jueves, 5 de agosto de 2010

¿Gays paleolíticos o arqueólogos confundidos?

No hay cosa más irritante que ese prurito contemporáneo de ver los hechos de la Antigüedad con la óptica del siglo XXI. Este mal afecta hasta a los arqueólogos y los seudo arqueólogos, que hay muchos de esos allá afuera. Recuerdo un profesor que nos decía que en cincuenta siglos, al desenterrar un inodoro, los arqueologos dirían que era el trono de un rey primitivo, y que la Estatua de la Libertad era una diosa a la que rendían culto los paganos neoyorquinos. Mas o menos lo que ven los promotores de un exhibición de arte prehistórico en la Fundación Atapuerca que, según ellos, demuestra que ya en el paleolítico existía una Comunidad Gay en Europa.

La prueba son unos grabados que representan gente del mismo sexo intercambiando caricias. Eso para un par de paleontólogos, y para diarios como Público, es señal inequívoca de que el amor homosexual imperaba en la prehistoria.

¡Pobrecitos, dan pena! Un par de dibujos que ni siquiera concuerdan con la misma época (La Edad de Piedra abarca muchos siglos) no es indicación de que la sodomía o "dar vuelta la tortilla" fueran prácticas habituales en esos tiempos. Es como que, al ver esas Venus paleolíticas, asumiéramos que la obesidad también existía en los albores de la humanidad, o que el canon de belleza imperante eran las gorditas de tetas caídas.




Hay muchas interpretaciones para ese tipo de arte o incluso para comportamientos que podríamos llamar homosexuales en pueblos primitivos e incluso entre animales.

Espero que mi Maurito (desde el Cielo de los gatos) no se incomode por mi infidencia, pero aunque se le esterilizó antes de que cumpliera un año, él siempre se encaramaba sobre las gatas, ¡y también sobre los gatos! Mi Ma al verlo, con lógica de judía freudiana, decidió que era un “pervertido gato bisexual”. Años más tarde, el veterinario me explicó que lo que Mauro quería era establecer jerarquía, doblegando a los otros machos. Un poco como ocurría con ciertas tribus de Nativos Americanos, que cuando un “bravo” fallaba en el ejercicio de las armas, se esperaba que se vistiera de mujer y actuase en consecuencia. Incluso convirtiéndosele en concubino de otro bravo.

Antiguamente, a los prisioneros de guerra se les violaba (y no tan antiguamente. Es lo que los Gurkhas del ejército británico hicieron con los prisioneros argentinos durante la Campaña de las Malvinas). La violación heterosexual y homosexual sigue siendo parte de los métodos de tortura modernos ¿Entonces por qué pensar, cada vez que se encuentra una ilustración como esas, que es evidencia de la tolerancia o licencia de su época?

Bien podrían representar estos grabados escenas de tortura, actos de guerra, o incluso podrían ser dibujos didácticos para ilustrar comportamientos negativos. Por ejemplo, describir las acciones nefasta del culturas enemigas. Tal como la Biblia cuenta que las naciones rivales de Israel practicaban actos deleznables que iban desde el infanticidio hasta intentar violar a los ángeles, como ocurrió en Sodoma.

Los promotores de esta curiosa visión arqueológica, están entusiasmados con su hipótesis enclenque, que según ellos, certifica que la era rupestre era más abierta que otras, y que la sexualidad perfecta, tal como lo demuestran los comportamientos de los simios, es homosexual. Ósea, deberíamos vivir como los trogloditas y los monos. ¡Gran idea!

A ratos su ignorancia conmueve. Encontraron una escultura que representa un doble falo ¡y partieron de la base que era un consolador prehistórico! ¿Cuántos pueblos antiguos no usaban representaciones de los órganos reproductivos humanos como objetos religiosos? Aun hoy, en la India, y otros países del Oriente, en ciertas festividades se llevan en procesión esculturas del “lingam” y del “yoni” como símbolos de fertilidad. Y a nadie se le ocurre que una recatada dama hindú se va a meter uno de esos objetos en sus partes.

Efectivamente, hay animales que pueden exhibir comportamientos homosexuales, pero como los humanos somos los únicos que derivamos placer del sexo, habría que preguntarles a estos monitos por qué lo hacen. Quizás como Mauricio, lo hagan para humillar al contrincante en vez de, como lo ven nuestros depravados ojos, andar buscando sensaciones voluptuosas.

Efectivamente, en todas las épocas ha habido homosexuales. Como se han podido observar conductas homosexuales “”transitorias “en espacios donde conviven grupos segregados del sexo opuesto, tales como internados, monasterios, barcos, y cárceles. Pero que un pirata sodomizara a su grumete o que un par de cowboys, más de un siglo antes de Brokeback Mountain, se “calentasen” mutuamente en el trayecto desde Abilene a Santa Fe, no implicaba que ése fuera su “estilo de vida alternativo”.

