miércoles, 10 de noviembre de 2010

La niña-madre de Jerez o como el sexo se vuelve un juego infantil

Mucho alboroto ha causado la niñita rumana de 10 años que fue a parir a Andalucía. El caso se ha vuelto todo un fenómeno mediático "Estremeció al mundo" decía un encabezado al respecto. ¿Me van a hacer creer que no sabían que el sexo prematuro en el primero, el segundo y el tercer mundo es una realidad que da frutos a cada rato? Un asunto tan banal ayuda a descubrir varias retorceduras de nuestra gran y alabada sociedad occidental en lo que respecta a la protección de la infancia.

No es un caso tan único. Niñas de esa edad, e incluso menores, han tenido hijos. En el Libro Guinness, está el caso de una niña peruana de ocho años que fue madre. Lo diferente ahora es que Elena no se preñó vía violación como otras madres infantiles. Fabricó a Nicoletta con la ayuda de su primito de trece años, con el cual comenzó a vivir en pareja cuando Elena tenía solo nueve años. El sexo es un nuevo juego de niños.



Porque incluso si la chica tiene 13 o 15 años como dicen sus vecinos rumanos (y la sola discrepancia sobre su edad ya arroja dudas sobre ésta), el hecho es que lo engendró con un pendex. De madre-niña pasó a ser pervertidora de menores. Tanto la familia de Elena, como sus vecinos gitanos, aducen que las madres jóvenes son comunes en esa etnia, por lo que esto seria nada más que una costumbre cultural

Sin embargo, esta anécdota ha hecho que la sociedad caga en cuenta que otras niñas, que no tienen la excusa de ser gitanas, ya no juegan con muñecas, sino con los cuerpos de sus compañeritos. Mientras algunos países elevan la edad de consentimiento, a sus espaldas los críos están iniciando su vida sexual entre los diez y los doce años. Tanto así que los pragmáticos suizos han inventado un condón para niños. Esa creatividad comercial suiza es enternecedora.

Las razones, dependiendo de la ideología, edad y sexo de quien las exprese, van desde “es la naturaleza”; “son las hormonas” o “Están comenzando más temprano porque la regla les llega más temprano”. Los más conservadores culpan este desenfreno en la educación sexual o las escuelas mixtas. Los mas realistas hablan de la influencia mediática.


El cuento de la naturaleza es una falacia ignorante. El humano es el único animal cuya sexualidad desafía a la naturaleza, puesto que no tiene ciclos de celo, y no copula para procrear solamente. El cuento de las hormonas es añejo y no tiene base científica ya que los médicos han descubierto que no hay un alboroto hormonal a una edad tan temprana, aun cuand la la regla haya sido precoz.

Hay una gran diferencia entre la curiosidad sexual, que se puede dar inclusive antes de la pubertad, y un verdadero despertar de la libido. Lamentablemente, muchos niños confunden lo primero con lo segundo gracias a una sociedad que los “educa” a través de imágenes eróticas en los medios.

No creo que la educación mixta sea realmente un factor determinante. Basta ver a las alumnas de ciertos liceos de niñas de Valparaíso que gustan “explorar su sexualidad” en la vía publica, manoseándose unas a otras. En cuanto a la educación sexual, la idea y los propósitos tras ésta son buenos, el problema radica en el currículo. Está muy bien enseñarle a los pres púberes (de 8 años para arriba) como están hechos sus cuerpos y como los hicieron sus padres, pero otra cosa es incitarlos a dar rienda suelta su derecho a la libertad sexual.


Aparte de la influencia de una sociedad erotizada y una educación sexual irresponsable, existen otros factores para estos nuevos “juegos infantiles”: hogares mal constituidos, presión del grupo social, glorificación de la sexualidad y el más importante, la baja autoestima.

La falta de un entorno familiar firme y seguro empuja los niños a refugiarse en un grupo social donde se ve obligado a compartir todas las actividades en común incluyendo el sexo. En una sociedad donde el apetito sexual es glorificado como atributo de “triunfadores”, ya desde pequeños los niños saben que el sexo los vuelve importantes, mejores, les atrae más atención, les otorga una identidad.

Esto no es nuevo. Yo lo viví en los 70’ en medio de la revolución sexual gringa, en una escuela inmensamente permisiva y con compañeros que me tildaban de “freak” por ser todavía virgen a los 16 años. Finalmente, mis padres hartos de gastar dinero en un colegio donde solo se me enseñaba a fumar marihuana, a mentirles a ellos, y a intentar hacerlos abuelos a destiempo, me metieron en una escuela judía.

