domingo, 31 de octubre de 2010

Edad de consentimiento, pedofilia y la hipocresía progre


L’affaire Sánchez Dragó aparte de desprestigiar a quien, por lo menos para, mi nunca ha gozado de prestigio, eleva una pregunta. ¿Fue el escritor culpable de pederastia como lo acusan? Los escandalizados progres lo creen así y esa es una razón por la que exigen su expulsión de Telemadrid. Vaya, si fuera por despedir a todos los exhibicionistas inmorales, los canales de televisión quedarían vacios. Pero me surge una duda. ¿Cómo se define legalmente la madurez sexual?

La edad legal para que una mujer pueda tener relaciones sexuales consentidas con un adulto varía. La mayoría de los países del mundo fijan la madurez sexual de la mujer a los 16 años. A pesar de que algunos países africanos la sitúan a los quince (Marruecos) o menores como el Chad (14) y Angola (12). En Bengala, China, Birmania y el estado de Manipur en la India son 14 años. En Japón es a los 13. ¡Te salvaste Sánchez Dragó!

Pero bueno, eso es en países salvajes, primitivos. En Occidente somos civilizados. Sabemos que las niñas de menos de 16 años juegan a las muñecas. Mm, como ex docente, les puedo decir que no es así. Yo he tenido alumnas de 13 años que tenían más experiencia sexual que yo a los 23. Pero dejemos eso para más adelante.

El consenso del mundo occidental es que una chica no debería ser sexualmente activa antes de los 16, y yo los aplaudo, pero como la realidad es otra entiendo que en la Argentina la edad mínima del consentimiento sea los 13 años. Nosotros, en Chile la pusimos un año mas arriba. O sea las lolitas de catorce no pueden acusar a su seductor de violación a menos que exista violencia, engaño o coerción. Lo mismo ocurre en Ecuador, Paraguay, Colombia y en Brasil, donde incluso la actividad homosexual es licita para los mayores de catorce. En México hay algunos estados que permiten relaciones carnales con mujeres de más de 12 años de edad. A propósito, en Massachusetts la edad de consentimiento es 16, pero de acuerdo a estatutos que datan de los días de los puritanos, una niñita de 12 se puede casar con el permiso de sus padres.


¿Y en Europa? En Austria, Albania, Croacia, Bosnia, Bulgaria, Estonia, Hungría, Italia, Portugal y Alemania la edad de consentimiento son los 14 años. Francia, Grecia, Polonia, Checoslovaquia, Rumania y Suecia la fijan a los 15. Los demás a los 16, menos Irlanda que la coloca a los 17 años. Tengo un problema con España, y espero que me lo aclaren. ¡De acuerdo a la Wikipedia la edad legal para iniciar la actividad sexual es a los 13 años! Y recuerdo que en el 2008 hice un articulo sobre las relaciones maestro-alumna en la que usé una nota sobre un caso ocurrido en una escuela andaluza y que no había tenido repercusiones puesto que la ley no restringía la relación de una chica de catorce años con un adulto.


No me sorprendería que entre el 2008 y ahora se hubiese elevado la edad del consentimiento en España, puesto que otros países han cambiado el código penal en lo concerniente a este punto. En Canadá, en el 2008, se cambió la ley que permitía a un adulto tener relaciones con una niña de catorce determinándose que la mayoría de edad para el sexo serían los 16 años. En NY, en mi época, se podía con una chica de 16. Ahora elevaron la edad a 17, otros estados se han puesto más serios y la subieron a 18.

Yo me ca...de la risa, porque las nenas, y en todas partes no solo el Hemisferio Norte, están iniciando su vida sexual mucho antes de los 15. Conscientes de eso, los legisladores han creado unas ordenanzas especiales que el vulgo conoce como “leyes Romeo y Julieta”. Las menores de 16 años pueden tener relaciones sexuales siempre y cuando sea con alguien de su edad, o cinco años mayor. O sea un mayor de edad de 18 años puede tener relaciones con una menor de entre 13-15 años. Uno de 19 puede acostarse con una de 14, pero no de trece, y un hombretón de veinte puede gozar de una quinceañera, pero lo llevan preso si se mete con una de menos edad. Una lógica apabullante y contagiosa, porque veo que Israel ha importado esa variante legal.

¿Pero en qué se basan los legisladores para establecer estos limites? Pues, algunos piensan que la madurez sexual de la mujer llega con la pubertad (en Bolivia es ilegal tener relaciones con una impúber de cualquier edad). Otros usan como medida el desarrollo físico de la mujer o su madurez emocional. Si es así, es absurdo imponer un solo parámetro, porque cada mujer es diferente. Hay cincuentonas que no han alcanzado la madurez emocional, hay mujeres de 17 a las que todavía no les llega la primera regla, y en cuanto al desarrollo físico…

Esto me recuerda un risible estudio de una catedrática española sobre la violencia sexual en Andalucía en el siglo XIX. En ella se determinaba que parte de esa violencia incluía el matrimonio de adolescentes con hombres mayores que, al estar desarrollados en sus partes, hacían daño a sus diminutas  esposas. De milagro no vomité cuando lei eso, y discúlpenme por ser grafica. Hay quinceañeras altas, de pelvis amplías o caderonas, que están perfectamente dotadas para recibir varón. En cambio, hay veinteañeras menudas y delgadas a las que hay que tratar con más cuidado. Incluso hay adultas a las que se les estrecha el canal vaginal por falta de uso. La verdad es que resultan aberrantes este tipo de tesis. Y mi única conclusión es que como no hay bases firmes no se puede hablar realmente de una edad de consentimiento general.

Pero mas que aberrante es la hipocresía inherente a la moralidad progre. Es sabido que en el Oriente, Brasil y en otros países se consiguen placeres exóticos creados para la satisfacción de ricachones decadentes. Incluso se ha inventado el termino “turismo sexual” para visitar sitios como Japón o Tailandia en busca de estos placeres que abarcan la posibilidad de gozar de adolescentes o incluso niñas. Sin embargo, ese turismo no existiría sino hubiera enfermitos mentales occidentales que lo solicitan y pagan por eso.



La mayor ironía de este cuento, es que el globo terráqueo se ha divido entre un Tercer Mundo que incentiva la pedofilia para lucrar a costa de sus niños y de los clientes occidentales, y un Primer Mundo en el que se grita y legisla contra lo que se cree es pedofilia, pero al mismo tiempo se estimula la precocidad sexual de los niños, y se les erotiza para que se conviertan en un fruto prohibido muy tentador, pero también manipulador. Esa es otra de las sádicas paradojas de nuestra ridícula sociedad progre.

Sanchéz Dragó y la Santa Inquisición progre


(por Luís H. Arroyo, sacado de Ilusión Monetaria con permiso del autor)
Otro escándalo ha volado sobre la vieja España, donde la progresía que soportamos es tan pacata como la santa Inquisición. Bueno, pacata, pero de doble rasero, como verán. Sánchez Dragó, el provocador (porque lo es de vocación), en un libro de conversación tipo tertulia con Albert Boadella -un libro altamente recomendable- se jacta, en  la página 164, de que tuvo una aventura con dos lolitas japonesas en Tokio. Tal como lo cuenta...

"Salí del metro y me topé de frente "con unas lolitas de esas -ahora hay muchas- que visten como zorritas, con los labios pintados, carmín, rímel, tacones, minifalda...Debían tener 13 años. Era un grupo de chicas y chicos. Nos fuimos a tomar un café al lado de la estación de Ikebukuro... las muy putas se pusieron a turnarse. Mientras una iba al wáter la otra se me trajinaba..."

(Luego, tras el escándalo, dice: "No creo, además, que tuvieran 13 años, sino algunos más. Era una forma de hablar. Los jóvenes japoneses tienen un aspecto muy aniñado"...Hubo risas, chanzas y coqueteos. Luego cada mochuelo y cada mochuela se fue a su olivo...)
Es la típica fantasmada de Dragó, que luego queda aguada al pedir excusas y confesar que  sólo hubo manitas y besuqueos romanticones.

 En todo caso, se ha armado la de Troya, con los progres de uno y otro lado de la acera ensañándose con el reo: el Comité sindical pidiendo su expulsión de Tele Madrid, insultos tipo "el siempre repugnante Dragó", etc. y esas lindezas que los castos progres saben utilizar.
Asómense a:
elpais.Sanchez/Drago...haberse/acostado/niñas, y aquí las
Explicaciones de Dragó en su blog.

A saber. Bueno, yo ni pongo ni quito rey, sólo sirvo a mi señor, que es mi fecunda y sin par memoria, digna de mejor causa. A mí Dragó me parece, aparte de escritor mediocre, un exhibicionista (que, por cierto, no cuadra muy bien con el elegante voyerismo de Boadella, así como de lord inglés, a veces visiblemente molesto con la presunta pedofilia -o lolismo- del otro).


Y mi memoria  sin par me recuerda el escándalo que sentí cuando, leyendo las memorias ("Diario de un artista seriamente enfermo") de Jaime Gil de Biedma (en la foto), éste se jactaba con orgullo cómo el ser alto cargo de la empresa familiar "Tabacos de Filipinas", le permitía ir gratis a aquellas islas a seducir  niños menores (varones), corrompidos por la necesidad...  O ídem, cómo se lo hacía con sus amiguetes señoritos de izquierdas con los obreros de las fábricas de Barcelona a cambio de unas pesetas... parece ser que su conciencia no le decía nada a este progre de salón, esteta decadente. Y, claro, al ser un poeta de los del entorno "progreshista", y al ser homosexual, pues no faltaba más, hombre, ancha es Castilla.  ¿Quién tomó nota, quién se escandalizó? Al fin y al cabo, al ser homosexual, es mucho más ejemplar que lo de Dragó, vamos, ni comparación. 


