martes, 26 de octubre de 2010

¿En qué momento se radicalizó el Islam?


Debo explicar que el título no es una pregunta retórica. Realmente no sé en que momento los árabes se volvieron monstruos, que el Islam se convirtió en una secta diabólica y que comenzamos a tomarles miedo y desconfianza a los musulmanes. Razones puntuales hay de sobra para todos esos hechos y coinciden con un punto en común. La radicalización del mundo musulmán que convierte a Occidente en blanco de su ira y en su objetivo de conquista.

Reitero lo dicho en una entrada anterior, la comunidad de origen árabe o musulmán en Chile está completamente asimilada, tiene una presencia importante en todos los ámbitos, incluso el político (el segundo apellido de Michelle Bachelet es Jeria de claro origen semita). Nadie nunca ha tenido nada que temer de parte de ella. Conocí mucha gente de origen libanés, jordano y hasta palestino en mi infancia. No eran diferentes a los demás.

Mas tarde en Estados Unidos, tanto en mi barrio como en el colegio (ambos vinculados con las Naciones Unidas) tuve la oportunidad de convivir y hacer amistad con gente de todas partes del Oriente Medio. Todos muy normales, sin problemas para convivir con otras culturas, incluyendo la judía. A pesar de que todos, en mayor o menor medida, eran anti-Israel, hacían un distingo preciso entre la Nación Hebrea y los judíos. Puedo decir que vivíamos en cierto grado de armonía. Celebrábamos y compartíamos nuestras similitudes religiosas y culturales.

Siempre oí de ellos que el Islam respetaba y toleraba a “The People of the Book” (la gente del libro), o sea judíos y cristianos, puestos que nuestras creencias tenían un originen común, el Antiguo Testamento. No recuerdo haber oído hablar de la Sharia nunca en aquellos días. Yo creía que las lapidaciones eran cosa del pasado, y únicamente en sitios muy primitivos ocurrían cosas como esposas mutiladas o crímenes de honor, que, a propósito, también se daban en el mundo latino.

Sin embargo, varios incidentes ya presagiaban el radicalismo que vemos hoy. Los 70’s comenzaron con la masacre de atletas israelíes en las Olimpiadas en Múnich y terminaron con el secuestro de miembros dela embajada estadounidense en Teherán. En 1973, como castigo a los países que habían apoyado a Israel durante la guerra de Yom Kippur, los países árabes miembros de la OPEP se separaron y establecieron un embargo del crudo que afectó a Europa y USA, aumentando los precios y causando una verdadera crisis. El embargo que duró hasta 1974 (a pesar de que Libia nunca lo levantó) fue la primera demostración que el mundo árabe (todavía no era cuestión religiosa e Irán no se sumó a estas maniobras) podía poner en jaque al Occidente usando el arma del petróleo.


Lo extraordinario es que a pesar de que en 1974, Henry Kissinger propuso un plan para crear energía alternativa, todavía hoy somos esclavos del petróleo árabe, y para colmo, del chavista que viene a ser lo mismo ya que Venezuela ha pasado a ser parte de esa esfera. Otro detalle curioso es que el embargo no produjo reacciones antiárabes en Occidente. Al contrario, más se enojaban con Israel.

Aparte del embargo, todos conocíamos la existencia de la OLP y de su Intifada, pero los veíamos como manifestaciones periféricas del mundo árabe civilizado y moderno. Y nada tenían que ver con extremismos religiosos.

Además, y esto es muy significativo, aunque los árabes a los que yo trataba socialmente se quejaban de Israel y defendían el derecho palestino a su propia nación, todos condenaban los actos de terrorismo y eran muy vehementes al vocalizar su deseo de vivir en armonía con Occidente y de modernizar sus países para que alcanzasen ese desarrollo del Primer Mundo. Por otro lado yo tenía amigos musulmanes pakistaníes, o nigerianos que no tenían ningún interés en este conflicto. Ni siquiera los turcos que por entonces andaban más preocupados de Chipre que del conflicto árabe-israelí.

¿En qué momento cambió eso? ¿Fue la radicalización de Irán la que aportó el factor religioso y afectó a los países adyacentes? ¿Fue la propaganda palestina que cambio la percepción de Occidente sobre ellos convirtiéndolos en inocentes víctimas? ¿O fue la impresión del mundo musulmán de que la cultura occidental era corrupta y decadente? Recuerdo a mediados de los 90’s, haber visto una entrevista con una americana, convertida al Islam, decir que las razones de su conversivo nacían de una repugnancia por una cultura que todo lo erotizaba que ya no tenía moral. Fue a primera vez que vi una mujer con niqab y en vez de incomodarme no pude menos que concordar con ella. Qué me iba a imaginar que su diatriba contra Occidente enmascaraba designios más oscuros y peligrosos.