Pero, eso no lo ven estos arqueólogos ansiosos de demostrar que lo que es la norma en San Francisco en el Tercer Milenio, también lo era en La Edad de Piedra. No se dan cuenta que el auge de una “Cultura” Gay poderosa y estridente sólo puede existir en una sociedad como la nuestra, erotizada, exhibicionista, consumista y ociosa.

¿Qué dirán los arqueólogos al ver nuestras ruinas en cien siglos más? ¿Conjeturarán al ver la Torre Eiffel, El monumento a Nelson en Trafalgar Square y el Obelisco de Buenos Aires que son indicios de razas de gigantas que usaban esas construcciones fálicas como consoladores?

Por eso prefiero a seudo arqueólogos como Erich von Danniken que profesan que todo en la Antigüedad se relacionaba con los extraterrestres. Epa ¿no será que los alienígenos también tienen Mafias Rosas?

9 comentarios:

Vicente Olazaran dijo...

Excelente blog. Con tu permiso, continuaré leyendo con detenimiento. Creo que te visitaré con frecuencia y te agregaré a mis favoritos.

Violante Cabral dijo...

Gracias Vicente,
Antes que todo, disculpa por la demora, pero no blogueo ni navego (a menos que el trabajo me obligue) los sábados. Ojala siempre encuentres este blog tan excelente y que te sea un gusto venir a visitarnos.

Blanch dijo...

Excelente nota, me hiciste recordar a una amiga que tenía una perrita que solía montar a otras perritas. Mi amiga, ferviente "librepensadora", adjudicaba esa conducta a que los perros también eligen su "preferencia sexual".

Por cierto, que los bonobos también copulan y juguetean con miembros de su mismo sexo, pero lo hacen para establecer jerarquías sociales.

De hecho, y aunque muchos me tilden de homofóbica por mis comentarios, es mi opinión que las relaciones homosexuales entre humanos tienen motivos muy similares a las relaciones homosexuales de los animales, que nada tienen que ver con "formas de vida alternativa" o "elección de orientación sexual".

Entre los griegos por ejemplo, es sabido que se fomentaba la homosexualidad masculina porque consideraban que la mujer era un ser absolutamente inferior.

Pero como bien dices, en esta época de comercialización y exhibicionismo todo se quiere explicar según los parámetros de modernidad (como si además estos fueran el ejemplo de vida a seguir).

Te invito a visitar mi blog:

http://dinoviolencia.blogspot.com

Violante Cabral dijo...

Lo que mencionas me recuerda una preocupación de un segmento (siempre silenciado) de la comunidad homosexual, que ven a medida que se crean estos estilos de vida artificiales también se crean estereotipos, y ahora en las parejas gays siempre debe haber un dominante y un sumiso, lo que a veces lleva al mismo problema de las parejas heterosexuales, la violencia doméstica.

Bueno, los bonobos se han vuelto un referente. Cada vez que el Lobby Gay quiere imponer su estilo de vida salde con que esos monitos ya practican juegos homosexuales. ¿Y qué? Yo tenía una gata que se comía el vomito. Hay tanto bueno que tenemos que aprender de los animales y nos ponemos a imitar lo que no entendemos.

Nadie sabe realmente lo que piensan los animales. A mi cada día me impresiona más encontrar en ellos cosas que hemos perdido los humanos, incluso dignidad y compasión.

Luis H Arroyo dijo...

Muy bueno, Violante, como el comentario tuyo que he leído en el "Laberinto" de Carlos.

Violante Cabral dijo...

Gracias por venir, Luís. ¿Viste que no discrepamos tanto de opinión?

Luis H Arroyo dijo...

Bueno, nunca he pensado que discrepaba contigo salvo en la expresión. ¡Yo soy un poco más bestia escribiendo! Aprovecho para felicitarte pro tu excelente comentario en el blog de Carlos. Estoy pensando en reproducirlo en el mío, me parece muy sutil. Si no te importa, claro.

Violante Cabral dijo...

A veces me gusta que discrepen conmigo por ser yo demasiado “tolerante”. A veces quisiera yo ser más firme en mis posturas. Pero no me gustan las cazas de brujas, ni segregar gente por cosas que no pueden evitar.
Por supuesto que puedes reproducir nuestro mini debate en tu blog. Yo visito tu blog a diario, pero no participo porque tus temas suelen girar alrededor de la economía, disciplina que es sanscrito para mí.
Yo estoy esperando que Carlos saque un nuevo tópico, porque “amenazó “con responderte mas largo en otra entrada, y el tema da para mucho.

Luis H Arroyo dijo...

Sí, claro, la caza de brujas es la peor consecuencia de estos procesos.