Voy a ser absolutamente honesta. En la escuela judía también había chicas sexualmente activas, adolescentes que abortaban y locas que se drogaban en el baño, pero no eran la norma y nadie las admiraba. Rabinos y profesoras nos informaban al expulsar a alguna de esas: “¡Pobre Fulana, se nota que en su casa no le prestan la atención!”; “Zutana, sabe que nunca va a ir a la universidad por eso necesita sentirse importante”; “Merengana se cree fea, por eso anda moviéndole la cola a los chicos”. Así asociábamos el sexo temprano y fuera del matrimonio, con las feas, con las miserables, con las “losers” y nosotras no queríamos ser eso. Puede parecer increíble, pero funcionaba.

Ahora en cambio se estimula  los niños y adolescentes para que se vuelvan seres sexuales porque eso es “bueno”, sin pensar en las consecuencias psíquicas y médicas que trae este desorden. Sé cree resolver todo problema con anticonceptivos que pueden alterar el crecimiento hormonal o con la panacea del aborto que en un cuerpo todavía no desarrollado presenta más riesgos que en el de una adulta.



Volviendo a Elena, una fiscal de Sevilla ha dicho que psíquica y medicamente no está preparada una niña de esa edad para tener un hijo. ¿Entonces por qué no les enseñan eso en las escuelas? La fiscal también ha dicho que  la madre-niña debería tener una infancia. ¿Entonces por qué no se trata de salvaguardar esa infancia en vez de quitarles a la fuerza la inocencia a las criaturas?

16 comentarios:

Javier Bazán dijo...

Porque es politicamente incorrecto como en Chile. Es más fácil entregarle un condón a los adolescentes que decirles a que esperen. Esperar es retrógrado.

Y acá la excepción la han convertido en norma, gracias a la Concertación. Y los padres son abuelos antes de tiempo.

Ruy dijo...

El sufrimiento de una niña,inflingido por las laxas
costumbres de una etnia,o por progreso de una civilización cansada y harta de todo, ¿---conmoverá a los progenitores, a los educadores, a los pensadores?
La noticia, el negocio mediático, ya se olvida. Mañana habrá un hecho más espeluznante que dará para más negocio por más tiempo.
PROGRESO...DENIGRANTE...

Violante Cabral dijo...

No sé Ruy si es un sufrimiento, porque para las que no los pudimos tener un hijo siempre es una bendición,pero me parece aberrante que una niña quiera tener relacioes sexuales tan chica. Y aqui e este caso tenemos costumbres etnicas, pero las hay que ni tienen esa excusa

Violante Cabral dijo...

La pregunta que los promotores de la espera deberían hacerle a los que chicotean alos cabros chicos para que hagan pillerías de grandes es "¿qué pasa si esperan un par de años? ¿Se cae el mundo? ¿Se frustran para siempre? ¿Se vuelven asesinos en serie?" Porque yo a cada rato veo gente que inició su vida sexual muy joven o tuvo hijos a temprana edad y no veo que sean ciudadanos ejemplares, buenas personas, o triunfadores en ningun campo. Y se le puede preguntar a cualquier consejero matrimonial, terapeuta sexual o psiquiatra, la gente sexualmente disfuncional son los que comenzaron más jovenes, porque esas primeras relaciones suelen ser traumáticas aun si son voluntarias.

Luis H Arroyo dijo...

Creo que lo peor es la pérdida de la edad de la inocencia. El niño malicioso, un fenómeno escaso cuando yo era niño, debe ser ahora lo normal. La infancia debe ser una edad mágica, porque es así la naturaleza. El niño pide seguridad para poder vivir a caballo entre su mundo y la realidad. Su mundo es magia, que es su lógica hasta que, dramáticamente, crece y se desengaña. Yo llamaría la adolescencia la edad del desengaño, lo que choca con otros problemas de la edad. Si les damos a los niños sexo y desengaño, a cambio de su magia, necesariamente serán desgraciados, cínicos, amorales, a sociales. No he conocido a nadie desgraciado que haya sido feliz en su infancia. Veo muchos futuros desgraciados en un par de generaciones.

Violante Cabral dijo...

No lo pudiste expresar mejor. El niño malicioso es otro byproduct de estas enseñanzas progre-laicas. Al convertirse en un objeto sexual, el niño ejerce poder y puede tratar de probarlo o seduciendo a adultos y poniendose por lo tanto en peligro, o lanzando acusaciones calumniadoras contra quienes no hagan su voluntad.

revistajupiter dijo...

