viernes, 29 de octubre de 2010

Descifrando el Tea Party: todos lo intentan, nadie le achunta


Para lo no estadounidenses, incluso para mi que sigo de cerca la política gringa, el Tea Party es un fenómeno confuso e inexplicable. Yo misma lo creía un partido. Los izquierdosos lo ven como un movimiento masivo, un tsunami de fuerzas oscurantistas, capitaneadas por el Mormón Beck y Mamá Osa Palin, y que cobija gente extraña como la Brujita O’Donnell. Los “teapartianos” en cambio se definen como una filosofía autóctona y nada novedosa, puesto que se basa en los mismos principios de los Padres Fundadores. Lo cierto es que el abigarrado Tea Party asusta, encanta o confunde a quien no conozca los valores estadounidenses, sofocados por décadas de progresías hipócritas y falsas correcciones políticas. Luis Arroyo ha descubierto, con ayuda del NYT, cómo perciben los europeos a Tea Party

Europa descubre el Tea Party
(por Luís H. Arroyo)

Ya sabemos que los de USA son malos. El Gran Satán, que decía Saddam Hussein. Son malos hasta para Pío Moa, que se cree que la democracia es un by product del concilio de Trento. Es la idea más estrafalaria oída en mi vida, pero en fin, como pese a todo Don Pío ha descubierto cosas. Para su solaz y de todo el solar patrio, he aquí cómo, según el New York times (y Foreing Policy), se ve el movimiento Tea Party en Europa. Delicioso...



La visión francesa de la fiesta del té es que son "teóricos de la conspiración, reaccionarios y elitistas. La fiesta del té también es un movimiento libertario. ... que desean que los dejen solos... vivir como antes, cuando todo iba bien, cuando Estados Unidos encarnaba el anglo-saxon status quo, cuando los talibanes estaban en la nómina de la CIA, y cuando ni los chinos ni Al Qaeda se opusieron a la hegemonía del Tío Sam Los que están en la fiesta del té son generalmente blancos (sic), y sienten una especie de pánico desde que el mundo comenzó a cambiar... No les gusta el cambio climático, porque no pueden imaginar cómo la humanidad podría tener en su poder echar a perder lo que Dios creó (sic). "

En el mundo hispano, El País escribió: "no sabemos si sentimos el horror más profundo o la más profunda piedad." Se refiere a la fiesta del té como un movimiento extremista, "orgullosamente extremistas."A partir de ahí, el diario advierte de que "a veces de los resultados totalitarios, de las mejores intenciones, crece el fanatismo entre los más benignos y estables. Los Estados Unidos está viviendo en uno de esos momentos en los que sus valores están en conflicto entre sí. "

Los alemanes caracterizan la fiesta del té como un "miedo a la caída de América. Por primera vez desde la crisis económica mundial de hace 80 años, las preguntas que están siendo planteadas son sobre el éxito del modelo de los Estados Unidos, el principio de que este país sin un Estado del bienestar siempre ha sido más exitoso que el de Europa”.

¿Son tan peligrosos los del Tea Party? No lo sé. Primero tendrían que ganar el poder para saberlo. Pero lo mismo se decía, exactamente lo mismo, de Reagan, y fue un firme defensor de la democracia en el mundo. Todos los cambios para bien que han habido en los últimos 30 años, como la caída del comunismo, o como el desarrollo de los países asiáticos, se deben a él.



Lo que pasa es que aquí en España algo similar al Tea Party es inconcebible. Aquí estamos en las antípodas de esos valores. Estamos anegados en intereses opuestos, como el Socialismo antes que la Libertad, la Inmoralidad antes que la Moralidad, y todas las virtudes que crearon la sociedad abierta que hoy conocemos y que, decimos, tanto nos gusta. ¡Pero, ay, creemos que vienen del socialismo (o de Trento, como el otro) y no es así! Nosotros, al parecer hemos parido la democracia. Yo no me enteré cuando fue el parto.


