domingo, 29 de agosto de 2010

En busca del honor perdido: La lección del "Tea Party"

Honor es una palabreja abstracta. Decirla evoca al Teatro calderoniano o imágenes de talibanes cortándole las narices a las mujeres. El poeta Luís Cernuda se quejaba de ese concepto español del honor que reside entre las piernas de una mujer. Cierto es que el honor siempre se ha asociado con la sexualidad, pero hay otros tipos de honores, como el “honor nacional” que ayer el Tea Party reclamó en un mitin en Washington.



Por primera vez en mucho tiempo, deseé estar en USA. Deseé haber podido participar en el “Rally del Honor” que ayer tuvo lugar bajo la mirada severa del monumento a Lincoln en el mismo sitio en que el Dr. Martin Luther King declamara su famoso y electrizante discurso “I have a dream”. Deseé vivir en USA para ser parte del Tea Party que apadrinó esta marcha. Pero también deseé que existiera un Tea Party en Chile, en España, Argentina, Inglaterra, México, en todo el mundo que juega a ser progresista y no se da cuenta que no surgimos de la nada, que hay una historia y una tradición a las que nos debemos y que son las bases del honor nacional.

Revisando la prensa “progre” mis ojos se tropiezan una y otra vez con apelativos que son zancadillas. Tanto el rally como el Tea Party son acusados de ser “controversiales” “conservadores” y “populistas”. Es cierto, ¿pero por qué la Izquierda siente que tiene el monopolio del populismo y de la controversia? Y ser conservador es un motivo de orgullo tanto para el Tea Party como para sus seguidores.

El Tea Party es una agrupación política conservadora que nace como reacción contraria a todos los valores de la administración Obama. Su nombre recuerda el episodio que da inicio a la Independencia de los Estados Unidos. Como todo en el Tea Party, el nombre va vinculado a una historia de la que se sienten orgullosos sus miembros, una historia que Obama quiere borrar, menospreciándola, ensuciándola, pidiendo disculpas por actos que deberían llenar de orgullo a la nación.

Desde que este mitin fue anunciado, que las fuerzas de la progresía lo han atacado, considerando que sería un asamblea política en la que se denigraría al presidente y a su gobierno. El comentarista Glenn Beck, “culpable”, y gran estrella del rally fue enfático al decir que no se haría política. Se prohibieron banderas y pancartas partidistas, con la excepción de la del Tea Party, una bandera estadounidense con el letrero de “No me pises” (“Don’t tread on me”). La carismática Sarah Palin, una de las líderes del El Tea Party habló, pero su discurso no tuvo un matiz político. Incluso Beck la presentó, no como la “Gobernadora” Palin, sino como "la madre de un soldado". Lo que no es mentira, Track Palin, su hijo mayor, ha servido en Irak.


Otro gran motivo de ataque vino del colectivo afro-americano que acusó a Beck de aprovecharse de la imagen del Dr. King. Al elegir como fecha de su reunión el aniversario del legendario discurso, los lideres de los derechos civiles lo acusaron de querer apoderarse de un legado que sólo les pertenece a ellos. Beck les respondió que el legado del Dr. King no es patrimonio de una raza, sino de todo el mudo.


Paralelo al rally conservador, había un mitin de Afro-Americanos liderado, por el hijo del desaparecido líder y por el Reverendo Al Sharpton (una figura más controversial que Beck), que celebraba el aniversario del discurso. Realmente se convirtió en un juego de ajedrez. A un costado estaban las piezas negras, en el Honor Rally estaban las blancas. Pero nunca hubo una confrontación. Y si bien es cierto que el Honor Rally fue mayormente caucásico, una de sus principales animadoras fue la Dra. Alveda King, sobrina de MLK.

Anoche en Fox News, Sharpton, que desde que lo conozco anda diciendo bobadas incendiaras, acusó a Beck de retractarse, puesto que no había cumplido con su promesa de “reclamar los derechos civiles”. Sharpton, y lamentablemente muchos afro-americanos cometen el mismo error, insiste en que “derechos civiles” solo se aplican a negros, con un poco de generosidad, quizás también a latinos. Se olvida que las libertades civiles abarcan todas las minorías étnicas y religiosas, inclusive las blancas.