(Moraleja según Violante)

Concuerdo con Luís que Sánchez Dragó es un tipo repulsivo, un provocador, que más que probablemente se haya inventado el cuento para escandalizar. Aunque como está casado con una japonesita casi cuarenta años menor...

Sin embargo, como decimos en Chile “la culpa no es del chancho sino de quien le da el afrecho”. El exhibicionismo anárquico de Sánchez Dragó, un escritor galardonado, solo es posible en una cultura voyerista y narcisista siempre hambrienta de escándalos sexuales. El pobre escritor creía que su libro se vendería más si contara esa cosiaca y le han caído a palos.

Y resulta muy curioso que se pretenda enjuiciar a Sánchez Drago por un acto del cual no hay pruebas, que ocurrió hace medio siglo y en otra cultura, cuando hace unos meses la progresía europea reclamaba la libertad de  Román Polanski, culpable  de un delito mucho más concreto y probado que el del novelista español.


En 1977, Roman Polanski drogó, violó y sodomizó a una niña de 13 años cuya madre levantó cargos. El cineasta huyó de la justica y por varias décadas ha vivido exiliado en Europa. Hace unos meses, la justicia norteamericana recordó su caso (probablemente porque los abogados de Polanski  siguen luchando para que legalmente se retiren los cargos y pueda el  director volver a Hollywood) y se pretendió extraditar a Polanski estando él en Suiza. Protestas mundiales más argucias legales de esas que se dan en USA, lo dejaron en libertad, a pesar de que todavía no puede  volver a su amado y progresista Hollywood donde hay más pederastas que en Bangkok.

Irónico es que esa misma progresía española que clamaba por la libertad de Polanski hoy exija la expulsión de Sánchez Dragó. Cruel es que una sociedad que ha fomentado y promovido la decadencia moral, y aplaude los peores vicios  como el amor al escándalo, hoy quiera ejecutar a uno de los suyos unicamente por él portarse a  la altura de sus códigos.

A proposito, la película que Luís menciona, sobre Gil de Biedma, se llama El cónsul de Sodoma, y si aparece un chico filipino, lo que motiva un chantaje, pero el poeta sale como víctima no como pedófilo.  

sábado, 30 de octubre de 2010

Obama en campaña: o lo que no debe hacer un presidente


El consenso de las encuestas sobre las elecciones estadounidenses del próximo martes es que pierden los demócratas. Como un defecto político es el vivir pendientes de las encuestas, como si fueran la Sibila de Delfos, la campaña demócrata se ha vuelto  agresiva hasta el punto de la chabacanería, y el pobre Obama anda echando el kilo “canvassing” por sus candidatos. Digo “pobre” porque es el único que no se da cuenta que su presencia afecta negativamente a los demócratas.

Se preguntarán por qué nos debe preocupar una elección menor en Gringolandia, pues porque todo lo que pasa arriba repercute abajo y nosotros estamos aquí pegados a la Antártica. Además esta campaña ha sido un muestrario  de cómo se manejan las políticas yanquis en momentos de crisis. Y nada mas en crisis que la popularidad del Presidente que repta por los suelos.

Conscientes de esos, muchos  candidatos demócratas buscan desembarcarse del Yate Obama alejándose de sus ideologías. En West Virginia, el Gobernador Joe Manchin, un Demócrata moderado  que se opone al matrimonio gay y al aborto, se ha negado a apoyar la candidatura de Harry Ried, el líder de la mayoría demócrata,  e incluso anunció que no apoyaría a Obama en una reelección. De poco le sirve porque las encuestan ya dan como ganador en su estado al Republicano John Raese.

Manchin no es el único candidato que no quiere que lo asocien con la corte Obamaniana. Más encima, Obama, famoso por su prepotencia y falta de tino, solo hace campaña por candidatos selectos, a los otros que se los coman las vinchucas En Rhode Island, el candidato Demócrata Frank Caprio descubrió que la visita de Obama a su isla-estado no incluía ayudarlo en su campaña. Ya en RI, Obama anuncio que no se iba a meter en lo asuntos electorales del estado porque el candidato opositor de Caprio, Lincoln Chafee, es amigo personal del presidente. ¡Pero qué petulancia! ¿Por qué no se quedo callado y en su casa?  Caprio,  indignado, y con justa razón, le mandó a decir al engreído híbrido que se metiera su apoyo por donde le cupiera mejor.

Aparte de dejar mal a su partido, Obama ha usado esta campaña como pretexto para su autobombo, echando mano de cuanto programa televisivo o radial soporte su presencia. Cuando no va él, manda a su señora que lo represente.  Se ha convertido en un espectáculo común el encontrárselo en todos los canales, hasta en los latinos donde ha ido a recuperar el voto hispano.

En un programa radial esa semana azuzó a su audiencia latina  a “castigar a sus enemigos”. Esta frase digna de  talibán ha incomodado incluso a lo demócratas. Feo decir que todos los republicanos son el enemigo común de los latinos. ¿Entonces cómo explica que entre los candidatos republicanos se encuentren Susana Martínez, Brian Sandoval, Raúl labrador, Abel Maldonado y Marco Rubio, que ya se perfila como ganador en la Florida?

Es condescendiente señalarle a ningún grupo étnico quienes son sus enemigos. Ese tipo de comentarios están bien en un líder revolucionario, pero no en un presidente que busca unir a su pueblo. Obama que tanto prometió que su gobierno sería para todos, ahora insiste en dividir. Aparte que se le podría considerar culpable de estereotipar puesto que ya en el imaginario gringo, desde los días de Pancho Villa, que los latinoamericanos están caracterizados como salvajes primitivos que todo lo arreglan a machetazo.

El último gafe del hawaiano fue presentarse en The Daily Show. Este programa de  de corte satírico, es  dirigido por John Stewart, uno delos miembros del triunvirato (los otros son Bill Maher y Stephen Colbert) de comediantes convertidos en opinólogos políticos. De los tres, Stewart es el más pasable, porque a pesar de militar en el ala izquierda del Partido Demócrata, es sagaz y no le tiene miedo ala verdad.


En el programa, Obama fue un triste espectáculo, ya parecía un fantasma de lo que fue., Además de verse muy demacrado, estuvo  apagado, torpe de palabra  y carente de argumentos. Stewart lo acribilló a preguntas que Obama respondía con evasivas y con frases vagas sobre los muchos logros de su gobierno que el pueblo todavía ignoraba. Su anfitrión exasperado le preguntó si acaso pensaba dar una fiesta sorpresa donde anunciaría todos esos misteriosos logros.

A pesar de todas sus estrategias, a Obama le ha ido en feria y solo medios muy partisanos aplauden su participación en esta campaña. Ha llegado a tal punto que el ungido se vio obligado a pedirle a Bill Clinton que hiciera campaña en su lugar puesto que el ex presidente tiene mayor popularidad que el actual.  No es chiste, Obama ganó  contando con el apoyo de tres grupos étnicos que poco a poco se han ido descolgando de su caravana.

Hoy en día, Bill Clinton es más popular que el patrón de su señora, entre judíos, latinos y... ¡Entre los votantes negros! Si hasta su propia gente es consciente de que Obama solo vela por sus intereses.


Curiosamente, y a pesar de todos los escándalos, Clinton tiene un prestigio incólume, precisamente porque no divide. Ahora mismo veo un reclame de una campaña para ayudar a reconstruir Haití que Bill ha co-fundado con George Bush, nada menos. Eso es algo que Obama es incapaz de hacer, porque no sabe curar heridas, ni amigar a las personas, ni darles seguridad, ni sabe tender puentes. Solo lo hace con el Islam,  sin darse cuenta que lo que hace es bajar el puente levadizo para que los moros invadan su castillo.

viernes, 29 de octubre de 2010

Descifrando el Tea Party: todos lo intentan, nadie le achunta


Para lo no estadounidenses, incluso para mi que sigo de cerca la política gringa, el Tea Party es un fenómeno confuso e inexplicable. Yo misma lo creía un partido. Los izquierdosos lo ven como un movimiento masivo, un tsunami de fuerzas oscurantistas, capitaneadas por el Mormón Beck y Mamá Osa Palin, y que cobija gente extraña como la Brujita O’Donnell. Los “teapartianos” en cambio se definen como una filosofía autóctona y nada novedosa, puesto que se basa en los mismos principios de los Padres Fundadores. Lo cierto es que el abigarrado Tea Party asusta, encanta o confunde a quien no conozca los valores estadounidenses, sofocados por décadas de progresías hipócritas y falsas correcciones políticas. Luis Arroyo ha descubierto, con ayuda del NYT, cómo perciben los europeos a Tea Party

Europa descubre el Tea Party
(por Luís H. Arroyo)

Ya sabemos que los de USA son malos. El Gran Satán, que decía Saddam Hussein. Son malos hasta para Pío Moa, que se cree que la democracia es un by product del concilio de Trento. Es la idea más estrafalaria oída en mi vida, pero en fin, como pese a todo Don Pío ha descubierto cosas. Para su solaz y de todo el solar patrio, he aquí cómo, según el New York times (y Foreing Policy), se ve el movimiento Tea Party en Europa. Delicioso...