Tuitié este post en twitter y causó variadas opiniones. Hubo gente que estuvo de acuerdo conmigo,en que la revolución sexual trajo consecuencias devastadoras para la juventud y otros dijeron que el post tenía "ideas preconcebidas"...

Lo que a mí me gustó de este post, es que desafía los consensos de la clase dominante, que mantiene un discurso sacado de la ONU.

Violante Cabral dijo...

Dame tutwitter please (el mio es sabiosgatunos asi junto) quiero ir a ver cuales son esas ideas "preconcebidas"

Blanch dijo...

En la preparatoria tenía una amiga cuya hermana comenzó su vida sexual activa a los 11 años!

Evidentemente la vida de estas chicas estaba muy lejos de ser equilibrada: su padre las golpeaba, su madre las abandonó, la madrastra las maltrataba de muchas formas.

De hecho, los casos que yo conozco de jóvenes que han iniciado temprano sus relaciones sexuales, tienen en común una vida con mucha inestabilidad y experiencias no muy agradables en el campo de las relaciones.

En cambio, las chicas que empiezan pasando la mayoría de edad, siempre están más conscientes de su salud física y emocional. Se cuidan, piensan en su futuro y en su vida. Como decía una amiga de la Facultad: "Claro que te dan ganas, pero mi salud es primero".

Se supone que la educación sexual debería encaminarse precisamente a quererte y cuidarte. Y no sólo limitarse al uso de métodos anticonceptivos como si no hubiera ninguna emoción involucrada.

Yo estoy de acuerdo en que a los niños hay que enseñarles cómo cambia su cuerpo; pero también a que deben querer, cuidar y respetar ese cuerpo.

Violante Cabral dijo...

Y yo que creía que era la única en pensar asi...
Yo tambien (y te hablo de 1970) tuve una amiga de once años que era sexualmente activa, y eso aquí en Chile. Pero como la de tu ejemplo venía de un hogar problemático. A pesar de que me dijeron que no ofrezco argumentos y sólo presento ideas preconcebidas, los muchos casos de madres solteras, y niñas sexualmente precoces que he conocido siguen el mismo patrón, mala situación familar, abuso sexual por parte de parientes o baja autoestima. En cambio las más motivadas a superarse, las que tiene otras actividades que llenan sus vidas, suelen esperar.

Luis H Arroyo dijo...

me parece interesante lo que dice la autora de los niños maleados que usan su cuerpo como poder. Creo que es una consecuencia ineludible. Como es ineludible que un niño que llevan a la guerra se vuelva cruel y frío. Es curioso que lo que pasa en países pobres y en guerra, lo vamos a buscar nosotros como el colmo de la educación moderna.

Anatema dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con todo lo dicho en esta entrada. Si bien es cierto que estos casos ya se daban cuando yo era una cría. De hecho yo tuve una compañera de colegio que se quedó embarazada con 10 años y el año anterior su prima también cuando contaba esa misma edad (ambas de etnia gitana) no era lo normal. Y en ese caso quizá fuese una cuestión cultural no lo niego, de hecho a las dos las casaron.

El caso es que como bien dices el problema no es una cuestión hormonal si no una cuestión de educación. Me ha encantado el ejemplo de tus dos colegios.

Y de eso se trata al menos aquí. España va a pasar a ser el paraiso del sexo adolescente. Supongo que hemos pasado de un cierto grado de represión a querer todo lo contrario y como con todo los excesos no son buenos. Y como bien has dicho una cosa es informar desde el punto de vista natural como se concibe y nace un bebé a comenzar a hablar de educación sexual a edades tempranas. De hecho mi hijo que tiene ahora 7 años siempre ha sabido que los niños salen de la tripita de la mamá, pero lo que no se puede hacer es que el niño pregunte, de donde vienen los niños y tu le des un discurso con pelos y señales de el modo y manera, diferentes posturas y metodos anticonceptivos. El niño va pidiendo información, y con una respuesta sencilla sirve, hasta la próxima que quiera ampliar el tema. No sé si me he explicado bien.

El problema es que ya no se les da la opción de ir preguntando, ya se les hace ver que lo más importante es el sexo, y eso se ve por la programación de series (la que más pega entre los jovenes es esa de Física y Química, te puedes hacer una idea) que al final no muestra la realidad de la juventud si no que la altera y eso hace que la juventud se adecue a esa idea. O sea la pescadilla que se muerde la cola.

Violante Cabral dijo...