Beck reclamó las libertades civiles de una nación, aludiendo a la perdida de valores culturales e históricos intrínsecos a lo que es la Unión Americana, y que superan barreras raciales. Todos los discursos se refirieron al factor espiritual como el mayor “igualador”. La Dra. King habló de una religión en la que no exista el color de la piel. Beck dijo “Hoy América empieza a volver a D-s”.

Muchos ven esta concentración como un ejemplo del poder conservador de USA. Ayer, en FoxNews decían que 500.000 estuvieron presentes. Los medios liberales dice que no alcanzaron a cien mil. Dejemos a los enamorados de las cifras que discutan los números. El hecho es que fue un momento histórico.

Dejado atrás Estados Unidos y el Tea Party, quisiera concentrarme en los valores universales que fueron defendidos en el rally, comenzando por el utópico concepto del honor nacional. ¿Qué es el honor nacional? Suena a chauvinismo, a nacionalismo fascistoide. Hitler siempre sacaba a relucir el honor alemán pisoteado en Versalles .Pero el que los nazis lo utilizaran como arma retórica no implica que el honor nacional deje de existir o no deba ser defendido.

Entiendo que cuando Obama va al Cairo y gimotea por los crímenes que Estados Unidos ha cometido contra el mundo musulmán y pide perdón al as victimas, está humillando el honor nacional. Tanto como el llorón Patricio Aylwin cuando pedía perdón por los atentados contra los derechos humanos cometidos por un Gobierno Militar que Don Pato y su Democracia Cristiana avalaron.

No se puede hablar en Chile de honor nacional cuando los gobiernos han regalado pedazos de nuestra tierra a otros países como quien regala rebanadas de torta. No se puede hablar de honor nacional cuando nuestro ejército está tan estigmatizado que a Blanca Gorda y a sus 7 Ministros les costó un parto  mandar tropas a restaurar el orden en Concepción, sumida en la anarquía después del terremoto.

No se puede hablar de honor nacional, cuando todavía nos da vergüenza haberles ganado a peruanos y bolivianos (dos países, dos ejércitos) en una guerra que ocurrió en el tiempo de MariCastaña.

Me imagino que otros países de Occidente también se sentirán incómodos ante el termino “honor nacional”, que, como Pepe Grillo, les recuerda a sus conciencias que se han olvidado de su culturas, que pisotean sus valores y borran su historia. Ojala le aprendan al Tea Party.

18 comentarios:

Luis H Arroyo dijo...

Un buen artículo, merecedor de salir en un gran periódico... que no existe.
Sostres, en el "MUNDO" tiene un buen artículo en favor de USA; pero en una página interior, y tras el artículo informativo que trata el acto como "ultraconsevador". ¿Porque molesta a Hussein Obama?

Violante Cabral dijo...

Me imagino que conoces o habrás conocido a ultra conservadores y al lado de ellos, los "teapartianos" son unos progres isquierdozos. Pero saca roncha a mcucha gente el que menciones religión, o que hables de valores o patria. Son términos muy peligrosos.
E Libertad Digital no he visto nada de esto. ABC tiene una nota muy escueta. Los diarios chilenos ni lo mencionan.

Charlete Libertarian dijo...

Un placer saludarte, Violante. El Tea Party es un movimiento, se llego hace unos pocos meses entre los diferentes T.Ps a construir unas bases comunes. En ellas no hay ni una sola idea politica. Los diferentes T.P son independientes y no hay lideres. Al no tener contenidos politicos todas las tendencias puedes estar representadas y ya no estan faltando democratas en el moviento que estan en desacuerdo con la direccion que esta tomando la izquierda. Un cordial saludo Charlete

Violante Cabral dijo...

Es cierto que el Tea Party no tiene ideología. Mejor, así atrae más gente, pero sus líderes son conservadores y las fuerzas no-conservadoras ya les pusieron ese cartel. Va a ser dificil quitarselo.

En cuanto a no ser una fuerza política, tampoco son un club de bridge, sus acciones tienen repercusiones políticas.

Charlete Libertarian dijo...