La visión francesa de la fiesta del té es que son "teóricos de la conspiración, reaccionarios y elitistas. La fiesta del té también es un movimiento libertario. ... que desean que los dejen solos... vivir como antes, cuando todo iba bien, cuando Estados Unidos encarnaba el anglo-saxon status quo, cuando los talibanes estaban en la nómina de la CIA, y cuando ni los chinos ni Al Qaeda se opusieron a la hegemonía del Tío Sam Los que están en la fiesta del té son generalmente blancos (sic), y sienten una especie de pánico desde que el mundo comenzó a cambiar... No les gusta el cambio climático, porque no pueden imaginar cómo la humanidad podría tener en su poder echar a perder lo que Dios creó (sic). "

En el mundo hispano, El País escribió: "no sabemos si sentimos el horror más profundo o la más profunda piedad." Se refiere a la fiesta del té como un movimiento extremista, "orgullosamente extremistas."A partir de ahí, el diario advierte de que "a veces de los resultados totalitarios, de las mejores intenciones, crece el fanatismo entre los más benignos y estables. Los Estados Unidos está viviendo en uno de esos momentos en los que sus valores están en conflicto entre sí. "

Los alemanes caracterizan la fiesta del té como un "miedo a la caída de América. Por primera vez desde la crisis económica mundial de hace 80 años, las preguntas que están siendo planteadas son sobre el éxito del modelo de los Estados Unidos, el principio de que este país sin un Estado del bienestar siempre ha sido más exitoso que el de Europa”.

¿Son tan peligrosos los del Tea Party? No lo sé. Primero tendrían que ganar el poder para saberlo. Pero lo mismo se decía, exactamente lo mismo, de Reagan, y fue un firme defensor de la democracia en el mundo. Todos los cambios para bien que han habido en los últimos 30 años, como la caída del comunismo, o como el desarrollo de los países asiáticos, se deben a él.



Lo que pasa es que aquí en España algo similar al Tea Party es inconcebible. Aquí estamos en las antípodas de esos valores. Estamos anegados en intereses opuestos, como el Socialismo antes que la Libertad, la Inmoralidad antes que la Moralidad, y todas las virtudes que crearon la sociedad abierta que hoy conocemos y que, decimos, tanto nos gusta. ¡Pero, ay, creemos que vienen del socialismo (o de Trento, como el otro) y no es así! Nosotros, al parecer hemos parido la democracia. Yo no me enteré cuando fue el parto.


(Moraleja según Violante)
Ahora, voy a tener que salir en defensa de la"Fiesta del Té"no porque crea en esa entidad, más bien porque me duelen las úlceras de leer como tres países que están hundiéndose en arenas movedizas gastan tiempo y energía en lanzarle escupos al que queda al otro lado del Atlántico. Eso sólo lo hacen los gatos de tejado.

No se si han visto un  filme de los 70’s llamado Network ,cuya mayor cualidad es la excelente actuación de Peter Finch, quien recibiría un Oscar póstumo por su retrato de un periodista medio loco quien amenaza con suicidarse ante un inminente despido, pero antes, pide una oportunidad de despedirse de su público, pero lo que hace es gritar todo lo que piensa sobre su sociedad.


En un momento, invita a su audiencia a seguir su ejemplo. Ir a la ventana y gritar “I am as MAD AS HELL and I am not going to take it anymore (Estoy mas que harto y no pienso soportarlo mas). Eso en suma es el factor común de todos los “teapartianos”. Son gente de todas clases, ideologías, orientaciones y edades que está “mad as hell” ante gobiernos mentirosos, que insisten en seguir voluntades que no son las del pueblo. Están harto de déspotas ilustrados que les cobran impuestos cada vez que se les ocurren guerras o programas inútiles. Están hartos de los Big Brothers gubernamentales que se meten en su vida.

El periodista alemán tiene razón. Los estadounidenses no quieren que su sociedad, la más cercana a un modelo multicultural, fracase; no quieren importar un “Nanny State” que también ha fracasado en Europa. Por sobre todo, el Tea Party no quiere parecerse a Europa. No los culpo.

jueves, 28 de octubre de 2010

Las feministas VS El Capitán Alatriste

(Por Luís H. Arroyo)



Estoy viendo un estúpido debate sobre si condenar o no a Pérez Reverte por sus palabras descalificadoras a Curro Moratinos. Resulta ahora que un escritor académico no puede decir "mierda" y "huevos". Parece ser que el publicista de no sé cuantos libros no puede usar palabras "malsonantes".

Claro que, aclaremos, las únicas que atacan a P/R son mujeres: el mujerío. El mujerío dice ahora al hombre, al hombre experto en la palabra, lo que puede y no puede decir. Mira tú. Yo estoy un poco hasta los mismísimos de este mujerío en el poder, en el 4º poder, ayatolá disfrazado de "toleranta", cuando en realidad ellas prohibirían toda palabra castellana mal-sonante (a ellas; me refiero a un grupo específico de mujeres, claro). Pero, ¿no se dan cuenta que la moral de sus hijos se está yendo por la alcantarilla, mientras defienden al memo de Moratinos contra un señor que dice "mierda" y "huevos" con toda la razón?

Hace años que ya no puedes decir "maricón" sin mirar alrededor a ver quién te está espiando. Pero, ¿a qué estamos jugando? enseñan a los niños a masturbarse, pero ¿no podemos decir "maricón"? ¿Dejan a sus hijas a abortar a los 16 años, sin autorización de los padres, y se rasgan las vestiduras por unas palabrotas entre adultos? Hace años mil ya que una amiga me reprendió por decir algo así. Afortunadamente ya no la veo, porque era bastante represora. De izquierdas, decía ella, pero represora.

Estamos creando una ideología sexual nueva, quizás más represora que la anterior, y más contradictoria, pues persigue a las prostitutas y las palabras malsonantes, y todo lo que entienden como machismo, pero no los ofende que los niños y las niñas sean sexualmente precoces.

Qué razón tenía Thomas de Quincey: "se empieza matando viejecitas, y se acaba sorbiendo el té". Exactamente: llevamos años matando ancianas, y ya estamos sorbiendo ruidosamente el té.

Hasta los güevos, con perdón.



(Moraleja según Violante)
Tengo un poco que agregar a esta expresión de justa ira. Con mucho respeto a los españoles, pero su sociedad me asusta. Me asusta más la inglesa, pero como hablo español me preocupa más que España realmente está...dejando de ser España como lo profetizó Zapatero, al que cada vez le veo más cara de científico loco.

Sobre Moratinos llorando. Yo no me creo el cuento de que los hombres no lloran. Encuentro hasta sexi, que haya algunos que lloren de amor por Violante. ¿Pero llorar porque en el juego de sillas de musicales, Zapatero no le encontró un banquito? Eso es de maricuecas.


¿Cuántas veces la Gordis no cambió de gabinete y mandó a la casa a sus ministros? Y no se iban lloriqueando. El Chico Zaldívar que se fue “mal”, que se veía incomodo, que a mi me preció injusto que lo echaran, sobre todo por que lo reemplazaron una sarta de expulsados de la academia de payasos, salió con gran dignidad.

Aparte de si Moratinos es plañidero, intruso y bufón, Twitter es Twitter y Pérez Reverte y Perico de los Palotes pueden decir lo que quieran. No es el Rey, no es el Presidente, es un escritor.  Tampoco tiene que tener tantas consideraciones. Que yo sepa Moratinos no es el Papa, aparte que en España a Su Santidad se lo usa como papel de baño.

Que la gente se acalore por lo que diga un escritor y que les baje el prurito didacta de enseñarle como hablar, cuando ellos representan la ordinariez más absoluta, es una manifestación de algo que he estado viendo en las fuerzas progresistas yanquis: un abuso del derecho de palabra para reprimir la libre expresión del contrario.

Arturo Pérez Reverte es un buen escritor, avis raris en el mundo del bestseller español. No es hombre de derechas, pero es lo suficientemente agudo para ver las trampas de la cultura socialista. Eso ya lo pone, ante los progresistas, en el campo enemigo.
Mis queridos Lectores
Otro anuncio de Violante.

Como recordarán, hace un par de meses, les anuncié que colaboraría en el blog Cuaderno De Arena, hoy Ilusión Monetaria, propiedad de nuestro amigo y fiel lector Luís Arroyo. Como se habrán dado cuenta, la colaboración se estancó y se preguntarán el por qué. Y si no se lo preguntan, igual se los voy a contar. Descubrimos que el blog (y sus usuarios) estaba enfocado principalmente hacia la economía, ciencia que Violante no maneja, por eso ella decidió con humildad gatuna retornar a su espacio.

Pero sucede que a nuestro economista favorito a veces le nace escribir sobre otros temas y no tengo reparo en compartir el blog con él. Incluso es posible que escribamos a dúo sobre tópicos que nos interesen.

Para empezar, me traje de Ilusión Monetaria un airado comentario provocado por la muy certera aseveración del escritor Arturo Pérez Reverte sobre el Ministro Moratinos que, cuando Zapatero lo mandó a la casa, se puso a llorar como Magdalena.