Muchísimas gracias, L. por tu contribución que me hace pensar en muchas cosas.
El asunto es que en las etnias la actividad sexual está circunscrita a algún tipo de compromiso y el embarazo no trae consigo un estigma ni un rechazo social y familiar como el que ocurre en los casos cada vez mas comunes de niñas no-étnicas que se inician en el sexo a edades impropias y sin realmente desearlo o necesitarlo. Hace un siglo, los matrimonios se daban a edades tempranas, pero existía una preparación, una cierta madurez para enfrentar eventos y realidades.
Mi bisabuela se casó a los 13 y eso no le impidió estudiar para comadrona. Mi abuela tuvo a mi madre a los16 años, pero a los catorce ya trabajaba como modelo de Schiaparelli, una de las primeras diseñadoras en tener lo que hoy se conoce como “teen model”.

Las chicas de hoy no tienen esas metas o experiencias, solo saben que revolcarse con alguien es “cool”. Como los nenes de Física y Química.

En Chile también se trata de explicar la promiscuidad precoz con razones “seudo-históricas”: “Ahh es que la represión de la dictadura”. ¡Si las mamás adolescentes ni nacían cuando el país pasó a ser la tan cacareada democracia! Aunque si es posible que quienes creen una cultura erotizada o un currículo de educación sexual sean reprimidos de eras dictatoriales que se vengan dando rienda suelta a sus neurosis.

Mucha razón tienes en que al eliminar la posibilidad de que el niño exprese su curiosidad por el sexo, le quitan una etapa importante en su desarrollo que varia de criatura en criatura. Eso de atiborrarlos de datos antes de estar preparados no solo los confunde sino que los hace sentirse “raros” si no demuestran interés o practican lo que les dicen deben explorar.

Ciro Cárdenas dijo...

Hay un estudio sobre el SIDA y las conductas sexuales en Chile ordenado por el gobierno de Aylwin y dirigido por una entidad francesa. En él se establece algo que muchos intuimos: estadísticamente las adolescentes de escasos recursos se inician en el sexo SEIS años antes que las niñas de las capas más acomodadas.

Sin embargo, Bachelet afirmaba que el embarazo adolescente entre niñas pobres se debía a la falta de recursos para comprar la Píldora del Día Después (PDD) y que, por lo tanto, era de toda justicia que ese fármaco se distribuyera gratuitamente y sin conocimiento de los padres a cualquier niña que lo pidiese en el consultorio del barrio.

A partir de este disparate se publicaron muchas opiniones en un sentido y en otro, pero nunca me tocó leer una explicación informada de lo que realmente sucede entre los adolecentes de sectores marginales.

Compartiendo estrechísimas viviendas con parientes y allegados, estos chicos llevan una vida muy "de calle", obligados no sólo por la carencia de espacio hogareño sino además por el criminal vicio del sistema educacional sujeto al Estatuto Docente, que favorece la inasistencia de profesores y el consiguiente despacho "a casa" de los escolares.

El ambiente de vida callejera presiona a los adolescentes a "atreverse" a cuanta novedad impongan los líderes grupales, empujando a las chicas (entre otras peligrosas tentaciones) a propuestas de promiscuidad cuya "solución" para la niña consiste en elegir "pareja" tempranamente.

El resto es lo que todos vemos y que Bachelet asociaba viciosamente con cuestiones impuestas por su agenda rupturista y totalitaria.

Como alguien ya dijo, en vez de enfocar los esfuerzos en recuperar las familias de modo de dar a estos niños la oportunidad de replicar el modo de vida de los más cultos, se ataca en sentido contrario, pervirtiendo, si es posible, toda la sociedad.

Es penoso que seamos tan pocos lo que vemos y reclamamos contra esta criminal forma de dirigir nuestro país.

[+]

Violante Cabral dijo...

Lamentablemente, la actividad sexual entre los estratos menos privilegiados siempre hasido precoz. Eso no es un problema de Chile solamente. Pero la actividad sexual en todas las clases sociales, como el consumo de alcohol y drogas, se inicia a edades cada vez más tempranas. ¿O me vas a decir que el famoso "ponceo" es actividad solo de marginales? Y baja a laplaya en Viña o Reñaca de noche y vas ver a niñitas high y "pelolais" borrachas y ocupadas en actividades no muy sacrosantas.
Y ciertamente que el ofrecer el paliativo de la pldora del día después no es una solución. Pero no se podía esperar nada mejor de una mujer tan poco ejemplar como nuestra ex presidenta.

Eos dijo...

Muy buena entrada