domingo, 19 de diciembre de 2010

Sobre resurreciones y tumbas (o la falta de ellas) : mitos de la historia



Mucho ruido metieron los arqueólogos el año pasado buscando en vano la tumba de Lorca.  De Allende se dice que fue asesinado, que se suicidó y hay quien  cree que lo mandó matar Fidel. Ni hablar de la muerte de Jesús. Hay quienes creen, gracias al gran “historiador” Dan Brown, que nunca fue crucificado y que nunca resucitó. No hay nada que capture más la imaginación y produzca especulaciones desorbitadas que la ausencia de tumbas y de  cadáveres mal identificados.

Ian Gibson es un irlandés que se ha hecho la América escribiendo libros chantas sobre la muerte de Federico García Lorca y sus detalles. “¡Gibson sabe hasta el nombre de los asesinos!” me decían mis profes de la Uni, abriendo tamañas pepas. Gibson se hizo rico, hasta se ganó el mote de “hispanista”, pero el año pasado  el hallazgo  del tumba-que-no-existió vino a demostrar que no sabía tanto del paradero del poeta lo que ha provocado  nuevas conjeturas sobre los restos de García Lorca.


Se dice que la familia de Federico hizo un trato con el régimen franquista para exhumar el cadáver y enterrarlo ellos en un lugar desconocido. Otros dicen que fueron los mismos que lo fusilaron quienes lo trasladaron, temiendo represalias puesto que el poeta era muy admirado en las dos Españas. Hay quien dice que excavaron mal, que Federico está un poquito más allá o más acá de donde se cavó. En fin, ¿ya que importa? La única teoría que quisiera oír es que a Federico no lo fusilaron.

Fue el comunismo internacional quien decidió “asesinar” a Salvador Allende. La realidad del suicidio no concordaba con la imagen icónica del presidente y el comunismo necesitaba un mártir. Que hubiera seis testigos del suicidio era intrascendente (aparte que  dos de ellos, Arsenio Poupin y el Intendente de La Moneda, Enrique Huerta,  pasaron rápidamente a formar parte de listas de desaparecidos).

Alrededor del mítico “asesinato” se tejieron libros, discursos y un aparatoso articulo  de García Marques con Allende disparando desde una escalera, hiriendo al General Palacios para luego ser abatido a balazos. En vano, El Dr. Patricio Gijón declaró haber visto como su presidente se volaba los sesos. La izquierda mundial lo convirtió en un paria por contar una verdad inconveniente.

En 1990,  en el gobierno de Transición de Patricio Aylwin, se desentierran los restos de Allende y su medico personal (y testigo del suicidio) Arturo Jirón hace una autopsia que determina que el fenecido murió por su propia mano. Un poco después otro medico-testigo (¿Por qué Allende estaba rodeado de médicos en sus últimas horas?) José Quiroga dio una entrevista en Los Ángeles donde aportó detalles que corroboraban la versión Gijón.

Sin embargo, hace un par de años, tanto la familia como un tal Dr. Ravenal o Ravanel volvieron a poner en tapete el cuento de que a Allende lo “suicidaron”.  Lamentablemente, para la izquierda, ha surgido otra teoría de conspiración que dice que efectivamente al Chicho lo mataron, pero…agentes castristas.

El francés Alain Ammar publicó un libro Cuba Nostra: Los secretos de estado de Fidel Castro en el que ex agentes de inteligencia cubanos aseguran que a Allende lo mató un infiltrado en el GAP (la Guardia Personal de Allende), un cubano llamado  Patricio De la Guardia. Los motivos eran que Fidel Castro no quería que Allende se rindiera. Al ver que el presidente corría por los pasillos gritando “hay que rendirse”, su “angelito” De la Guardia le pegó un par de tiros por la espalda al mandatario.

Pero como con Federico, a mi me gustaría inventar una leyenda urbana de que Allende no se suicidó, que vivió hasta el fin de sus días en otro lado. En la Antártica con el Fuhrer, o en Washington asesorando a la CIA.  Vamos, si El General Palacios, el primer militar que ve el cadáver tuvo que reconocerlo por el reloj, ya que el balazo le destrozó el cráneo (no por un culatazo de milico como inventa Gabo García Márquez) es posible que no fuera el Chicho. A la familia no se le permitió descubrirle la cara ya en el féretro. Eso me suena sospechoso.

No seria el primer “resucitado” de esa contienda. Otra de las incoherencias de García Marquez es que Augusto Olivares, director de TVN, asesor de prensa y amigo personal de Allende, fue herido en la refriega y llevado a la Posta donde se desangró hasta morir. En realidad, Olivares se dio un tiro mortal en el baño de La Moneda. Nosotros en Viña nos enteramos de la muerte del “Perro”  Olivares al mismo tiempo que llegaba la noticia de que su viuda, la actriz y presentadora Mireya Latorre también se había suicidado. Por 23 años yo creí que Mireya Latorre estaba muerta. En realidad las dos estábamos exiladas, por motivos diferentes. Volvimos a Chile casi al mismo tiempo, y ella falleció este año.
Mireya Latorre y el Matrimonio Allende

Las mitologías sobre los desaparecidos son infinitas. Hay quien dijo que Jorge Muñoz, muy llorado por su viuda Gladys Marín, había sido visto vivito y con otra señora en Paris. A Jaime López Arellano, pareja de Michelle Bachelet en los días del Pronunciamiento militar, se le creyó “desaparecido” en Villa Grimaldi. En realidad, se había convertido en informante de la Dina.