El creador del Capitán Alatriste definió entonces al llorón (en Twitter) como “un perfecto mierda” y ahí ardió Troya, porque los progres y las progres se indignaron ante la fea palabra. ¿Y no que había libertad de expresión en España? Pero mejor lean el comentario de Luis Arroyo.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Halloween en Chile. Y otras incoherencias de la semana



Halloween es una festividad que marca el inicio de invierno, pero en Chile se celebra incoherentemente en la primavera. La estrofa del himno “Nazi”, “Deutschland, Deutschland über alles” fue entonado por primera vez por revolucionarios liberales en el siglo XIX. Ojala ahí pararán las incoherencias de esta semana, pero hoy miércoles veo que hay más y que siguen llegado a mis oídos. ¿Por qué somos tan tontos los humanos?

El solsticio equivocado


Cuando llegué a Chile y descubrí que celebraban Halloween, me quedé de una pieza. No sólo me resultaba ajena esta fiesta que habían importado en mi exilio y no sólo me irritaba que hubiesen trasladado en el calendario la Noche de Brujas que tradicionalmente se celebraba en junio en la Noche de San Juan.

Me asombraba el absurdo de celebrar el solsticio de invierno en plena primavera. Incluso me parecía ofensivo para los antiguos celas y paganos y wiccans modernos que ven esa noche (Samaihn como se llama en gaélico) como un espacio mágico, una noche en que se abren las puertas del otro mundo y que marca el punto anual dela llegada de la temporada invernal cuando los días se ácortan, las noches se hacen más largas y por ende mas peligrosas, ya que criaturas sobrenaturales aprovechan la oscuridad para espantar a los humanos. Pero eso obviamente sólo ocurre en el Hemisferio Norte donde yo la celebré en noches oscuras y frías muy conducentes a una atmosfera mágica

Obviamente, los tontorrones del Hemisferio Sur que salen disfrazados a pedir dulces y a tirar huevos no manejan esa información. No les importa. Tampoco les importa a los comerciantes quienes la trajeron a Chile como una excelente excusa para su negociado. ¡Guay de mí si desapruebo la oportunidad de otros de ganar un par de pesitos! ¿Pero por qué no crear un Halloween autóctono alrededor de la Noche de San Juan? ¿Para qué importar una festividad olvidando por completo su verdadero significado? Pronto tendremos Thanksgiving a la chilena y ramadas el 4 de julio. ¿Por qué tenemos que adoptar todo lo gringo y adoptarlo mal?

¿Qué cantaban los Nazis?


Palos le cayeron a Tatán, y desde Arrate para arriba lo han tildado de Nazi, por escribir “Deutschland, Deutschland über alles” en un libro de visitas en Alemania. ¿Por qué les ha molestado que nuestro Presi escribiera la primera estrofa del antiguo himno nacional alemán? Es una lastima que en su afán de injuriar a Piñera muestren la extensión de su ignorancia. ¿Por qué no imitan a Alejandro Navarro y se leen la Wikipedia?

Das Deutschlandlied (de donde sale el ofensivo lema) fue escrito en 1841, casi un siglo antes de la llegada del nazismo. La música la compuso Haydn en el siglo XVIII. Los revolucionarios alemanes en 1848, la convirtieron en su canto de batalla, y tras la unificación de Alemania, el Káiser la adoptó como el himno nacional. Inclusive la ultra progre Republica de Weimar que surge después del derrocamiento del Káiser, la aceptó como el himno de la nueva y democrática Alemania. Eso si, la primera estrofa, la que escribió Piñera, no se usaba en funciones oficiales por considerarla demasiado nacionalista. Pero en privado se seguía cantando el himno completo.

Los Nazis resucitaron esa estrofa y la usaron como obertura para su himno el Horst Wessel Lied. Por eso fue prohibida por los Aliados. Desde entonces, aunque Das Deutschlandlied en forma fragmentada sigue siendo la canción nacional alemana, ha habido intentos de recuperar esa estrofa prohibida y de limpiarla de absurdas asociaciones fascistas.

. Después de la caída del Muro de Berlín, yo oí a la muchedumbre cantarla completa. Y desde el 90 se permite entonar esa estrofa, menos en eventos oficiales. ¿Entonces de dónde tanto escándalo? Obligaron al Presidente a disculparse y él agregó una simpática excusa: “la cantaban en mi colegio". El Verbo Divino es un colegio elitista, pero nadie lo puede acusar de cultivar un alumnado fascista. Lo prueban dos de sus antiguos alumnos hoy pilares de la progresía chilena: el actor Pancho Reyes, y el antiguo Ministro de Hacienda de Ricardo Lagos, Nicolás Eyzaguirre.

El tsunami que no fue


Antes de ayer leía la noticia de un terremoto grado 7 en Sumatra. Lo bueno fue que al menos en el portal de Yahoo nos tranquilizaban “no hubo muertos ni heridos” y anunciaban que pronto las autoridades quitaron la alerta de tsunami. Lo malo es que el tsunami ocurrió ANTES del terremoto y ya se había tragado un centenar de malayos y posiblemente un barco lleno de turistas australianos. Lo feo es que el terremoto también había destruido 200 hogares y cobrado más de 60 victimas. Moraleja, el afán de publicar una noticia apenas sale calientita del horno, a veces les va a quemar los dedos a los periodistas.


Chusma, Chusma, Chusma


Hemos hablado hasta la nausea de cómo Europa no vio el peligro de la inmigración musulmana como portadora de virus radicales y anti-occidentales. Que no cometan el mismo error dos veces y menosprecien un producto que surge del descuido anterior: el auge de movimientos fascistas y xenófobos como los “anti-racaille” (los Anti-chusma)que han surgido de la debacle social provocadas lpor as manifestaciones en Francia. Estoy segura que no son únicos y debe haber otros grupúsculos en el resto de Europa. Que no se aprovechen del pánico

martes, 26 de octubre de 2010

¿En qué momento se radicalizó el Islam?


Debo explicar que el título no es una pregunta retórica. Realmente no sé en que momento los árabes se volvieron monstruos, que el Islam se convirtió en una secta diabólica y que comenzamos a tomarles miedo y desconfianza a los musulmanes. Razones puntuales hay de sobra para todos esos hechos y coinciden con un punto en común. La radicalización del mundo musulmán que convierte a Occidente en blanco de su ira y en su objetivo de conquista.

Reitero lo dicho en una entrada anterior, la comunidad de origen árabe o musulmán en Chile está completamente asimilada, tiene una presencia importante en todos los ámbitos, incluso el político (el segundo apellido de Michelle Bachelet es Jeria de claro origen semita). Nadie nunca ha tenido nada que temer de parte de ella. Conocí mucha gente de origen libanés, jordano y hasta palestino en mi infancia. No eran diferentes a los demás.

Mas tarde en Estados Unidos, tanto en mi barrio como en el colegio (ambos vinculados con las Naciones Unidas) tuve la oportunidad de convivir y hacer amistad con gente de todas partes del Oriente Medio. Todos muy normales, sin problemas para convivir con otras culturas, incluyendo la judía. A pesar de que todos, en mayor o menor medida, eran anti-Israel, hacían un distingo preciso entre la Nación Hebrea y los judíos. Puedo decir que vivíamos en cierto grado de armonía. Celebrábamos y compartíamos nuestras similitudes religiosas y culturales.

Siempre oí de ellos que el Islam respetaba y toleraba a “The People of the Book” (la gente del libro), o sea judíos y cristianos, puestos que nuestras creencias tenían un originen común, el Antiguo Testamento. No recuerdo haber oído hablar de la Sharia nunca en aquellos días. Yo creía que las lapidaciones eran cosa del pasado, y únicamente en sitios muy primitivos ocurrían cosas como esposas mutiladas o crímenes de honor, que, a propósito, también se daban en el mundo latino.

Sin embargo, varios incidentes ya presagiaban el radicalismo que vemos hoy. Los 70’s comenzaron con la masacre de atletas israelíes en las Olimpiadas en Múnich y terminaron con el secuestro de miembros dela embajada estadounidense en Teherán. En 1973, como castigo a los países que habían apoyado a Israel durante la guerra de Yom Kippur, los países árabes miembros de la OPEP se separaron y establecieron un embargo del crudo que afectó a Europa y USA, aumentando los precios y causando una verdadera crisis. El embargo que duró hasta 1974 (a pesar de que Libia nunca lo levantó) fue la primera demostración que el mundo árabe (todavía no era cuestión religiosa e Irán no se sumó a estas maniobras) podía poner en jaque al Occidente usando el arma del petróleo.


Lo extraordinario es que a pesar de que en 1974, Henry Kissinger propuso un plan para crear energía alternativa, todavía hoy somos esclavos del petróleo árabe, y para colmo, del chavista que viene a ser lo mismo ya que Venezuela ha pasado a ser parte de esa esfera. Otro detalle curioso es que el embargo no produjo reacciones antiárabes en Occidente. Al contrario, más se enojaban con Israel.

Aparte del embargo, todos conocíamos la existencia de la OLP y de su Intifada, pero los veíamos como manifestaciones periféricas del mundo árabe civilizado y moderno. Y nada tenían que ver con extremismos religiosos.

Además, y esto es muy significativo, aunque los árabes a los que yo trataba socialmente se quejaban de Israel y defendían el derecho palestino a su propia nación, todos condenaban los actos de terrorismo y eran muy vehementes al vocalizar su deseo de vivir en armonía con Occidente y de modernizar sus países para que alcanzasen ese desarrollo del Primer Mundo. Por otro lado yo tenía amigos musulmanes pakistaníes, o nigerianos que no tenían ningún interés en este conflicto. Ni siquiera los turcos que por entonces andaban más preocupados de Chipre que del conflicto árabe-israelí.

