martes, 14 de septiembre de 2010

Cuando mi tierra era menopáusica: cavilaciones en torno al Bicentenario

Comienzo diciendo que soy muy patriota, pero que tengo un concepto arcaico de "Patria” que discrepa con todo este bombo y platillo que produce el Bicentenario. ¿Cómo se puede meter tanta bulla cuando no se sabe qué se celebra ni a quiénes celebran?


Inés Echeverría Bello, precursora hoy olvidada de las letras femeninas en Chile, escribió una serie de memoriales históricos titulados “Cuando mi tierra nació”, “Cuando mi tierra era niña,” y “Cuando mi tierra era moza” aludiendo con esos títulos a diferentes etapas de nuestra historia patria. Yo diría que hoy nuestra tierra chilena es menopáusica, porque se siente como las mujeres en esa edad, andamos enojadas con nosotras mismas, ultra sensibles, aquejadas por males que no comprendemos y muy confusas respecto a nuestra identidad.

Me imaginó que toda América Latina se siente afectada por esta misma confusión. Sensibilidades modernas y conceptos de corrección política nos enseñaron que amar a nuestro país era ser nacionalista, por ende fascista. Y de pronto nos dicen que debemos celebrar nuestra historia y nuestra identidad nacional, conceptos totalmente abstractos en Chile donde pocos individuos tienen clara su identidad personal y donde a la mayoría los cuelgan en historia en el colegio porque “es un ramo fome” y una materia descuidada o, peor, mal enseñada.

Hace un par de años se hizo una encuesta nacional, por esta fechas, que arrojó un resultado pasmoso: la mayor parte de los encuestados no sabían qué se celebraba el 18 de septiembre, nuestra fiesta patria. A lo mas decían “fue cuando nos independizamos de España” olvidándose que todas las grandes batallas y episodios que generan nuestra desvinculación de la Madre Patria son posteriores al 18 de septiembre de 1810.


Si no saben lo básico, imagínese como los aturdirá pensar en un Bicentenario que abarca doscientos años de episodios y personajes que desconocen. De Doña Javiera Carrera saben que bailaba la Resbalosa, que tenía hermanos ilustres y paren de contar. Vayan a preguntarle a un profesional chileno (que no sea profesor de historia) de clase media, medianamente instruido, quien era Marmaduke Grove o cuando y por qué ocurre la Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana. El silencio será su respuesta.

Cuando yo llegué a Chile, en el 96, me di cuenta que para la mayoría de mis compatriotas la historia nacional comenzaba el 11 de septiembre de 1973, y todo lo que venía antes era prehistoria. Pero incluso lo que pasó el 11 no lo tienen claro. Es como su visión histórica de los orígenes de nuestros conflictos con los indígenas que se reduce a “Los españoles eran malos con los indios, les quitaron sus tierras y por eso ellos están enojados”. Ese concepto de película del Oeste no cuadra con nuestra realidad histórica. Los araucanos jamás firmaron la paz ni con españoles ni criollos, por lo que siempre han estado en guerra, pero el conflicto mapuche de hoy obedece a intereses y necesidades muy diferentes a la que los motivaba en la Colonia.

Mejor no hablar de la Colonia, porque para la mayoría de los chilenos ésta viene en un frasco. A lo más sabrán que existió por entonces una maniática sexual y asesina en serie a la que apodaban La Quintrala y se la imaginarán con la cara de Raquel Argandoña. Hablando de eso, no hay peor promotor de mitologías oficiales y deformaciones de la historia que las telenovelas y series de época que han proliferado como hongos este año.


Aparte de carecer de atmosfera histórica lo que revela la ignorancia de sus productores (eximo de ese juicio a Adiós al Séptimo de Línea de Megavision) estos dramatizados suelen representar personajes históricos con sensibilidades y objetivos ultramodernos. Por eso en Chile se cree que Manuel Rodríguez fue el Che Guevara de su época.

Yo exploté cuando me vinieron a decir que José Miguel Carrera era una especie de tupamaro o montonero peronista, nomás porque andaba de malandrín por el Rio de la Plata y los argentinos tuvieron que fusilarlo. “¡Oye!” Paré al que me hablaba: “ilústrate un poco. Si Don José Miguel viviera en nuestros días, militaría en la UDI”. Se fue a leer un par de cosas en la Wikipedia, volvió y me dijo: “Tenis razón”.


Parecerá un poco exagerado hacer tanto hincapié en la historia, disciplina que anda de capa caída en todo el mundo, pero no se puede celebrar un concepto histórico como el Bicentenario sin tener plena conciencia de como fue nuestro pasado, en que consisten nuestras glorias y nuestros desastres. Sin esa conciencia no podemos tener identidad nacional y celebrar como se debe estos 200 años.

