martes, 17 de agosto de 2010

Otra razón para abolir Facebook


Diariamente, vemos fotos en la crónica roja y en los noticieros de policías con criminales esposados o con cabeza cubierta. ¿Cuántas veces sentimos lástima por los criminales? ¿Cuántas veces nuestra ira se descarga contra el representante de la ley? Mi respuesta es “nunca”. Entonces, no entiendo el revuelo de la prensa mundial ante unas fotos que una ex recluta de Tzahal ha colgado de su Facebook en las que se retrata junto a prisioneros palestinos.

Sabido es mi fastidio por las redes sociales. He visto a tanta gente degradarse y degradar a otros en esos escaparates virtuales en lo que se expone lo íntimo y que nos convierte cada día más en una sociedad exhibicionista y narcisista.

He visto a reinas de belleza perder su corona y a estudiantes perder sus becas por fotos grotescas que han colgado en sus espacios “sociales” de Internet. ¿Pero quién les manda tomarse fotos que a la larga causan bochorno y quién les fomenta el habito de hacer el ridículo en público? Pues las redes sociales que manipulan la manera de pensar y comportarse de sus usuarios, privándolos del buen juicio y de la sensibilidad que obliga hasta a los animales a tener un poco de respeto por si mismos ¿Por qué creen que los gatos hacen un hoyo para luego enterrar su excremento?

Eden Abergil cometió una falta de delicadeza en tomarse esas fotos y luego postearlas. Ahora dice, como miles de chicas en situación parecida, que no sabía que hacía algo malo. Pues lo que hizo fue de mal gusto, tanto en tomarse esas fotos como en hacerlas públicas, pero vivimos en una cultura del mal gusto. Leía en AOL a una señora demostrar su indignación ante estas fotos. Señora, la caridad comienza en casa, vaya ver lo que postea su niña en su FB. ¿Sería menos escandaloso si Eden posteara fotos bailando desnuda o besándose con una compañera de batallón?

Lo malo, lo feo es que lo que hizo Eden tuvo connotaciones políticas. Y ya salieron los progres a comparar estas fotos con las de Abu Grahib. Por favor, en estas fotos no se ve a los palestinos siendo maltratados o exhibiendo señales de tortura.

Aunque no se puede decir que la actitud de la soldado era muy “profesional” tampoco los estaba amenazando con perros ni martillos. Además, ¿por qué estaban presos esos palestinos? Por buenos ciudadanos no iba a ser. ¿Acaso acababan de volar un bus lleno de niños, o estaban poniendo una bomba en un café, o agredieron al ejercito israelí? Pero los medios inmediatamente parten de la base de que son blancas palomas víctimas de una bonita ave de rapiña israelí.

“Aun no entiendo qué es lo que está mal” dijo Eden por radio. Niñita mía, está mal porque allá afuera hay una jauría de alimañas a la espera de cualquier noticia que pueda abochornar o enlodar a Tzahal. Acuérdense del escándalo que causo el inofensivo video de los soldados israelíes bailando que apareció en YouTube. Niñita mía, estuvo mal porque esas fotos, aparte de vulgares (indignas de una Hija de Israel como diría el Rabino F. director de mi vieja escuela) son ofensivas e insensibles. ¿Pero si no se le puede pedir sensibilidad y respeto a los políticos que promueven la construcción de la mezquita, cómo pedírsela esta criatura que ya viene formada en el culto de convertir su vida en espectáculo público?

Algo que me parece extraordinario es como se publicitaron tan rápido estas fotos que Eden retiró casi enseguida. Eso hay que agradecérselo al bloguero seudo liberal e israelí Dimi Reider que copió todo el texto y fotos del FB de Eden y las propagó añadiéndole comentarios moralistas... No hay peor enemigo que el que tienes en casa.

Hace unos días, respondiendo a alguien en este blog, dije que desconfiaba de un 20% de la población judía de Israel. Dimi Reider es parte de esa población. Solo me consuela que el espacio mas calientito del Gehena (el infierno judío) lo está esperando, porque quien destruye o ayuda a destruir la reputación de otro, es como si lo matara. No lo digo yo, lo dice el Talmud. Y Dimi y los otros israelíes que han ayudado a convertir este incidente en un escándalo internacional han destruido la reputación de Eden, de Israel y de su ejército. Ahh y entre ellos, también derechito al Gehena van los culpables de que exista Facebook. ¡Zukerberger no te vas a librar tan limpito!

8 comentarios:

enestadodeguerra dijo...

Tienes a mi mujer Anatema aplaudiendo (literalmente) tu opinión acerca de Facebook, que también odia por buenas y fundadas razones, tal y como tu has expuesto.

Por otra parte...

¿Porqué tenemos que tolerar la agresión contra esta soldado israelí? ¿Acaso sus fotos son de peor gusto que un mullah berreando y pidiendo fatwas? ¿O son más vergonzosas que esas frases del corán que piden torturar al infiel quemándolo para después volver a dotarle de piel para que no se pierda nada del castigo?

Esta soldado tiene todo mi apoyo.

Lo seguiría teniendo si en la foto hubiera sostenido la cabeza cercenada de un terrorista palestino.

Violante Cabral dijo...

Brr. Los perroflautas (¡que buena expresión!) gozarían contigo. Me alegro que tu mujer, como madre que es, ya vea los peligros de esas redes sociales.
Coo sepre, ustedes y sus opinionesson más que bienvenidas en este blog.

Ruy dijo...

Todo lo de Israel, aun lo mas impremeditado e ingénuo es provocación.Los actos terroristas
de islamistas son "justicia".
Extraña vara de medir.

Violante Cabral dijo...

Y para ser una nación tan sanguinaria y belicosa como lo es Israel, soporta estos ataques mediáticos con una paciencia digna del Rabino Hillel.
¿Te has fijado que cada vez que se enfoca a un árabe en los medios o vocifera sapos y culebras o si es hembra, llora a gritos como la Tosca? En cambio los israelies ponen cara de poker y hablan bajo como avergonzados.

Crispal dijo...

No creo que el problema sean las redes sociales. Éstas, como tantas otras cosas, no son más que una herramienta que puede usarse en una u otra dirección. El problema es el uso que hacemos de ellas. Ah, y ¿cómo has dicho que se llama el bloguero israelí? ¿Dhimmi Reider? ;-)

Por cierto, saludos desde el otro lado con todas mis simpatías hacia vosotros.

Violante Cabral dijo...

Es una combinación de sociedad exhibicionista, gente malformada mentalmente y de un Facebook que cada día demuestra ser más dañino que útil.
Dimitry "Dimi" Reider se llama el bloguero.
http://reider.wordpress.com/
Saludos a ti. Siempre leo tu blog

Crispal dijo...

"Dimitry "Dimi" Reider se llama el bloguero" pues debería llamarse Dhimmi: http://es.wikipedia.org/wiki/Dhimmi.
El concepto de dhimmi hoy en día es similar al del tonto útil, el apaciguador, el que cree que se puede dialogar con el islam.

Gracias por leerme. Es un honor para mí.

Violante Cabral dijo...

No había caido en la ironia. Pero cierto que gente como Reider (y hasta Obama) se portan como Dhimmis. Como si tuvieran que moverle la cola al Islam para que les tire un hueso.