¿En qué momento cambió eso? ¿Fue la radicalización de Irán la que aportó el factor religioso y afectó a los países adyacentes? ¿Fue la propaganda palestina que cambio la percepción de Occidente sobre ellos convirtiéndolos en inocentes víctimas? ¿O fue la impresión del mundo musulmán de que la cultura occidental era corrupta y decadente? Recuerdo a mediados de los 90’s, haber visto una entrevista con una americana, convertida al Islam, decir que las razones de su conversivo nacían de una repugnancia por una cultura que todo lo erotizaba que ya no tenía moral. Fue a primera vez que vi una mujer con niqab y en vez de incomodarme no pude menos que concordar con ella. Qué me iba a imaginar que su diatriba contra Occidente enmascaraba designios más oscuros y peligrosos.


Y de pronto me encontré en el Siglo XXI, viviendo en un mundo dividido, con gente que ni sabia donde estaba Israel, pero lo culpaba de los males universales. Donde musulmanes de Sarawak a Chad se confabulaban contra un Occidente al que no solo se repudiaba además había que dominar. ¿Cómo no lo vimos venir? ¿Cómo no lo evitamos? ¿Y estamos haciendo lo posible por contrarrestar ese ataque o les estamos poniendo alfombra roja a nuestros futuros conquistadores?

Me pregunto si esa esquizofrénica dualidad occidental de matar iraquíes y talibanes en sus tierras, mientras se abre la puerta a la islamización de la sociedad occidental comenzado por esa ridícula corrección política, no ha ayudado a crear una situación que no parece tener solución.

domingo, 24 de octubre de 2010

El fin del multiculturalismo ¿qué lo mató?

Encontré un par de artículos perturbadores en ABC. Uno habla sobre el auge de grupos políticos xenófobos en Europa y otro sobre la necesidad de integrar a los inmigrantes a la sociedad alemana. Aunque los prejuicios son algo omnipresente en toda sociedad donde conviven más de una cultura, hay un factor nuevo que los hace más preocupantes.

Tras la declaración de Ángela Merkel, han surgido muchas voces de apoyo para crear una Alemania mas integrada. En ningún momento se pide la expulsión de inmigrantes, ni se cierran las fronteras. Se solicita solo que los nuevos alemanes no vivan de manera segregada, que aprendan el idioma y se comprometan con los valores del país. Nada más lógico, pero me surgen algunas dudas.


Primero ¿Por qué ha sido Alemania la primera en constatar los peligros de un falso multiculturalismo? ¿Por qué no Francia o Inglaterra que tienen mayores problemas e incluso han sufrido disturbios raciales en sus capitales? Además, no puedo olvidar que la mayor ola de racismo del Siglo XX surgió en Alemania contra un segmento de su población que estaba tan asimilado que se sentía más alemán que Hitler, que era austriaco.

Yo también he sido inmigrante. Sé lo que es tener que aprender un idioma, costumbres nuevas, sufrir pequeños desprecios y burlas por ser diferente. Conozco a personas a las que la experiencia ha amargado y radicalizado. Me pregunto por qué a mi y a otros no, cuando volví a Chile era yo la mayor promotora de los valores estadounidenses. Pero tal vez fue el que siempre vi la asimilación como una opción. Obvio, por entonces no había problemas de terrorismo ni miedos a la diversificación racial que juegan papeles importantes en este temor al multiculturalismo en ambos lados del Atlántico.

Mi experiencia de vivir en un crisol de razas, me indica que se puede vivir perfectamente sin asimilarse. La mamá de mi mejor amiga, señora peruana de origen chino, vivió hasta su muerte en Staten Island, sin aprender inglés. Se batía perfectamente con el castellano y el dialecto cantonés y hacía su vida entre ambas comunidades. Por otro lado, conozco muchos gringos que en zonas de mayor migración hispana, aprenden castellano para interactuar mejor con esa comunidad. Y cuando un americano se casa con algún miembro de grupo étnico u otra nacionalidad suele adaptarse a las costumbres de su pareja. USA, con todos sus defectos, era hasta el S-11, un ejemplo exitoso de sociedad multicultural.

Una de mis diez novelas favoritas, y se la recomiendo, es Quo Vadis de Henryk Sienkiewicz. Uno de sus muchos meritos es un retrato muy veraz y fascinante de la Roma de Nerón. En una escena, el protagonista Marco Vinicio y su tío Petronio, nobles patricios romanos, deambulan por una Roma completamente multicultural. El autor nos describe a los transeúntes, hay griegos, egipcios, etíopes, bárbaros, hebreos, etc. Todos miembros de los países conquistados por Roma y todos viviendo en una atmosfera de tolerancia, armonía y sin tener que abandonar sus costumbres ni religión.


En otra escena, Petronio le dice a Vinicio que no entiende por qué Ligia, la heroína, siendo cristiana no va a la sinagoga como los demás judíos. Los romanos comenzaron viendo a los cristianos como una secta judía (lo eran originalmente) y se sorprendieron al descubrir que al revés de los judíos que no tenían problemas con convivir con los romanos, los cristianos insistían en segregarse y llevar su religión como misterio.

A medida de que se conocía más sobre los cristianos, las autoridades romanos se alarmaron. Estos eran unos revolucionarios blasfemos que querían destruir el panteón romano, implantar el monoteísmo, un estilo de vida ascético incompatible con la elite romana, y destruir las barreras sociales. En fin, querían cambiar la sociedad. Peligrosos, muy peligrosos. Por eso se les persiguió, se les vio como enemigos del estado, y se buscó erradicar sus costumbres. Pero antes se intentó asimilarlos. Incluso, antes del martirio, se les ofrecía a los cristianos la oportunidad de retractarse ofreciendo un sacrifico a los dioses y así demostrar su lealtad al Imperio.


No estoy siendo sarcástica al decir que fue el cristiaismo el que hizo dudar a Roma del peligro de albergar revoltosos en su seno. Como heredera de valores judeo-cristianos, soy consiente de que Roma se había vuelto un imperio caduco y corrupto, que necesitaba de valores firmes y disciplina para al menos salvar lo mejor de ella y trasplantarlo a una sociedad mas joven y enérgica. Sin embargo, es el mejor ejemplo de lo que ocurre hoy. La diferencia es que la actual xenofobia está dirigida contra grupos que ya han manifestado el mismo sentimiento. Los cristianos profesaban amor por sus semejantes, no ponían bombas, no querían matar a los romanos, ni deseaban implantar su modelo de vida a través de la violencia. Lamentablemente, muchos musulmanes si son culpables de esos actos.

La declaración por la cual Juan Williams fue despedido de su radio, incluía un comentario de que si rabinos Hasídicos hubiesen puesto bombas en aviones, el periodista también les tendría miedo al verlos abordar su avión. En el imaginario occidental los inmigrantes musulmanes van asociados con

a) Gente que comete atentados

b) Gente que desprecia Occidente

c) Gente con costumbres intransigentes como matar gays, cortarle la nariz a las mujeres, etc.

A la mamá de mi amiga puede tildársele de floja o descuidada por no aprender inglés. Cuando un musulmán no aprende el idioma del país le recuerda a Occidente su desprecio por los valores occidentales y su deseo de imponer su cultura sobre la ya existente. Aunque en Europa también molestan los gitanos y los latinos, es el miedo y desconfianza por el islam lo que ha motivado que en Suecia y Holanda ganen las elecciones candidatos de derecha y que se pueden tildar de islamófobos.


En Chile y en la mayoría de América Latina, la comunidad musulmana o proveniente de Oriente Medio está más que integrada porque llegó hace un siglo y estableció sus raíces en épocas en que el radicalismo islámico no existía. La historia es diferente en Europa donde cada día llegan nuevos elementos de un mundo cuya cultura parece incompatible con la europea o la norteamericana, un mundo que protege y fomenta el terrorismo, un mundo que irónicamente es xenófobo. Es por eso que los prejuicios aumentan y el frágil concepto de una sociedad multicultural es repudiado por muchos.




sábado, 23 de octubre de 2010

La cultura del vandalismo: por que no creo en las protestas públicas

Ricardo Lagos solía decir, con risitas socarronas, que la cultura de protesta era parte  de la democracia. Claro, como él no tenía que pagar los vidrios rotos. Yo no entiendo por qué si se protesta contra medidas gubernamentales,  se tenga que destruir la propiedad ajena y la vía publica.

A pesar de los disturbios y destrozos provocados por los sindicatos, que casi dejan a Francia sin combustible, Sarkozy aceleró y pasó su controversial ley de pensiones. Respeto el derecho de los sindicalistas (aunque los sindicatos no me merecen mucho respeto) de manifestarse, pero tratar de doblarle la mano a Sarko rompiendo vitrinas  me parece irresponsable y eso de tomarse los depósitos de gasolina me huele a maniobra de guerrilleros.