15 comentarios:

Luis H Arroyo dijo...

no sé nada de Chile, pero me gusta

Violante Cabral dijo...

Bueno, yas sabes que es tierra de mujeres voluntariosas.

Ministro dijo...

Luis de a poco se aprende, con tal que sepas que Allende no era presidente constitucional, sacado por perversos militares, comenzaras bien...

Violante Cabral dijo...

Señor Ministro,
Como profesor de historia estoy esperando de usted algun comentario con injundia sobre mi entrada

Ministro dijo...

Es bastante entretenido Srta Violante. Es Espantoso ver que el popolo piensa que nos independizamos en 1810 . A mis alumnos majaderamente les he dicho que ese fue el inicio de un proceso largo, ya que al principio ese primer 18 de septiembre se le juró lealtad al Rey Cautivo.

Respecto a la caracterizacion historica que hace la TV concuerdo, es asquerosa Martin Rivas es un Che Guevara que lucha por ideales populares, por democracia , por justicia social. Cosa curiosa si lo pusieramos como realmente fue, seria lo mas cercano a un hijito de papa encaprichado porque su papa y abuelo del partido conservador no lo dejan jugar a la politica.

Que decir de manuel Rodriguez el "Guerrillero del Amor". La independencia Chilena fue porque cupido flecho al guerrillero.

Ministro dijo...

Luis lee de Chile. A ustedes le cuentan una historia muy torcida..
Nos parecemos mas de lo que ustedes creen en politica contemporanea.

Violante Cabral dijo...

No si el pobre Don Alberto Blest Gana debe estar brincando en la tumba al ver la cagadita que se mandaron con su novela. ¿Pero estás de acuerdo conmigo en que sin conocimiento del pasado no se puede hablar de identidad nacional?

Ministro dijo...

Evidentemente y estoy en contra de esta estupidez del Bicentenario.
Chile y todos los paises de America Latina tienen mas de 200 años.

Pura Politiqueria Barata

Violante Cabral dijo...

Y nunca hemos sido realmente independientes

Ministro dijo...

Y creo sin pecar de ingenuo que ESPAÑA esta muy alejada de sus hijas. Culturalmente comparte mucho con sus antiguas colonias y deberia cultivar esos lazos con mas naturalidad... Se llevaria Sorpresas

Violante Cabral dijo...

Hablando de eso mi cielo, ¿cómo definirías nuestra identidad nacional? Existe tal cosa? Yo hoy iba a escribir algo sobre una identidad basada en mitos descalificantes, pero no tengo fuerzas. La Tahuanta me drenó de energía de nuevo.

enestadodeguerra dijo...

Hola;

Soy un lego en lo que respecta a la historia de Chile; así que siempre es bueno leer algo acerca de lo que uno no sabe.

Sí quiero aprovechar para saludar al Sr. Ministro y decirle que España no está lejos de sus hijas... siempre que tengamos presente que España es más que sus gobernantes.

... Sus gobernantes están tan lejos de España como de los seres civilizados o aun inteligentes. Pero esa es nuestra penitencia. Eso sí, el día que descubra porqué YO, que jamás voté a la izquierda, tengo que cumplir penitencia... será toda una novedad.

No obstante, somos muchos, y cada día más, los españoles que nos sentimos obligados por nuestro honor histórico hacia las así llamadas antiguas colonias.

Lamentablemente, "honor" es un término que desconoce una inmensa minoría en mi desgraciado pero divertido país.

Eso sí, coincido que estrechar esos lazos de hermanamiento siempre, bajo cualquier circunstancia, será bueno y productivo para todos.

Saludos;

Violante Cabral dijo...

Nosotros estamos iguales T. Recuerdo que cuando ganó la Bachelet, yo le dije al Ministro "Al menos si es un gobierno catastrófico (se lo dije con palabras menos finas) nosotros no seremos responsables". Pero al final siempre pagamos el pato.
Mm, hay un sector en Chile que se siente muy ligado a España. Los gays chilenos creen que Barcelona es el Paraíso.
En serio, al menos estos blogs nos ayudan a establecer vínculos con un sector de España que no sabíamos que existía.

enestadodeguerra dijo...

Hola de nuevo;

Cuando dices "... un sector de España que no sabíamos que existía" ¿Te refieres al sector gay de Barcelona? ;-) ;-) ;-)

Violante Cabral dijo...

Mm, conociendome sabes que desearía que el sector gay quedase hundido en el anonimato per secula seculorum