sábado, 15 de enero de 2011

Mudanza en La Moneda: se van ministros, llegan ministros


Se dice que Sebastián Piñera nunca realmente creyó que llegaría al gobierno, por lo tanto nunca tuvo un grupo de gente a la que poner en puestos claves. Razón principal por la que solo ha venido a hacer un cambio de gabinete ahora, un año después de ganar las elecciones, y ni siquiera es un cambio completo. Aun así, los dos nuevos ministros son personajes muy conocidos y, a su modo, pintorescos, aunque a ninguno le gustaría ese calificativo.

A la Concertación le hubiera gustado que se cambiara todo el gabinete. Les hubiera gustado que Piñera hiciera sus maletas también, pero, por una vez, el Presidente no intentó darles en el gusto.

Jame Ravinet renunció a su puesto en el Ministerio de Defensa, luego de un áspero intercambio telefónico con el Primer Mandatario quien interrumpió las labores de su ministro para darle su tirón de oreja. Me da un poco de pena. Con todas sus fallas, Ravinet representa lo mejor de la Democracia Cristiana, las ideas y conceptos ya olvidados por los “demos” modernos y era el único ejemplo de un puente entre los elementos más moderados y conservadores de la Concerta y el gobierno.
Jaime Ravinet


Reemplazarlo fue fácil. Piñera abrió la puerta del patio de La Moneda y entró corriendo el gato guacho que hace meses que esperaba su cartera. En barcaza cruzaban ayer El Calle –Calle Piñera y Andrés Allamand, como Washington cruzando el Delaware. A ver cuánto les duran esas caras llenas de risas. Espero que ya que recibió su bol de Whiskers, Allamand la corte con echarle cacún al presidente. ¿Se llevará mejor con nuestras Fuerzas Armadas que Ravinet?
Andrés Allamand


A diferencia de Allamand, a quien Tatán contactó personalmente para invitarlo a ser parte de su gobierno, fue Der Rebbe Hinzpeter quien se encargó de despedir por teléfono a los ministros salientes : Camila Merino de Trabajo, Felipe Morandé de Transportes, y Ricardo Rainieri de Energía . A este último ya se sabía que lo iban a mandar a la casa debido a su torpe actuación a raíz de las movilizaciones en Magallanes.

Su cargo no tendrá reemplazo. Piñera telefoneó a Laurence Golborne, actual Ministro de Minería ,y le dijo que ocupará ambas carteras. No es por dudar de mi Golborne Bello, pero me parece injusto pasarle el ministerio más conflictivo en este momento. Es una manera de quemar al político con mayor popularidad en Chile. Claro que si Laurence da la talla, su popularidad seguirá en alza. ¿Tanto como para una candidatura el 2014? El tiempo lo dirá.
Laurence Golborne


Dejé para el final a quien será la nueva ministra de Trabajo. Nada menos que Evelyn Matthei. ¿Qué decir de ella? Para la Izquierda es una momiaza, una representante de lo peor del liberalismo. Para los elementos más conservadores de su partido es un dolor de cabeza. Aprobó la ley del divorcio, está a favor del proyecto de Chadwick y del mismo Allamand de las uniones civiles de homosexuales. No se califica para nada de feminista, pero se atrevió a poner sobre el tapete la necesidad de legalizar el aborto terapéutico en casos en que peligre la vida de a madre y el feto no tenga ninguna posibilidad de sobrevivir. A lo mejor por eso Piñera se la lleva a La Moneda.

Me sucede con ella como con Anne Coulter. Le tengo un miedo feroz, pero no puedo evitar admirarla. Olvídense de Sarah Palin o de otras políticas de Derecha del mundo. La Evelyn, estupenda a sus casi sesenta años, todavía se pone minifalda, pero donde pisa no crece el pasto. Es muy dura para hablar, no tiene pelos en la lengua. Va a ser entretenido verla manejar un ministerio siempre bajo fuego, pero me temo que a los sindicatos los va a tratar a chicotazos.
Evelyn Matthei


La llegada de Evelyn Matthei al gobierno es una contradicción a las políticas piñeristas de no tener elementos UDI (aparte de Joaquín Lavín) en su corte. Para conseguir una Ministra de Trabajo, Piñera celebró su conciábulo con José Antonio Coloma, presidente de la UDI y el senador Andrés Chadwick. Al que no le gustó nada fue a Pablo Longueira que también quiere ser ministro. ¿Por qué no lo ponen en Transportes ahora que corrieron al pobre Felipe Morandé de ese Ministerio?

Porque soy chilena y porque quiero que vivamos en paz les deseo mucha suerte a los nuevos ministros, y mis mejores vibras para Golborne. Pero sinceramente… ¿Cambió algo o cambió para peor?

3 comentarios:

Javier Bazán dijo...

Evelyn Matthei va continuar con la política socialista al eliminar el multirut.

El ministro de Energía dijo la verdad. Por eso, lo sacaron.

Violante Cabral dijo...

Una pregunta que hace tempo tengo ganas de hacerte ¿A quién te gustaría que pusieran en el gabinete?

Javier Bazán dijo...

Ahora no se honestamente. Pues, al final, el que decide es el Presidente que le gusta el protagonismo.