A los franceses, a pesar de ser tan burgueses, les encantan las revoluciones. Todos llevan un Gavroche adentro que quiere liderar al pueblo, asaltar la Bastilla y montar barricadas. Sobre todos los estudiantes que se sienten herederos de sus abuelos del 68, mitificados por historiadores progres. Pero me parece que estos disturbios han terminado en una monería carita y reaccionaria. Comprendo que si tienes 59 años y crees que jubilas el próximo año y te plantan dos años mas es para enojarse, pero no es razón para paralizar un país. Sobre todo  en un momento en que la mitad del mundo está en paro y desearían tener un empleo aunque tuvieran que trabajar hasta los 62años.

Hace un par de años los estudiantes franceses protestaban  que no les estuviera esperando un empleo a la puerta de la Sorbona cuando se graduaran. Oye, ni los que se gradúan de Harvard…Y ahora se quejan que los van a obligar a trabajar dos años más. En la mayoría de los países europeos la jubilación es a los 67 años.  Leí un excelente artículo en ABC sobre el perfil de estos estudiantes, muy reaccionarios y sindicalizados. No parecen ser elementos valiosos para una sociedad que necesitas gente creativa más que agitadores políticos.

Pero voy a dejar tranquilos a los franceses (tengo una abuela gascona) porque en todas partes las protestas y las manifestaciones van acompañadas de desmanes, destrucción de propiedad privada, y violencia. En Nápoles se les ocurrió crear un basurero gigante, quizás el mas grande de Europa. Hace años que los pobres habitantes de un barrio que colinda con el basural sufren enfermedades  e incomodidades provocadas por las miasmas. Esta semana, ya hartos, decidieron demostrarse con petardos, bombas Molotov e incendiado lo que encontraban y agrediendo a la policía. Acusaban a Berlusconi, pero todos saben que la mitad de la culpa recae en la Camorra, causa de todos los males napolitanos Pero anda a ver si los manifestantes eran tan gallitos para ir a tirarle una Molotov a un mafioso.

¿Nadie ha oído hablar de protestas pacificas? Existen. Yo las he visto en USA, incluso participe en algunas, y acá en Chile también. Pero por alguna razón, los revoltosos mas extremistas  (léase estudiantes) suelen ser proclives a actos antisociales. El 98, cuando trabajaba en la Católica de Valparaíso, en más de una ocasión quedé atrapada en un edificio, porque salir significaba ser agredida o por el chorro del guanaco, o por las bombas lacrimógenas, o por estudiantes que se portaban como mandriles hidrófobos. Por eso apenas aparecía alguien a anunciar “ya están en el parque Italia. Ya bajan los de la UPLA”,  yo agarraba mi cartera y apretaba como si oyera la alarma del tsunami.

En una ocasión en que estábamos sitiadas, una compañera, en avanzado estado de embarazo, decidió que salía si o si, porque tenía que ir a buscar a la niña a la guardería. Apenas la pobre asomó la panza por el portón de 12 de febrero, y le cayeron encima manifestantes que le vieron cara de oligarca. Fue horrible verla correr, perseguida por varios individuos con aspecto de maleantes. Un carabinero persiguió a uno hasta dentro del Edificio  Gimper y le dio un par de palos. Lo irónico es que los de la biblioteca estaban indignados. “Se violó la soberanía de la universidad” se quejaban como si la biblioteca fuera un templo. Yo tenía ganas de quitarle la luma al paco y darle palos a los cobardes que atacaban a una inocente preñada.

Inicialmente admiré el Movimiento Pingüino que galvanizó a los estudiantes chilenos el 2006 y años siguientes.  Los seguí con mucho intereses en las noticias, hasta me aprendí los nombres de sus líderes. Los consideré honestos, valientes, elocuentes. Pero la segunda ola me saturó. Me cargaban sus peleas internas en que se agarraban de las mechas como los cabros chicos que eran, su retórica politiquera y anárquica, su prepotencia iconoclasta. El jarro de agua que la María Música le tiró a la Ministra colmó mi vaso. No me gustan las manifestaciones de violencia gratuita, como no me gustan las argumentaciones “ad baculum” y parecen ser las únicas que conocen los movimientos radicales.

Una vez, creo que fue a comienzos del 73, mi hermano me leyó indignado una noticia del Clarín (al que no había que creerle mucho tampoco) que decía que elementos de Patria y Libertad pretendían tomarse el zoológico (entonces en el San Cristóbal) y asi paralizar Santiago so pena de soltar al león sin dientes y un par de culebras raquíticas sobre la población.

“Pobres animalitos” decía mi hermano que hasta entonces había sido muy pro PyL. “Pobre gente”, pensaba yo, porque los elefantes, los babuinos, los osos,  no hubieran atropellado ni  atacado al Chicho o a Altamirano, blancos del merecido odio de Patria y Libertad, sino a pobres peatones inocentes. Ese tipo de conciencia egoísta y antisocial, de que el fin justifica los medios, es lo que ensucia la mayoría delas protestas publicas en Occidente y termina por hacer olvidar las justas causas de las mismas.

jueves, 21 de octubre de 2010

El apolillado pretexto del racismo : ya nadie se lo cree

Hace poco alguien me decía, "ustedes los chilenos si son racistas. Miren como tienen a sus indios”. Iba a explicarle que el Conflicto Mapuche no tiene mucho que ver con razas, que ellos más que reclamar integración social o tierras, lo que piden es crear una nación separada, puesto que no se sienten chilenos y desean reagruparse junto a sus hermanos que viven en la Argentina. Pero decidí no gastar tiempo. Desde el momento en que abrió el paraguas del racismo ya perdió mi respeto.


A fines del Siglo XX se estableció que el concepto “raza” era demasiado turbio para poder usarse con propiedad. Ya para entonces comenzamos a hablar de etnias, termino igualmente enigmático que abarca una cultura, una herencia y una identidad. Sin embargo, últimamente la gente ha vuelto a emplear  el término “racismo” como una forma de defenderse y de atacar simultáneamente. Cada vez que alguien critica a Obama, se le tilda de racista. Cualquier queja contra el terrorismo islámico se define como “racismo". La declaración de Angela Merkel de que el intento de crear una sociedad multicultural en Alemania había fracasado inmediatamente suscitó acusaciones de “racismo”

Ese abuso de un término ficticio, aparte de pueril, es irritantemente manipulador. Lo que la Canciller quiso decir fue que era difícil que coexistan una cultura Occidental y otra que, en vez de abrazar estos valores en la medida que sea posible, intenta reemplazarlos por los propios. Sin embargo, esa misma Alemania hace menos de un siglo se lanzó hacha en mano en contra de un segmento totalmente asimilado de su población en nombre de la “pureza racial”, que nunca se entendió cual era, porque los Nazis adoraban a los árabes que eran tan semitas como los judíos.

Los prejuicios raciales suelen originarse en ideas erradas sobre las culturas. Los romanos creían que los cristianos adoraban una cabeza de burro. Los cristianos medievales creían que los judíos usaban sangre de niños para cocinar. Hasta hoy se cree que los gitanos roban niños. Y para muchos gringos, los latinos son una raza de ladrones, narcos y pandilleros. Obviamente, esto no tiene que ver con razas, sino con miedos. Una persona comete un crimen monstruoso y el miedo demoniza a toda una etnia. Pero más que racismo es la seguridad de que esa etnia posee una cultura nociva que predispone a su gente a hacer daño.

Consientes de esta trampa, los Estados Unidos, desde la caída de las Torres, han intentado ser más que civilizados con sus ciudadanos musulmanes y de origen árabe. La corrección política, ese terrible invento gringo, ha llegado a extremos que podrían considerase risibles si no fuera que tanta represión semántica ha conseguido aumentar la xenofobia antiárabe.


Uno que se cansó de la corrección política es Bill O’Reilly quien provocó un alboroto en The View la semana pasada. The View es un programa de televisión que, como su nombre indica, busca presentar diferentes puntos de vista. Pero hace años que sólo acepta una óptica, la del aquelarre de locas que lo maneja. Cuando O’Reilly, que estaba ahí para promocionar su nuevo libro, dijo que lo musulmanes habían derribado las Torres Gemelas, dos panelistas indignadas lo intimaron a añadirle el apellido "extremistas” a “musulmanes". O’Reilly no quiso y en protesta las susodichas, Joy Behar y la actriz Whoopie Goldberg, abandonaron el plató considerando que Bill era racista.

Este incidente nimio ha provocado todo tipo de comentarios en la prensa americana. Muchos, aun en contra de la postura de O’Reilly, consideran que a las protestantes se les pasó la mano. En cambio, otros aplauden a rabiar al periodista por manifestar lo que es el sentir de muchos. Juan Williams, periodista demócrata, autor de varios libros sobre la lucha de los derechos civiles y ex reportero de la Casa Blanca, estuvo de acuerdo en que O’Reilly no debería embarcar a todos los musulmanes en el mismo bote con los terroristas, pero admitió que al abordar un avión en el que viajaban unos árabes con chilabas y otras indumentarias distintivas, él se había sentido incomodo. Solo por es comentario, Juan Williams fue despedido hoy de su trabajo. Como es afro-americano le aconsejaría que demandara a sus patrones acusándolos de racistas.¡Sobre todo porque NPR de donde Williams fue despedido se ha quedado sin periodistas negros!

O’Reilly y otra gente pensante es consientede la existencia de musulmanes “moderados” al igual que aprecian  aspectos de su cultura que no son perversos ni malsanos. Pero la gran mayoría del colectivo musulmán está compuesta por gente intransigente, agresiva y empeñada en imponer sus puntos de vista y leyes en el mundo Occidental. El pequeño y marginado grupo de moderados cada vez está más asustado, más cohibido y más silencioso, consiguiendo así que todos asocien la palabra “musulmán” con los extremistas.