Y de pronto me encontré en el Siglo XXI, viviendo en un mundo dividido, con gente que ni sabia donde estaba Israel, pero lo culpaba de los males universales. Donde musulmanes de Sarawak a Chad se confabulaban contra un Occidente al que no solo se repudiaba además había que dominar. ¿Cómo no lo vimos venir? ¿Cómo no lo evitamos? ¿Y estamos haciendo lo posible por contrarrestar ese ataque o les estamos poniendo alfombra roja a nuestros futuros conquistadores?

Me pregunto si esa esquizofrénica dualidad occidental de matar iraquíes y talibanes en sus tierras, mientras se abre la puerta a la islamización de la sociedad occidental comenzado por esa ridícula corrección política, no ha ayudado a crear una situación que no parece tener solución.

7 comentarios:

Luis H Arroyo dijo...

Yo creo que la riqueza del petróleo es consustancial al radicalismo. No supieron qué hacer con esa riqueza, y comenzaron a divulgar el islamismo en el mundo. Financiaron mezquitas, a la vez centros de ideologización. Todo empezó en los 70-80. No digo que la causa sea el petróleo, sino la orientación que dieron a sus ingresos. Detrás de una ideologización tan masiva hay un poderío económico. Y no tuviernon que inventar nada, Todo está en el Corán y la Sharia. Pero cómo no ver la relación? mientras en occidente se fortalecía y se intentaba extender los valores propios, los árabes rechazaban orgullosamente la compatibilidad Derechos Humanos con el Corán. Y la verdad, no hay más que leer un poco de ese libro para darse cuenta que hay que elegir. Los árabes no fueron agresivos mientras fueron pobres. desde 5 siglos se quedaron al margen, y sus sociedades eran pobres y corrompidas hasta un nivel inimaginable. El abuso del débil era moneda común. Se enriquecieron recientemente, y se volvieron contra los que le compraban el único producto que han sabido hacer: el petróleo. Mientras, alimentan de odio a sus emigrantes, que cada vez son más. Eses odio no es el producto de la marginación: ésta es el producto de aquel.
Recomiendo un libro, una novela: "En el nombre de Dios", de GH Guarch, para respirar el ambiente que se vive en ciudades como el Cairo, donde la pobreza se compensa con odio, que es a lo que se dedica su universidad.

Violante Cabral dijo...

¿Entonces es el enriquecimiento la causa de la radicalización religiosa? Llegué a la conclusión de que la gente que conocí yo era gente elitsta, funcionarios de la ONU. No eran realmente inmigrantes.

Luis H Arroyo dijo...

Sólo en este caso, creo. No digo que riqueza=radicalismo. no ha sucedido en nuestro mundo. Pero es que se ha juntado con una religión potencialmente muy agresiva. La agresividad estaba ahí, pero sin el dinero del petróleo, no habrían podido difundirla.

Violante Cabral dijo...

Creo que todas las religiones, una vez alcanzado el poder, se vuelven agresivas. Además agreguemosle el elemento nacionalista que entro en juego en Afganistan e Iran.

Luis H Arroyo dijo...

Bueno, sí, pero hace siglos que eso no pasa en occidente.

EnEstadoDeGuerra dijo...

Expondré mi pensamiento sobre este tema. Veamos; soy de la opinión de que el radicalismo "teológico" proviene, sin duda, del régimen de los ayatollahs. Desde Jomeini, para ser más exactos. Es decir: en principio, creo que la riqueza y el petróleo NO tienen que ver con el origen de la radicalización.

Ahora bien:

El dinero de Arabia Saudí (básicamente) lo que ha potenciado ha sido la proyección internacional del radicalismo: Es decir; son radicales desde antes, pero ahora pueden comprar juguetitos tecnológicos caros; entrenar en academias de vuelo a sus patanes terroristas (menos a aquellos que demuestran demasiado interés en el despegue y ninguno en el aterrizaje, que hay que ser idiota) y pagarse billetes de avión por todo el mundo. Además, por supuesto, de financiar una infraestructura a nivel mundial. Siguen siendo pastores de ovejas, pero ahora con dinero.

Luis H Arroyo dijo...

exactamente eso quería decir