jueves, 14 de octubre de 2010

La Gran Fiesta Chilena: El rescate de los mineros


Es un hito histórico, único, digno de aparecer en Guinness, cubierto por los medios de todo el mundo.”No nos traten como artistas” dijo Mario Sepúlveda, el segundo rescatado, pero no pueden evitarlo. Y sin embargo la tragedia ha sido nuestra; el modo de manejarla, ayudado por maquinaria y tecnología extranjera, ha sido muestra del ingenio chileno; y el rescate fue “La gran fiesta chilena”. Si, ya sé, suena a reality, pero de eso se hablará después.

Me prometí no escribir una palabra hasta que el último rescatista llegara a la superficie, pero aquí están mis observaciones sobre la gran noticia de ayer que recorrió el mundo. La cobertura de los medios ha sido impresionante. A medianoche del martes, cuando me rindió el sueño, había diez canales en mi sistema de cable cubriendo en vivo desde la Mina San José, solo cinco eran chilenos. Por un canal argentino, yo vi a Mario Gómez salir de la Fénix; Megavision me mostró el rescate de Alex Vega, y a ese invento “bolivariano” Telesur le tocó presentarme el rescate de Jorge Galleguillos y por supuesto la llegada de Evo. Es que cada noticia tiene también su color político.


Diez años en el rubro, me han hecho, a mí pesar, gustar del sensacionalismo. Me dio lata que Evo no estuviera presente cuando el minero boliviano llegó a la superficie. Pero igual me emociono ver que Evo, después de Tatán, abrazaba al minero Galleguillos.

No sé que momento fue más emotivo. Yo creo que todos los que vimos el rescate tenemos nuestro momento favorito, un minero –mascota, algo que se grabó en nuestra mente. Sabemos mucho de ellos. Las cámaras se han metido en sus casas a ver como las señoras le preparan la mamadera ala guagua. Se ha intruseado en sus videos familiares. Se sabe quien es hincha del Colo, quien baila bien la cueca. Se sabe cual se deprimió más allá abajo, quien escribió poemas, quien atendió a los enfermos y quien instaló las cámaras. Sabemos que vienen de todo Chile, de Rancagua, de Talcahuano, de Talca, y por supuesto, Juan Carlos Mamani, viene de Bolivia. Sabemos hasta lo feo: quien tenía dos mujeres y a quien le gustaba empinar el codo. Por eso uno puede hablar del síndrome del Reality

Te das cuenta que no es un reality, cuando no te aburres de verlos salir de la capsula. Cuando descubres que cada rescate es individual, porque ellos son muy diferentes entre si. Incluso su manera de ejercer la minería era diferente. Allá abajo se entremezclaron mecánicos; técnicos, jefes y empleados; mineros curtidos y los novatos empujados a viajar al cetro de la tierra por esa necesidad de empleo tan grande que existe en nuestro país que los extranjeros creen que es tan rico.

Como siempre los niños conmovieron. Desde Byron que se salta el protocolo para abrazar a su padre, Florencio Avalos, el primero en salir, hasta la Antonia de once años que al ver salir a su hermano Richard Villarroel, estalla en llanto y corre a abrazarlo. Ella y su madre, a la que hubo que atender, hicieron saltar las lágrimas hasta a Andrés Sougarrette, el gerente de Codelco.

Hay tanto que decir, tanto que ver de nuestra idiosincrasia en este rescate. En Telesur, con su conciencia marxista, se habló de “internacionalismo proletario” como factor de unidad. ¡Qué errados están! No son proletarios ni el Presi, ni la Cecilia Morel, tan fina, tan bella, un orgullo tenerla de Primera Dama. No es proletario el “jefazo” Laurence Golborne, ni lo es Andrés Sougarrette ni las muchas autoridades, ni los rescatistas de la Armada, ni los Carabineros. No lo eran los técnicos venidos de Australia, Canadá y otros lados, ni los periodistas de todo el mundo. Ni siquiera eran proletarios los senadores izquierdistas Isabel Allende y Lautaro Carmona, a los que anoche Piñera recordó, reconociendo su labor. Pero todos ellos se unieron primero para lograr, y luego para celebrar esta gran fiesta de identidad nacional, porque el rescate hace hincapié en nuestra personalidad chilena.

Principalmente en el ingenio que logró combinar tecnologías de la Nasa con mañoserías autóctonas para concebir un plan único, nunca antes llevado a cabo. ¿Quién fue el que ayer dijo que esto "lo hicimos a la chilena"? Cuando a Miguel Fort, coordinador de rescate se le preguntó por qué la puerta de la capsula no cerraba bien, respondió que en Chile muchas puertas no cerraban y que si había que repararla se recurría al “ingenio humano”. Yo creo que Don Miguel se refería al “ingenio chileno” porque al final la repararon a martillazos y a pataditas, como reparamos muchas cosas en Chile.

El temple de nuestra gente se vio en cada rescatado. Mario Sepúlveda que salió tan campante, animando las barras y echando chistes. ¿Quién creería que estuvo casi 70 días bajo tierra Franklin Villalobos, el futbolista profesional que se puso a chutear la pelota? Grande Don Luis Urzua, el “Capitán General”, el último en abandonar el barco, él que los mantuvo vivo, y que se tomó el tiempo para rendir un reporte al Presidente y a las cámaras y luego con su propio pie se fue al Triage, la zona médica donde otros lo precedieron camillas.