Yo creo que hay más judíos, incluso en Israel, que protestan ruidosamente contra el maltrato de los palestinos, que musulmanes que repudian públicamente el concepto de la Yihad y la Sharia. Lamentablemente ese estado de cosas solo consigue aumentar la xenofobia anti-Islam puesto que la única cara visible que presenta el mundo musulmán es la radical. Tanto así que eventualmente no podrán escudarse tras acusaciones de racismo.

martes, 19 de octubre de 2010

¡Y comenzó el chaqueteo! Las críticas sobre el rescate

Para los que desconozcan el término,  “chaquetear” es nuestro deporte nacional, y consiste en que cada vez que se ve a un chileno sobresalir en artes, política o filantropía, tratar de derribarlo, de menoscabarlo, de encontrarle fallas. Ahora las victimas del chaqueteo son todos los que intervinieron en el rescate y que se han llevado la gloria. Sobre todo Piñera al que le critican que hasta le haya llevado unas rocas de la Mina San José a la Reina Isabel.


Llevo días leyendo las alabanzas y elogios que la prensa extranjera prodiga a todos los actores de este rescate y no puedo evitar recordar un dicho colombiano: “Hoy te alabo, pollo; mañana te guiso”. Con eso en mente, es casi un alivio llegar a The Clinic y encontrar un espectáculo diferente. A mi Golborne Bello no me lo bajan de “mono” y todavía se acuerdan de su viaje a Sudáfrica, semanas antes de que ocurriera el accidente. Qué argumento tan pobre para criticar.


Hablan de un circo, llaman a Piñera, “Señor Corales” (me copiaron, copiones); dicen que Sougarret se llevó los laureles que le correspondían a los rescatistas. No es así. Puesto que hasta en USA se saben el nombre de los rescatistas, que unos son de la Armada, que González fue futbolista, etc.

Dejo a un lado a The Clinic que le gusta dársela de anárquico e iconoclasta (ellos fueron los rotos que publicaron una foto de lesbis besuqueándose y le pusieron de pie “El Gabinete de la Bachelet") y al final son puro Contreras Machuca. Más grave me parecen los comentarios que leo en otros sitios sobre un sensor que si lo hubieran colocado al comienzo del rescate, hubieran percibido señales de vida antes del decimo-septimo día.

No sé quién o quienes fueron culpables de ese olvido. Miguel Fortt se ha adjudicado la culpa, pero sinceramente ¿qué hubiera cambiado? Es cierto se habría evitado la angustia de los familiares, pero se hubieran demorado igual en llegar a los mineros y llevarles suministros.

Más grave me parece que no hubiese salida, escaleras apropiadas, que se demoraran en avisar a autoridades y familiares, que unas horas antes los mineros alertaron que se venía un peligro y no los dejaron subir. Pero esas cosas ya las sabíamos. Desenterrarlas hoy solo sirve para recalcar la mala gestión de la compañía y la oportuna intervención del gobierno.

Aunque hay gente tan bruta que en un sitio cuyo nombre no mencionaré, pero que es virulentamente (y sin ser ni peruano, boliviano ni argentino) anti chileno, decían que si “el mismo Piñera aprobó la apertura de la mina…”. Me confirma que los burros tienen acceso al cibercafé. Otro se queja de que se preocupan tanto de los mineros chilenos y no de los chinos y se auto responde “claro, porque son chinos”. No entendí si hablaba de un racismo mundial hacia los habitantes del Celeste Imperio o si se quejaba de que a los chilenos nos inflan más.

Pero qué se puede decir de los extranjeros, si en foros chilenos opositores al gobierno había quien el mismo día del rescate quería que éste fracasara”para que se venga abajo el reality de Piñera”. Ese mismo lindo dijo, después del rescate, que éste podría ser un “montaje”. ¿No les dije que somos “chaqueteros? Recuerdo otros idiotas que durante el rescate, mientras hacían listas de los errores vocales del Presi (le dijo Florencio Ceballos a Florencio Avalos), se quejaban de que por qué bajaban rescatistas en vez de subir mineros. Calladitos, se ven menos feítos.




El Mercurio reveló que LAN había pagado el viaje a periodistas latinoamericanos para que cubrieran el evento. ¿Y? Muchos candidatos de la Concertación le pagaron el viaje a no sé cuantos chilenos en el extranjero para que vinieran a votar por ellos. La cobertura mediática ha mejorado nuestra imagen en el extranjero. Comprar votos no.

Mucha gente en Chile se ha quejado de cómo se ha utilizado esa tragedia para convertirla en fenómeno mediático, pero pocos reparan en lo que ha significado todo este “circo” para la economía de Copiapó y zonas aledañas. En los hoteles no cabía una aguja. Lo mismo se aplicaba a los restoranes. Los periodistas, los técnicos, los curiosos, todos tenían que comer y dormir en alguna parte. Todos los locales, hasta el más piñufla no daban abasto, se tuvo que contratar personal extra. Para un país que tiene una alta cuota de desempleados eso también es un milagro.

Sn embargo, un estudiante de medicina que hacía el internado en el Hospital de Copiapó donde tenían a los mineros, protestó porque no se podía atender a otros enfermos puesto que todo el personal estaba pendiente de los rescatados. Otros se quejan que al año mueren 30 o mas mineros (en China mueren 2, 000 anualmente) y que no reciben tanta atención. ¿Será porque vale más salvar la vida de 33 en dos días, que llorar a 30 en un año? Por supuesto que queremos cambios en las condiciones de trabajo de los mineros, y de los que trabajan en los aserraderos, y de los pescadores, y sobre todo queremos que haya trabajo, pero eso no implica no celebrar el rescate.

Y lo que más gracia me hace es que quienes han sido adictos a “Rojo”, "Pelotón" y cuanto reality “rasca” se haya hecho en Chile, los mismos que en cable se cuelgan del American Idol o equivalentes, ahora se lamenten ante el abuso mediático de este rescate. Ahh y muchos se olvidan que en los 20 años de la Concertación, no hubo reformas respecto a la minería, en cambio reabrieron bajo sospechosas circunstancias esta misma mina. Eso ocurrió durante el reinado de La Vero Michelle, que lo único que tuvo que decir desde Hanói, después del rescate fue “Este accidente se podría haber evitado”. Si, Gordis, tú y tu gobierno chambón y corrupto pudieron haberlo evitado.

viernes, 15 de octubre de 2010

El maestro de ceremonias: ¿volverá Sebastián Piñera a sorprendernos?



Lo cortés no quita lo valiente y hasta la Oposición (y Tatán enfrenta una doble, la de Derecha y la de la Izquierda) ha reconocido el tremendo esfuerzo orquestado por Sebastián Piñera y su gobierno como factor primordial en el milagroso rescate de los 33. Son innegables su infatigable labor, su gran carisma que hasta se puede acusar de simpatía, y su fe en valores nacionales desaparecidos o impensables en naciones mal llamadas “desarrolladas”. Pero la pregunta de los cínicos es si podrá Piñera opacar esta acción con otras similares. ¿Por qué se puso los pantalones para este rescate y se le sueltan los suspensores en otros momentos en que el país lo necesita?

Ya he oído quejas a diestra y siniestra que Piñera está en todos lados y nunca fue tan omnipresente como en el rescate. Apareció allá en la Mina San José para recibir a los primeros. Se retiró para descansar un poco y luego reapareció para recibir a Evo y explicarle la dinámica del rescate. Se fueron juntos al hospital de Copiapó. A ratos aparecía en La Mina, cuando se iba dejaba ahí a la también infatigable conyugue. Esa noche, él y La Primera Dama estaban ahí aguantando el frio pampino para recibir al último. Tras lo cual el Presidente se mandó un doble discurso en castellano y en ingles. No recuerdo nunca haber visto un presidente tan efervescente ni tan activo.

Es cierto que a ratos parecía El Señor Corales, el maestro de ceremonias del circo, presentando a los mineros con parientes de ellos mismos. En el hospital le decía a Mario Gómez “no, si yo leí su carta, se la llevé a su señora” (ahora Tatán es cartero). Por una vez concordé con la Señora K. que le tuiteó a Piñera “¡Sos igual que Mario Sepúlveda!” Pero mas allá de ese cinismo chileno que sacamos a relucir cuando nos da pena ser sentimentales, hay que reconocer que todas esas pequeñas payasadas ayudaron a hacer al presidente más humano y más cercano.

Nadie lo reconoció más que los rescatados y sus familiares. "Nunca lo vamos a olvidar" dijo la madre de Carlos Bugueño al abrazar al Presidente con lágrimas en los ojos. Raúl Bustos, el técnico de la superficie que quedó atrapado donde no debía estar por azares del destino, le dijo al Presidente tras su rescate “siga por esa misma senda”. Y mi momento favorito, el momento de mayor dignidad de la noche y también del Presidente fue cuando salió de las entrañas de la montaña, el “capitán General” Luis Urzua y le dijo con voz entera “Le entrego el turno como acordado”.

No tenemos que repetir que en estos momentos la popularidad y prestigio personal de Sebastián Piñera están en las nubes. Que se le ve como el digno jefe de una nación de héroes. El mundo ha quedado impresionado ( por lo que es más que un fenómeno mediático) ante nuestras manifestaciones de fervor nacional, ante el temple de personas que viven bajo códigos arcaicos de familia, D-s y Patria.