Los muertos sin tumba son fáciles de resucitar. Así en el Siglo XIX aparecieron muchos individuos jurando ser el Delfín, hijito de María Antonieta, quien había muerto en su infancia en poder de carceleros revolucionarios. En el Siglo XX, hubo otros que intentaban convencer al mundo de que eran los hijos del Zar quienes habían sobrevivido la masacre de Tsarskoye Selo. La más trágica fue Anna Anderson, que murió asegurando ser la Gran Duquesa Anastasia. 


Hay una necesidad de mantener vivas a las figuras históricas. Los alemanes creían que Federico Barbarroja estaba escondido en una cueva por siglos esperando el momento en que su país lo necesitase. La misma leyenda se cuenta acerca de Sir Francis Drake. Victimas y simpatizantes del Nazismo han creído por setenta años que Hitler no murió, que huyó a Sudamérica, y que tiene bases de Ovnis en la Antártica.

Pero ninguna teoría de resurrección es más extraordinaria que la que niega la  Resurrección con mayúscula.  Y no la inventó Dan Brown. El Islam que exalta a Jesús como un gran profeta, niega la Crucifixión y simplemente considera que Jesús fue elevado a los cielos, como su madre La Virgen, y el Profeta Elías. Muchísimas sectas de los primeros siglos del Era Cristiana tampoco la aceptaban. Los Basilidianos sostenían que Jesús había sido suplantado por otro en la cruz, los Docedianos pensaban que Jesús  no tenaí cuerpo realmente, solo una imagen corporal por lo que era imposible crucificarlo.

 Por supuesto esas teorías quedan eclipsadas por las mas modernas que “demuestran” que Jesús, y su señora María Magdalena, se fueron  a Francia y fundaron la dinastía Merovingia y otras que dicen que Jesús se fue a la India, se casó y murió en Cachemira. Por supuesto, la más tirada de las mechas, es que descubrió América y convivió con las 10 Tribus Perdidas de Israel, y con los aztecas que lo llamaban Quetzalcóatl. Una ausencia de tumbas, un cadáver desfigurado,   incluso una historia de resurrección invitan a la loca de la casa, esta imaginación incesante, a crear cuentos de hadas para llenar el vacio de una realidad insatisfactoria.

18 comentarios:

Ministro dijo...

Interesante Articulo. Es impresionante el trabajo mediatico que hace el zurderio con sus muertos y ms interesante es saber que Patricio de la Guardia Font lo habria asesinado al ver que Allende entro en panico. Si esto fuese cierto. La historia del lider con pies de barro es muy diferente....

Violante Cabral dijo...

Estaba acordándome de lo que alguien que conocemos solía decir “Se suicidó…se suicidó con una ráfaga de balas en la espalda”. ¿Se sabría entonces? ¿Por qué los militares nunca dijeron nada? Eso es lo que me hace dudar este cuento.
Gracias por el material que me mandaste y agradéceselo a Eugenia, quienquiera que sea. Es pavoroso imaginar que algo así pueda volver a ocurrir. Hasta siento lástima por los aliados de Fidel que pueden estar esperando que les pase lo mismo que a Allende si se desvían de la línea que La Habana les dicta.
Estaba haciendo cuentas y creo que hemos cumplido este mes o el pasado, siete años de conocernos. Es un gusto haberte visto crecer y crecer tan gente. Es como ver crecer a Maurito de nuevo. El hubiera estado orgulloso de ti.

Ruy dijo...

Buscar un chivo expiatorio que convenga al interés es fundamental para la mentira. Nunca será verdad,sembrada la duda. Se puede seguir aventurando sobre "sólidos"
testimonios, pero no apagaran las sospechas de "arreglos" ad hoc.
Es asombroso que a buscadores cercanos se les escapen detalles que siglos y siglos después aparezcan evidentes a modernos buscadores.
"Siempre hay un roto para un descosido", le oía decir a mi abuela.
La historia te priva. Disfruto cómo la cuentas.

Violante Cabral dijo...

Por eso hay que desconfiar sempre de la "historia oficial"

Javier Bazán dijo...

Cuando estudié filosofía en la universidad de Valparaíso, conocí la hermana de Arsenio Poupin, quien murió por un producto de un derrame cerebral justo cuando iba presentar su tesis doctoral en España. Murió en España. El filósofo Julián Marías y otros filósofos ayudaron.

