

Violante Cabral dijo...

Paja en el ojo ajeno, viga en el propio. Auster se fija en una radicalización de los Republicanos (irónico, porque los el elementos radicales han estado ahí desde el siglo XIX. ¿No los veía antes?) Y no en la radicalización de los Demócratas que fluctúan hacia una izquierda furibunda. ¿Y la mala distribución del Senado es culpa de los Republicanos? Es lo que me molesta de la gente sin argumentos, dice cualquier cosa. ¿Qué tiene que ver que California y Wisconsin tengan la misma cantidad de senadores, que California sea liberal o que haya votado por Obama con las oscuras maniobras de radicales Republicanos? Paul Auster es un tipo muy curioso. En España, en junio del 2008, dijo que Obama no ganaría las elecciones porque era negro y acusó a USA de ser racista. En Oaxaca tras el triunfo habló de que era magnético, extraordinario, y que su relación con la gente generaba "amor". Pero en mayo de este año, en Jerusalén, reconoció que USA era una nación dividida a pesar del "amor" que llevó a los votantes a elegir a Obama. Y después de las elecciones de noviembre, dijo que a Obama lo odiaban, que querían matarlo y que su mayor enemigo era la prensa republicana o sea Fox News. Me recuerda a Miguel Bose en su afán de ser trompetero de Obama usa argumentos muy débiles y pobrismos y que se contradicen.

Luis H Arroyo dijo...

El don de Clinton es político, y es peligroso si no se usa bien. Pero Clinton lo usó bien. Greenspan, un republicano, habla muy bien de él en sus recuerdos. Y habla mal de G W Bush.
Greenspan dice que Clinton es listo, y que en las reuniones sobre economía era el más listo; más que tipos como Rubin y el "gordito" Larry Summers, unos tíos de cuidado. Aprendía rápido. Un mandatario no tiene que ser especialista en nada, pero debe aprender rápido.
Greenspan/Clinton redujeron (por iniciativa del primero)la deuda y eso rebajó los tipos de interés. Un planteamiento muy clarividente.
En cambio de GW Bush echa pestes. No por la guerra, sino por su debilidad ante el Congreso.

Luis H Arroyo dijo...

Auster es un escritor de estos tiempos "confusos", con eso se dice todo. Leerlo es perder el tiempo.

Violante Cabral dijo...

George W. es un tipo smpátco y no parce mala persona, pero nunca debió ser presidente. Su msmo padre le aconsejó que no se metiera en Irak
Clinton es una mente brillante, y maquiavelica cuando quiere. Tal como dice Greenspan aprende rápido, escucha, es pragmatico y por sobre todo, No divide. Ya sabes que lo que más detesto de la democracia es el sistema de partidos y politicas partisanas. Preferiria que Clinton fuera Rey, y Obama su bufón

Violante Cabral dijo...

Noo, si a Auster ni lo tocó. Prefiero leer a tus suecos. Veia en la entrevista que Auster vive en una brownstone de la Septima. Esas casas de Manhattan son carísimas. Nosotros los pobres nunca pudimos aspirar ni a un penthouse ni a una casa de Manhattan. Por eso me dan risa estos democratas, abogados de los desposeidos. Me irritó mucho que en una entrevista el cínico Auster decía que solo los negros y los judíos apoyaban a Obama, porque era gente acostumbrada a sufrir. Esas asquerosas generalizaciones me crispan. Además el idiota es pro-palestino. Las tiene todas.

Ruy dijo...

No habeis dejado títere con cabeza.
Se me hace cuesta arriba asimilar tantos insultos y temerarios juicios.Sois excelentes pero no estais exentos de prejuicios.
Deu vos guard

Violante Cabral dijo...

Querido Ruy,nunca me he acusado de carecer de prejuicios. Todos los tenemos. ¿pero cuáles temerarios juicios te parecen más dificiles de asimilar? ¿Los dirigidos a Obama o a Auster?

Luis H Arroyo dijo...

Obama por lo menos ha ganado las elecciones...
Auster, lo he leído y no he entendido de que c---o hablaba. Un esteta.

Luis H Arroyo dijo...

Prefiero, por ejemplo, al Vargas Llosa de "Conversación en la Catedral". por lo menos palpita.

Violante Cabral dijo...

Menos ganas me quedan de leerlo. No, ni compares. Vargas Llosa es un gran, gran escritor. a proposito, la fortuna de Obama viene de sus libritos que lo han hecho ya millonario.

revistajupiter dijo...

El libro de Greenspan se pudo haber llamado "Yo no tuve la culpa de las últimas 3 recesiones mundiales"

Australian Satirist dijo...

Haha - he does dance like Baloo.
No me he divertido tanto desde los años setenta.*




(Realmente no puedo hablar español; solo aprendí unas frases de una página web.)

Violante Cabral dijo...

It matters not! You are very welcome, Ben-Peter. I am absolutely thrilled to have someone from Oz following my blog. By the way, I visited yours and with your permission, I´ll add the link to my blogroll.

Maria Dolores Gonçalo dijo...

Senorita Violante,

Disculpe que no pueda hacer ningun comentario inteligente, pero hasta ahora me estoy riendo del Oso Baloo! Jajajajaaaaaaaaaaaa!!

Violante Cabral dijo...

Oye, pero es que el pobre... Travolta no es. Las cosas que tiene que hacer para parecer simpático