Otro detalle de nuestro carácter, fue el humor, el gusto a la “talla”, representado por supuesto por el gran Mario Sepúlveda que subió dando gritos, que animó las barras que lo recibían como el goleador máximo, que agradeció a sus rescatadores con un “¡se pasaron mijitos!” y que puso el toque alegre casi al comienzo de una jornada donde a todos nos subió la adrenalina. Sin embargo, fue Mario Sepúlveda el primero en dar declaraciones y en pedir “cambios” en la minería.



Eso también fue una muestra de nuestra personalidad. Somos sufridos, pero exigimos respeto. Somos orgullosos y allá abajo, no solo los mineros estuvieron cerca de perder su vida, también estuvieron cerca de perder su dignidad. Vivieron en condiciones infrahumanas por algo que nunca debió suceder.

La fortaleza de muchos de ellos va encadenada a su fe. Todos vieron imágenes de mineros persignándose o cayendo de rodillas en agradecimiento al Todopoderoso. Legendarias son ya las palabras de Mario Sepúlveda “estuve con Dios y con el Diablo. Gano D-s”. Monseñor Quintana hizo bien en mencionar la “piedad popular” del norteño. Porque esa fe de los mineros no está circunscrita ni a dogmas, ni siquiera a una denominación religiosa especifica, puesto que en Chile el Cristianismo Evangélico tiene muchos seguidores. Es algo más fuerte, más atado a la naturaleza y a lo sobrenatural que a ideologías divisorias.

Ya sé que en una semana, un mes, un año, conoceremos detalles que ensuciarán la jornada. Sabremos que no todo fue concordia allá abajo, ni generosidad allá arriba. Nada es bonito en este mundo, pero como se dice en Chile “lo comido y lo bailado no te lo quita nadie” y esa gran Fiesta Chilena de ayer, fue todo un banquete, un “patache” de lo mejor de nuestro pueblo.

9 comentarios:

Luis H Arroyo dijo...

hummmmm toy esperando

Luis H Arroyo dijo...

fue muy bonito

Enestadodeguerra dijo...

Ya iba siendo hora de volver al blog... aunque en éste caso sea agobiado por la vergüenza de haber tardado tanto. Como otro par o diez decenas de millones, seguí el rescate: no queda sino quitarse el sombrero ante una operación bien resuelta y ejecutada: Si bien en determinados momentos quedé algo confuso. Al ver al incalificable Evo Morales, pensé que el gobierno de Chile, en su sabiduría, habría encontrado -por fin- una respuesta al enigma de nuestro tiempo: ¿Para que sirve un Evo Morales? Y le habría traído para subir y bajar la Fénix tirando de la cuerda. Pero cual no sería mi sorpresa al descubrir al elemento Morales cómodamente sentado en una silla. En fin. Supongo que encontrar un uso a éste señor (uso el término "señor" con liberalidad izquierdista) está más allá de lo imposible, dado que hoy sabemos que lo "casi imposible" Chile lo ha resuelto con brillantez.

Enhorabuena.

Violante Cabral dijo...

Voy a dejar que te de vergüenza un ratito porque así me aseguro que vas a volver. Sigo con problemas para añadir el enlace de tu nuevo blog.
Evo se veía tan chistoso. Parecía cucaracha en baile de gallinas. Como que no sabía encontrarse ni que decir. Pero me alegro mucho que su gobierno le vaya a regalar al minero una casa grande en el centro de La Paz.
Mm, no se crea todavía tenemos mucho que hacer aquí en Chile, pero la gestión tuvo muy buenos resultados. Fue un excelente trabajo de muchos equipos y no hay que olvidar la mano de Tata D-s a la que todos los involucrados desde los mineros, hasta el Presidente, hicieron referencia.

Ruy dijo...

Aunar tantas voluntades ha sido verdaderamente asombroso.
Olvidaron particularismos y se confundieron todos en un solo objetivo.
Tremendo ejemplo para el mundo.
Tata D-s estaba.
Enhorabuena Chilenos !!!

admin dijo...

Me emocioné viendo el rescate, me emocioné de nuevo leyéndote y no he podido menos que sentir un poquito de vergüenza comparativa, e intentaré explicarlo. Me parece tan buena esa reacción del pueblo chileno, ese afán de ayudar a estos hombres, esa resolución de sacarlos a todos, y lo más complicado uniéndose todos, gobierno incluido. Esa manera de manejar la situación me ha hecho darme cuenta de lo grande que son.
Y la vergüenza viene por mi propio país, por mi propio gobierno, que antepone cualquier chuminada electoralista al bienestar de las personas, porque aquí nadie hubiera mencionado a D-s porque por supuesto eso no está bien visto y somos superprogres. Así que sí, he sentido vergüenza por todo eso y orgullo por ver como ha actuado gobierno y pueblo chileno, a una, y como a ninguno le ha supuesto un problema dar gracias a D-s.

admin dijo...

Por cierto, que soy Anatema, pero no me deja comentar como nombre/url :(

Violante Cabral dijo...

Hola gracias por compartir tu opinión con nosotros.
Yo creo que los milagros deben quedar encapsulados en su momento, sin que sucesos posteriores (y los van a ver, el mundo da vueltas y vueltas) afecten esa euforia y admiración que provocaron en su día.
Al igual que la presencia del Mal nos ayuda a reconocer El Bien, momentos como estos deben servir de modelos y de medidores de la calidad de gestión de otros gobiernos, chilenos y del mundo, e incluso de la calidad de gestiones futuras del mismo gobierno de Piñera

Violante Cabral dijo...

Amga ¿Cómo estás? ¿qué es eso que no tedeja entrar como Anatema? Yo sigo sin poder linkearme al blog de tu marido.
Un abrazo que abarque a toda tu familia.