Le tenía un rencor a los militares. No obstante convivir con otro profesor de filosofía que era moderado e inteltualmente honesto, habiendo sido comunista.

A la izquierda le gusta la ambigüedad o nebulosas. Por eso, siguen manteniendo en la nebulosa, como si fuese algo gracioso, decir qué era Allende un revolucionario o un demócrata, como si fuese lo más natural del mundo en un sistema democrática. Sin embargo, obviendo que si es revolucionario, se coloca por encima de ley como lo hizo.

Violante Cabral dijo...

La Izquerda es todo menos transparente. No tiene porque serlo, pero se burla de quienes creen en la "verdad" y los mete en laberintos para reirse de ellos.
Uy, estoy un poco desorientada hoy. Crei que decías que Poupin murió en España (Otro "reaparecido" me dije).
Me acuerdo vagamente de él porque su nombre sonaba al de Arsene Lupin, él ladrón de guante blanco.

Pregunta capciosa. ¿por qué tantos niños buenos van a ese antro rojillo de la Valparaíso? El Ministro también es graduado de ese lugar.

Javier Bazán dijo...

Violante:
Me expliqué mal. María Teresa Poupin, hermana de Arsenio Poupin murió en España. Era profesora de filosofía en la Universidad de Valparaíso. Y antes se había casado un profesor de filosofía espalol, que alumno de José Ortega y Gasset.

Violante Cabral dijo...

No, si fui yo que además de miope ando media tonta ultimamente.

Javier Bazán dijo...

A propósito de la universidad de Valparaíso, un profesor de filosofía del Derecho de esa institución y columnista habitual de 'El Mercurio de Valparaíso' no deja de mostrar su intolerancia hacia un sector de la Derecha. Me refiero, por cierto, al abogado Claudio Oliva Ekelund, que se dice ser 'liberal'. Ahora trabaja en la oficina de DD.HH., del ministerio del Interior. Es piñerista, hinzperista. Además de tonto.
Lee su última columna en 'El Mercurio' titulada 'Si hay nueva derecha'. Todo ello, para decirte que ese señor estudió ahí.

Violante Cabral dijo...

No me sorprende que sea de la Valparaiso. Piñerista, hinzpeterista, y tonto. Parece que es el trio de defectos de moda en Chile.

Australian Satirist dijo...

I wish I could express myself in Chilean Spanish! Fascinating subject area. “Death politics” are a controversial subject area, to be sure.

Violante Cabral dijo...

"Chilean Spanish" that sounds like "strine".
Make your comments in English and they´ll be welcome. Most of my readers are bilingual.

Ministro dijo...

Hay otro dato interesante y poco tomado en cuenta. Ese 11 de Septiembre la Junta Tomó decisiones de forma colegiada, y el bombardeo fue decisiñon absoluta del General Leigh. Las Razones eran claras, dar un golpe psicologico de que las FF.AA no cederian en la decision de sacar a un gobierno tan inepto... Pero la eleccion de los aviones tiene un significado mas profundo. En una de esas reuniones de Socialité Civico Militar. Allende Habria tratado de cacharros a los Hawker Hunters, situación que molesto muchisimo al General Leigh...

ya sabemos sus consecuencias....

Violante Cabral dijo...

Pues harto susto que le dieron los cacharros. Buenos días. Gracias por venir tan tempranito.

Javier Bazán dijo...

En el sitio de izquierda 'El Quinto poder', hay un Artemio Lupín, que escribe sobre la serie 'Los Ochenta'.
Lo puedes ver acá:http://www.elquintopoder.cl/fdd/web/politica/opinion/-/blogs/que-hiciste-tu-en-los--papa-

Maria Dolores Gonçalo dijo...

Interesante tema, Senorita Violante. No solo de los politicos y figuras historicas se especula. Tambien de los artistas. Casi cada ano sale en algun periodico sensacionalista que se encontro a Elvis Presley viviendo en algun trailer perdido en algun lugar de los EU. Tambien se ha especulado bastante sobre la muerte de Marilyn Monroe.

Heitai dijo...

Valiente al publicar lo del marido de la marin. A mí me lo dijeron a mediados de los 90, poco tiempo antes que otro "desaparecido" viniese de vacaciones por estos lados. Me lo dijo un compañero de la U. que tenía intereses parecidos a los míos, y por eso MUY buenas fuentes.

A estas alturas no es extraño, sino común y corriente, ¿no estaban vivos los familiares de esa comunista presidenta de las madres de la plaza de mayo hebe de bonafini, viviendo en París? y a pesar de todo, la tipa sigue muy suelta de cuerpo.

Violante Cabral dijo...

Que hay desaparecidos, los hay. Como en toda guerra civil. Pero estos "desaparecidos" importantes... Como tú me pongo esceptica. Los peces gords estaban preparados y fueron los primeros en apretar. Mira a Ricardo Lagos y su señora. Ni entraban en La Moneda y los lindos ya estaban en Paris.