Los TP no tenemos lideres. Algunos politicos estan diciendo que son nuestros lideres. No es cierto. El Movimiento le da el respaldo a algunos lideres que considera de acuerdo a los principios TP, pero estamos muy lejos de tener algun lider politicos. Trabajamos cada uno casi casi desde nuestras casas. No tenemos lider politico. Que estemos teniendo peso politico sin duda. Pero nuestra fuerza es tambien tal vez nuestra debilidad, no hay lideres politicos no hay ideologia politica. La calificacion que quieran ponernos sera otra cosa, en realidad es una cosa con la cual se estan estrellando y cada vez nosot6ros estamos mas fuertes. Esto tal vez sea algo dificil de enteder fuera de este pais, pero este fue el origen. Charlete

Violante Cabral dijo...

¿Hay un equvalente al TP en la historia de USA?
¿Como miembro o seguidor del TP cuál crees que es la ideología que finalmente los una? ¿O mejor dicho adónde crees que los va a llevar la fuerza del movimento?

Anatema dijo...

Interesantísima entrada la que has escrito hoy. Además no tenía ni idea del Tea Party y su intento de restaurar el honor de un país que se ha torcido gracias al mesías que al final salió rana, obviamente Obama, otro gallo hubiera cantado de haber salido McCain (antiguo héroe de guerra, por cierto, con varias condecoraciones incluido “el corazón purpura” pues fue herido gravemente en combate amén de haber sido prisionero de guerra) que algo más sabe de honor por la patria.
Pero es que Obama, ya tiene bastante con disculparse con los pobres musulmanes a los que ha pisoteado USA, y ahora acaba de apadrinar a los nuevos superhéroes del islam. No es coña, dichos superhéroes compartirán incluso páginas con los héroes clásicos de DC (menos mal que yo siempre he sido más de Marvel), todo para conseguir un entendimiento entre el mundo islámico y el resto de la humanidad. JA.
Por si queréis ver a estos superhéroes por el bien del entendimiento Islam-el resto del mundo.
http://www.the99.org/
Siempre he pensado que los estados unidos era un país orgulloso de su honor nacional. Un patriotismo que he envidiado en ocasiones. En otros países incluso el mío si a alguien se le ocurriera hacer algo similar inmediatamente se le tacharía de fascista. De hecho poner una bandera en tu casa te puede jugar una mala pasada y tenemos que recurrir a acontecimientos deportivos para hacer gala de nuestra enseña patriótica. Es realmente increíble. En España por ejemplo ser español no está de moda, no puedes sentirte orgulloso de tu patria al menos públicamente. Menos mal que tenemos ganadores en varios deportes y podemos al menos en olimpiadas, mundiales o eventos similares, sacar nuestras banderas a ondear al viento.
Pero como siempre me desvío.
Quizás el que el Tea Party no tenga una inclinación política favorece mucho más su progreso, pues puede abarcar a muchas más personas. Y lo del toque conservador, nunca lo he entendido, ¿porque la gente confunde conservador con retrogrado? ¿Acaso tenemos que avanzar pisando por el camino tradiciones o nuestro pasado?
Pero como digo, por lo que me toca, mi amado país que como he dicho ya no lo reconoce ni la madre que lo parió, no puedo menos que lamentarme cuando ni siquiera los libros de historia entre unas zonas del país y otra coinciden, si cuando la historia se inventa, se oculta, se falsea para adaptarla a intereses nacionalistas, ¿que nos queda?

Vicente Olazaran dijo...

Que ilustrativo y qué bien escrito. Puede que te cite en un posteo (Con el vínculo a tu blog lógicamente), si me lo permites.

Violante Cabral dijo...

A Vicente
Puedes y debes. Siempre tendrás mi permiso para citarme en tu blog. Es un gusto y un honor

Violante Cabral dijo...