En un blog leía “¿alguien se imagina a Zapatero y los suyos aguantando tanto tiempo?” comparándolo con el Presidente y sus ministros. No tengo que compararlo con Zapatero, ni con Obama que demostrando ignorancia e incompetencia, abandonó la crisis del derrame en el Golfo en manos de la compañía lo que provocó una tragedia ecológica evitable. Me pregunto si La Bachelet, que tenia rápida la sonrisa, pero sus ojos eran duros y su cuerpo tieso, hubiera podido aportar la calidez y emotividad que presenciamos en Piñera durante todo este proceso. ¿Se hubieran apersonado Gomilalo y La Martita en el desierto a aguantar camanchacas, o hubieran mandado algún ministro en su lugar? De Lagos ni hablo. Conociéndolo no hubiera levantado un dedo, hubiera dejado todo en manos de la compañía. El quería que el país se manejara solo, que los Centros de Vecinos se encargaran de los delincuentes, y que Don Francisco se ocupara de las obras de caridad.

Pero para no ojear al Presidente, tengo que terminar con unas preguntas. ¿Presi va a seguir por esa senda que le aconsejó Raúl Bustos, va a cumplir con el turno que le dejó Luís Urzua? Porque en el pasado nos ha defraudado. ¿Va a seguir queriendo gobernar como un Demo y ninguneando a la Derecha?

Entiendo y no excuso, que no indultara los militares, porque si para nosotros ellos son héroes, para usted son criminales. ¿Pero entonces por qué permite que los argentinos den asilo a Apablaza o les hace concesiones a los montoneros mapuches, que no representan a su etnia, sino son terroristas que mucho daño ha hecho a la ciudadanía chilena habitante de su zona? Decídase de una vez a ser el presidente de todos los chilenos, no solo de la mitad que precisamente no votó por usted. Entiendo que la Señora K ande chocha con usted y lo tuiteé como si fuera su polola. Claro, si no les hizo un escándalo por estar integrando a su sociedad a un criminal como Apablaza. Es bonito querer unirnos al resto de América Latina, pero no compre paz a costa dela dignidad nacional. No, después de enseñarnos el valor de esa palabra.

jueves, 14 de octubre de 2010

La Gran Fiesta Chilena: El rescate de los mineros


Es un hito histórico, único, digno de aparecer en Guinness, cubierto por los medios de todo el mundo.”No nos traten como artistas” dijo Mario Sepúlveda, el segundo rescatado, pero no pueden evitarlo. Y sin embargo la tragedia ha sido nuestra; el modo de manejarla, ayudado por maquinaria y tecnología extranjera, ha sido muestra del ingenio chileno; y el rescate fue “La gran fiesta chilena”. Si, ya sé, suena a reality, pero de eso se hablará después.

Me prometí no escribir una palabra hasta que el último rescatista llegara a la superficie, pero aquí están mis observaciones sobre la gran noticia de ayer que recorrió el mundo. La cobertura de los medios ha sido impresionante. A medianoche del martes, cuando me rindió el sueño, había diez canales en mi sistema de cable cubriendo en vivo desde la Mina San José, solo cinco eran chilenos. Por un canal argentino, yo vi a Mario Gómez salir de la Fénix; Megavision me mostró el rescate de Alex Vega, y a ese invento “bolivariano” Telesur le tocó presentarme el rescate de Jorge Galleguillos y por supuesto la llegada de Evo. Es que cada noticia tiene también su color político.


Diez años en el rubro, me han hecho, a mí pesar, gustar del sensacionalismo. Me dio lata que Evo no estuviera presente cuando el minero boliviano llegó a la superficie. Pero igual me emociono ver que Evo, después de Tatán, abrazaba al minero Galleguillos.

No sé que momento fue más emotivo. Yo creo que todos los que vimos el rescate tenemos nuestro momento favorito, un minero –mascota, algo que se grabó en nuestra mente. Sabemos mucho de ellos. Las cámaras se han metido en sus casas a ver como las señoras le preparan la mamadera ala guagua. Se ha intruseado en sus videos familiares. Se sabe quien es hincha del Colo, quien baila bien la cueca. Se sabe cual se deprimió más allá abajo, quien escribió poemas, quien atendió a los enfermos y quien instaló las cámaras. Sabemos que vienen de todo Chile, de Rancagua, de Talcahuano, de Talca, y por supuesto, Juan Carlos Mamani, viene de Bolivia. Sabemos hasta lo feo: quien tenía dos mujeres y a quien le gustaba empinar el codo. Por eso uno puede hablar del síndrome del Reality

Te das cuenta que no es un reality, cuando no te aburres de verlos salir de la capsula. Cuando descubres que cada rescate es individual, porque ellos son muy diferentes entre si. Incluso su manera de ejercer la minería era diferente. Allá abajo se entremezclaron mecánicos; técnicos, jefes y empleados; mineros curtidos y los novatos empujados a viajar al cetro de la tierra por esa necesidad de empleo tan grande que existe en nuestro país que los extranjeros creen que es tan rico.

Como siempre los niños conmovieron. Desde Byron que se salta el protocolo para abrazar a su padre, Florencio Avalos, el primero en salir, hasta la Antonia de once años que al ver salir a su hermano Richard Villarroel, estalla en llanto y corre a abrazarlo. Ella y su madre, a la que hubo que atender, hicieron saltar las lágrimas hasta a Andrés Sougarrette, el gerente de Codelco.

Hay tanto que decir, tanto que ver de nuestra idiosincrasia en este rescate. En Telesur, con su conciencia marxista, se habló de “internacionalismo proletario” como factor de unidad. ¡Qué errados están! No son proletarios ni el Presi, ni la Cecilia Morel, tan fina, tan bella, un orgullo tenerla de Primera Dama. No es proletario el “jefazo” Laurence Golborne, ni lo es Andrés Sougarrette ni las muchas autoridades, ni los rescatistas de la Armada, ni los Carabineros. No lo eran los técnicos venidos de Australia, Canadá y otros lados, ni los periodistas de todo el mundo. Ni siquiera eran proletarios los senadores izquierdistas Isabel Allende y Lautaro Carmona, a los que anoche Piñera recordó, reconociendo su labor. Pero todos ellos se unieron primero para lograr, y luego para celebrar esta gran fiesta de identidad nacional, porque el rescate hace hincapié en nuestra personalidad chilena.

Principalmente en el ingenio que logró combinar tecnologías de la Nasa con mañoserías autóctonas para concebir un plan único, nunca antes llevado a cabo. ¿Quién fue el que ayer dijo que esto "lo hicimos a la chilena"? Cuando a Miguel Fort, coordinador de rescate se le preguntó por qué la puerta de la capsula no cerraba bien, respondió que en Chile muchas puertas no cerraban y que si había que repararla se recurría al “ingenio humano”. Yo creo que Don Miguel se refería al “ingenio chileno” porque al final la repararon a martillazos y a pataditas, como reparamos muchas cosas en Chile.

El temple de nuestra gente se vio en cada rescatado. Mario Sepúlveda que salió tan campante, animando las barras y echando chistes. ¿Quién creería que estuvo casi 70 días bajo tierra Franklin Villalobos, el futbolista profesional que se puso a chutear la pelota? Grande Don Luis Urzua, el “Capitán General”, el último en abandonar el barco, él que los mantuvo vivo, y que se tomó el tiempo para rendir un reporte al Presidente y a las cámaras y luego con su propio pie se fue al Triage, la zona médica donde otros lo precedieron camillas.


Otro detalle de nuestro carácter, fue el humor, el gusto a la “talla”, representado por supuesto por el gran Mario Sepúlveda que subió dando gritos, que animó las barras que lo recibían como el goleador máximo, que agradeció a sus rescatadores con un “¡se pasaron mijitos!” y que puso el toque alegre casi al comienzo de una jornada donde a todos nos subió la adrenalina. Sin embargo, fue Mario Sepúlveda el primero en dar declaraciones y en pedir “cambios” en la minería.



Eso también fue una muestra de nuestra personalidad. Somos sufridos, pero exigimos respeto. Somos orgullosos y allá abajo, no solo los mineros estuvieron cerca de perder su vida, también estuvieron cerca de perder su dignidad. Vivieron en condiciones infrahumanas por algo que nunca debió suceder.

La fortaleza de muchos de ellos va encadenada a su fe. Todos vieron imágenes de mineros persignándose o cayendo de rodillas en agradecimiento al Todopoderoso. Legendarias son ya las palabras de Mario Sepúlveda “estuve con Dios y con el Diablo. Gano D-s”. Monseñor Quintana hizo bien en mencionar la “piedad popular” del norteño. Porque esa fe de los mineros no está circunscrita ni a dogmas, ni siquiera a una denominación religiosa especifica, puesto que en Chile el Cristianismo Evangélico tiene muchos seguidores. Es algo más fuerte, más atado a la naturaleza y a lo sobrenatural que a ideologías divisorias.

Ya sé que en una semana, un mes, un año, conoceremos detalles que ensuciarán la jornada. Sabremos que no todo fue concordia allá abajo, ni generosidad allá arriba. Nada es bonito en este mundo, pero como se dice en Chile “lo comido y lo bailado no te lo quita nadie” y esa gran Fiesta Chilena de ayer, fue todo un banquete, un “patache” de lo mejor de nuestro pueblo.