(Moraleja según Violante)
Ahora, voy a tener que salir en defensa de la"Fiesta del Té"no porque crea en esa entidad, más bien porque me duelen las úlceras de leer como tres países que están hundiéndose en arenas movedizas gastan tiempo y energía en lanzarle escupos al que queda al otro lado del Atlántico. Eso sólo lo hacen los gatos de tejado.

No se si han visto un  filme de los 70’s llamado Network ,cuya mayor cualidad es la excelente actuación de Peter Finch, quien recibiría un Oscar póstumo por su retrato de un periodista medio loco quien amenaza con suicidarse ante un inminente despido, pero antes, pide una oportunidad de despedirse de su público, pero lo que hace es gritar todo lo que piensa sobre su sociedad.


En un momento, invita a su audiencia a seguir su ejemplo. Ir a la ventana y gritar “I am as MAD AS HELL and I am not going to take it anymore (Estoy mas que harto y no pienso soportarlo mas). Eso en suma es el factor común de todos los “teapartianos”. Son gente de todas clases, ideologías, orientaciones y edades que está “mad as hell” ante gobiernos mentirosos, que insisten en seguir voluntades que no son las del pueblo. Están harto de déspotas ilustrados que les cobran impuestos cada vez que se les ocurren guerras o programas inútiles. Están hartos de los Big Brothers gubernamentales que se meten en su vida.

El periodista alemán tiene razón. Los estadounidenses no quieren que su sociedad, la más cercana a un modelo multicultural, fracase; no quieren importar un “Nanny State” que también ha fracasado en Europa. Por sobre todo, el Tea Party no quiere parecerse a Europa. No los culpo.

4 comentarios:

Ruy dijo...

"Son gente de todas clases, ideologías, orientaciones y edades que está “mad as hell” ante gobiernos mentirosos, que insisten en seguir voluntades que no son las del pueblo. Están harto de déspotas ilustrados que les cobran impuestos cada vez que se les ocurren guerras o programas inútiles. Están hartos de los Big Brothers gubernamentales que se meten en su vida".
¡¡"HARTOS" DE TODO EL MUNDO UNÁMONOS!! PONGÁMOSLES LA SOGA AL CUELLO, AUNQUE NO LES AHORQUEMOS.
YA TE COMPRENDO, YA LOS COMPRENDO.
Gracias por estar y gritar.

Violante Cabral dijo...

Holaa ¡Te habías perdido! No tengo ganas de ponerles soga al cuello aunque si, si fuera para meterlos en un establo de donde nunca debieron salir, pero sí me gustaria que en todos los países se crearan "tea parties".

Luis H Arroyo dijo...

Por lo que sé, es característico de USA. Aquí sólo nos movemos por causas completamente distintas que coinciden que no buscan salvar las instituciones, sino llevárselas por delante. ¿Quién se ha manifestado por la Constitución española en peligro, por ejemplo? parece que no es suficientemente progre. Sin embargo, lo está.
Pero tampoco en Francia, que yo sepa. O en Alemania. Son valores que no inquietan. Sólo me imagino un país capaz de algo así: Polonia.
El colmo es la apoteosis del mal gusto y del masoquismo los honores rendidos al Kirchner, un sujeto del que Horacio Vazquez-Rial llega a decir que fue montonero, como su hermano y su cuñado, pero sin pistola por lo cobarde que es.

Violante Cabral dijo...

En mi familia materna había un dicho que cada vez que un maleante moría todos lo lloraban gimoteando "era tanto buono". El mejor ejemplo lo ves en la beatificación de San Nestor a la que se suman los oportunistas, los ignorantes, y los tontos. Lo velaron junto a retratos de tres martires. Perón, Allende y El Che. Perón se debe haber sentido Cristo crucificado entre dos malhechores y con la chusma a sus pies.
Pero en Usa también hay payasos, y muchos teapartianos han reaccionado en contra del chusmerio politico y mediatico.