viernes, 20 de agosto de 2010

Un viernes de paradojas

Se acerca, ya llega, viene otro barco cargado de… El cuento de las flotillas humanitarias se ha vuelto moda en el Medio Oriente. Hasta deberían hacer cruceros, o quizás una carrera de veleros en esa zona, ya que los enemigos de Israel se han puesto tan náuticos.


Lo original de esta flotilla, que ha salido de la Libia de Khadafi (excelente recomendación), es que sus pasajeros pertenecen al género femenino. ¿Faltarán mujeres en Gaza tras las cuales puedan escudarse los valerosos guerrilleros o necesitarán estos de un burdel marítimo? Porque no son monjas ni talibanas las que van en el barco. Baste decir que entre ellas va la actriz y estrella de videos libanesa May Hariri. Me parece una excelente idea que manden un símbolo de la cultura pop árabe, porque todas estas flotillas son manifestaciones del kitsch veraniego.


Lo que me parece paradójico es que este ejemplo de filantropía musulmana sea representado por una hembra pechugona que enseña pernil. ¿Dónde están el burka y el niqab para que esta señora tape sus vergüenzas? Primera paradoja, pero no la única de este malhadado botecito que navega con bandera boliviana. ¿Se han puesto bajo la protección de San Evo?

Noo, se han puesto bajo la protección de la Virgen. Por algo el barco se llama Santa María (ya sólo le falta la Pinta y La Niña). ¡Pero qué atrevidos e ignorantes! Se olvidan que la Virgen era una señora judía de nombre Miriam, muy quitadita de bulla y muy devota de su casa, que jamás se le ocurriría andar metida en esos bochinches antisemitas. También se les olvida que a los verdaderos devotos de Santa María no les va muy bien en los países árabes, ni en la Franja de Gaza.

Pasando a otro frente, de noche, como ladrones, han salido las últimas brigadas de combate americanas de Irak, dejando al país a merced de sus enemigos y del Diablo. Qué manera tan ignominiosa de acabar una guerra, pero no se lo digan a Obama que se pavonea como un Duce hawaiano por ese logro. Y harto tiene de que pavonearse. En menos de dos años, ha empujado al país al borde de la Depresión, ha aumentado el desempleo, ha dividido al pueblo americano y dado una imagen lastimosa ante el extranjero.

¿Qué busca Obama realmente? ¿Hundir a Estados Unidos? Tengo una amiga esotérica que dice que Obama es el Anticristo, el Papa Negro de las profecías de Nostradamus. Me da escalofríos recordar que en el siglo pasado, un cabalista me dijo que a USA la destruirían sus enemigos desde su interior. Nunca imaginé que esos enemigos estarían en la Casa Blanca.

Sin embargo, no osemos pensar mal de Obama que se nos ha revelado como un hombre muy religioso. El problema es que nadie se pone de acuerdo en cuál es la religión del híbrido. Para un 18% de sus súbditos, Obama es musulmán. Al paso les han salido varios ministros protestantes que insisten en la cristiandad del mandatario. Hasta su portavoz ha declarado públicamente que Barak Hussein reza todos los días (¿sobre una esterilla mirando hacia La Meca?).

Es un ejemplo de la mendacidad de esta administración el que pretendan vendérnoslo como muy religioso cuando nunca se le ha visto ni a él ni a su familia en los servicios  dominicales de ninguno de los templos cristianos de Washington. Obama siempre fue claro al referirse a lo ecléctico de su formación religiosa desde la madraza de Indonesia hasta sus polémicos vínculos con el reverendo Jeremiah Wright, un ministro conocido por sus comentarios racistas y anti-americanos.

No creo que Obama sea un hombre espiritual, ni que reverencie a ningún dios, aparte de las diosas Ambición y Arrogancia, pero es paradójico que en un país donde se habla de convertir el ateísmo en religión, donde se prohíbe la mención de D-s en las escuelas, y donde se ha declarado la guerra en contra de los símbolos navideños, exista tal preocupación por demostrar que su presidente es un hombre de fe. ¿Se imaginan a alguien preocupado por la religión de Sarkozy, de Berlusconi o la de Zapatero? Es que Estados Unidos sigue siendo un país en donde se espera que sus líderes crean en una Divina Providencia.

Lo último en el cuento de la mezquita. Pues parece que se resolverá con hojas de lechuga. La panacea universal del billete será la solución y todos contentos. Es cosa de un dólar más o un dólar menos. Tal vez los detalles no salgan a la luz, pero ya se habla de comprar ese terreno, y ceder algún sitio baldío de Manhattan, en un lugar menos controversial, para que se construya la iniciativa Cordoba. O sea toda la cantinela de libertad de cultos y derechos religiosos se redujo a un regateo de bazar. ¡Vaya paradoja!

Así me despido este viernes, deseándoles un feliz fin de semana. El mío no va a ser muy cómodo porque ya está anunciado un corte de agua de 18 horas entre el sábado y domingo para Viña del Mar.

3 comentarios:

Ruy dijo...

Qué contundentes y acertados puntos
sobre tan enclenques íes.
Se te entiende. Se disfruta leyéndote.

Dios te guarde

Vicente Olazaran dijo...

¿Un barco Boliviano?. Evito no tiene remedio.

Violante Cabral dijo...

Capaz que ni Evo sepa que le usan la bandera. No creo que Evo haya visto un judío en su vida, pero muy posible que sea antisemita como su amigo Chavito.