Querida Anatema,
Nadie tiene idea del TP. Yo misma, he derivado de Fox News un concepto que Charlete, como miembro, me corrige. Puesto que hasta ellos o ven como una fuerza conservadora. Para la prensa progre americana el TP es una manifestación del más rancio ultra-derechismo.
Reitero si McCain se hubiese lanzado como independiente, tal vez habría tenido una chance. Pero las filas del electorado gringo estaban cerradas e n contra de un triunfo de los Reps. Bush los dejó muy mal parados. Y no es por ofender a McCain, un héroe, un hombre admirable, pero creo que si los Reps vuelven a ganar en USA tendrán que usar un candidato, joven, innovador carismático. Que fue otra razón por la cual salió Obama, por que era joven, se veía atractivo ante la cámara, hablaba bonito y más encima era étnico.
No sólo Obama apadrina a los súper-héroes islámicos. Veo que Gadafi se la pasa en Italia. Es que Il Cavalieri Berlusconi ya no sabe que otra barbaridad hacer. Como tener a ese dictador fetiche como invitado. Y Gadafi se siente Aníbal el cartaginés finalmente conquistando Roma.
Yo también siempre he admirado el patriotismo de Usa, o quizás la capacidad de expresarlo sin censura. En Chile también fuimos así. Todavía somos así ante ciertos estímulos.
Jaa, aquí es obligación poner la bandera en el Mes Patrio (septiembre) y si no te cobran multa. Pobre bandera española. Pero nuestros textos de historia. Ayy. Tienes que ir al Blog de Vicente Olazarán, para que veas el estado de nuestros textos escolares.
http://loquehaya.blogspot.com/2010/08/los-crian-desde-pequenitos.html

No sé, anoche oi a un demócrata tildar al TP de incoherente, pero también los demócratas están asustados. Los movimientos en USA siempre cambian las cosas, mira a los Hippies en los 60’s y ellos también decían que no eran políticos.
Desvíate todo lo que quieras, que me encanta leerte.
A mi me duele mucho todo lo que pasa en España con su historia y con los esfuerzos del gobierno por borrarla. ¿Leíste lo que postee en Cuaderno de Arena “Borrando la historia?
http://cuadernodearenacom.blogspot.com/2010/08/borrando-espana-la-paradoja-de-la.html

La ironía es que quienes siempre recordarán nuestra historia son nuestros enemigos.

enestadodeguerra dijo...

Excelente artículo, como ya se ha dicho. Y muy ilustrativo, ya que la mayor parte de la información distribuída en España se limita a asociar a Sarah Palin con el Tea Party y, por ende, convertir a ésta organización en "algo" más a la derecha que la Derecha. Ya he comentado alguna vez que, para la progresía en España, la política estadounidense se divide en demócratas (que equivaldrían a la derecha extrema en España)y republicanos, que podrían equipararse a una mezcla entre Darth Vader y Mussolini. Y eso, si no tenemos en cuenta a los "Alcones" tipo Bush y cía.

Ya se han podido escuchar a algunos "progres" desencantados con las políticas "imperialistas" de Obama. Siempre intentando justificarlas con aquello de "Al fin y al cabo, Obama gobierna a estadounidenses" atribuyendo a estos ciudadanos una incierta sed de sangre.

Violante Cabral dijo...

No es mi intención hacer un panegírico de USA. No se puede, no hay país perfecto. (Otra cosa si fuera una monarquía, je, je)pero tiene muchísimas cosas buenas que deberían imitarse.
En cambio, les imitan los peores aspectos de una cultura que derivan de Hollywood y otros medios que no son exponentes fidedignos del American Way.
Hay españoles que creen que los gringos son como los personajes de las "slashers" que andan con sierras eléctricas y hachas buscando víctimas. Y muchos pacíficos estadounidenses creen que los españoles son unos bárbaros que torturan toros.

Anatema dijo...

Violante, gracias por los enlaces que ya he leido, y escrito comentarios en sus lugares correspondientes. Muy interesantes ambos. :)

Luis H Arroyo dijo...

Me encanta haberos presentado, sabía que conectaríais

Luis H Arroyo dijo...

Me encanta haberos presentado, sabía que conectaríais;
claro que son "incoherentes", es una emoción. ¿o es que las emociones no tienen representación?

Violante Cabral dijo...

¿Pero emoción y politica, no es una mezcla peligrosa?

Luis H Arroyo dijo...

Emoción y política sí son una mezcla letal. Pero la base de una sociedad estable, libre, es la creencia en sí misma, en ciertas cosas, en que tiene sentido vivir juntos bajo ciertos símbolos... Pero sobre esas creencias, claro que la política debe estar guiada por la prudencia.

Violante Cabral dijo...

Creo que los politicos también deberían provocarnos emociones positivas. Estaba anoche viendo el discurso de Obamay era tan inocuo el como sus palabras.