martes, 7 de septiembre de 2010

Cuanto más primo, más me arrimo (menos si es musulman)

Soy la primera en deplorar la mala influencia del Islam. Con el tiempo, mi postura hacía los árabes se ha ido endureciendo. La brutalidad de la Sharia me repugna. El cuento del Yihad me demuestra que las raíces del mundo musulmán radican en la violencia. Pero de ahí a considerar que todo lo que venga del mundo árabe-musulmán sea perverso hay un trecho. Y mucho menos voy a demonizar conductas y costumbres universales sólo porque ellos las exhiban o practiquen, tal como está ocurriendo con los matrimonios entre primos. ¡Un estigma que ha llegado a afectar el matrimonio del Elefante Babar!


Siempre se ha buscado deshumanizar al contrario, vilipendiando sus hábitos. Los griegos acusaban a los persas de antropófagos y estos a su vez los tildaban de sodomitas. Para los romanos, los primeros cristianos adoraban la cabeza de un burro y envenenaban las fuentes. Cuando Roma se volvió cristiana, comenzaron sus ciudadanos a acusar a los judíos de infanticidas y contaminadores del agua.

Se llega a demonizar los objetos de admiración de los enemigos. Por décadas, en Israel no se pudo tocar públicamente a Wagner por ser este el compositor favorito de los Nazis. Desde que no se le cae de la boca a Chávez, El Libertador Simón Bolívar se ha vuelto un personaje negativo.

¿No estamos exagerando un poco? ¿Que los Nazis hayan sido los primeros en crear leyes de protección de animales y medio ambiente nos permite maltratar animalitos y a la naturaleza? ¿Vamos a eliminar el “0” de nuestras matemáticas porque nos lo aportaron los árabes?

Si hablamos de leyes de locos, cada país “civilizado” debería revisar su código legal. En Inglaterra hasta 1945 se podía quemar a una mujer sospechosa de brujería y un viudo no se podía casar con su cuñada. Y ese país era uno de los baluartes contra la barbarie Nazi. Sin embargo, en Gran Bretaña siempre han podido casarse los primos…hasta ahora.

Hace rato que el Reino Unido quiere implantar leyes similares a las de algunos estados de la Unión Americana donde se prohíbe el matrimonio entre primos hermanos. La razón es un poco retorcida. Ese tipo de matrimonio consanguíneo es endémico en comunidades hindúes y musulmanas, donde además se utiliza para, aprovechándose de la ley de reunificación familiar, traer más emigrantes a Europa.

Los gobiernos ingleses estúpidamente permitieron que Londres se volviese Londonistan y ahora no encuentran mejor forma de reducir la población que prohibiendo los matrimonios endógamos. O sea, en vez de tener lo testículos para derogar leyes o expulsar a gente que les incomoda y les parece peligrosa, inventan estatutos seudo eugenésicos y que huelen a ingeniería genética nazi.

Los primos se han casado desde que el mundo es mundo y sólo han tenido hijos enfermos cuando existe una tara en la familia. Pero aun en uniones entre gente que no comparte los mismos genes, nacen niños deformes o con deficiencias mentales. Yo desearía tener el cerebro de Miguel de Unamuno, hijo de tío y sobrina, y la belleza de Cleopatra que era hija de hermanos. No estoy promoviendo el incesto, pero estudios tan recientes como el de la Universidad de Washington en el 2009, prueban que únicamente un 7% de los matrimonios entre parientes cercanos da como resultado hijos defectuosos, y sólo si existe una enfermedad genética en la familia de la pareja.

Por lo tanto es absurdo crear tabúes sociales, mal usar el termino “incesto” o provocar temores de enfermedades nomás porque a los musulmanes les da por casarse con las hijas de sus tíos. A propósito, desde tiempos bíblicos, hasta el siglo XX, los judíos practicaban la endogamia, casándose o con primas o con sobrinas. Einstein se casó con su prima hermana. En las comunidades sefarditas mediterráneas estos matrimonios fueron frecuentes hasta la Segunda Guerra Mundial. Mis abuelos maternos eran primos hermanos, y mi mamá es una de las mujeres más sagaces que he conocido.

Aun así el mundo anglo (y europeo porque Dinamarca y Holanda también quieren impedir que los primos se arrimen) llega a extremos pueriles en su afán por satanizar estos amores. Hasta han cambiado los cuentos de Babar ¡y ahora el elefante no es primo de Celeste, su esposa y reina! A ver qué hacen con los cuentos de Peter Rabbit de Beatrix Potter. Porque si mal no recuerdo, el conejo también estaba casado con Flopsy, su prima hermana

Estas posturas de demonización a la larga resultan traicioneras y arriesgadas. No estoy abogando por el Islam. Sólo solicitando que evitemos caer en discriminaciones absurdas que nos vuelvan tan brutos e intolerantes como nuestros enemigos.

12 comentarios:

Ruy dijo...

!Que sí¡ ! Que tienes toda la razón".
Por aquí se dijo que "lo cortés, no quita lo valiente".
Confunde sobremanera comprobar que
las "normas" son empecinamientos y se promulgan ignorando adrede la historia de la humanidad y sin el menor escrúpulo sobre sus consecuencias.
No tenemos remedio. HOY SOMOS IGUAL DE TORPES QUE LO FUERON NUESTROS ANCESTROS.
Encanto de leerte.

Crispal dijo...

Los católicos pueden casarse entre primos siempre y cuando reciban antes la dispensa papal. En países como Arabia Saudí hay graves problemas derivados de la consanguinidad entre miembros de la misma tribu. En realidad el problema no parece ser que tú te cases con tu primo sino generaciones de primos y primos de primos casándose entre ellos.
Por cierto, Feliz Año Nuevo 5771.

Violante Cabral dijo...

Porsupuesto, la consangunidad que dura generaciones a la larga debilita la raza, tal como lo vimos con los Hasburgo. Carlos el Hechizado era una pobre bestia.
Pero en casos aislados no hay peligro. Ademas hay que ver que tipo de personas son, si no son sanos, si el embarazo se da en malas condiciones, si el parto es mal atendido, pueden no tener ningun vinculo de sangre los padres y los niños van a salir enfermos igual.
Muchas gracas, por los buenos deseos. Ojala este año traiga paz.

Crispal dijo...

Por cierto, puede que el número cero nos llegara por los árabes (cosa discutible), pero no fueron ellos quienes lo inventaron sino el indio Brahmagupta. A cada cual lo suyo. De hecho los números en árabe se escriben de izquierda a derecha, como el hindi, no de derecha a izquierda como el árabe.

http://en.wikipedia.org/wiki/Brahmagupta

Violante Cabral dijo...

No dije que lo inventarán dije que lo "aportaron". Efectivamente son los hindues los que lo inventa (aunque en Babilonia yahabía un concepto del 0), pero los árabes le dan el nombre y lo aportan a la civilización occidental.
Crispal, pertenezco a una raza de la que se han dicho (y dicen) las cosas más pavorosas, porque el mundo musulman me convierta en su enemiga, no voy a satanizarlo. Eso no significa que los apruebo o quiero. Solo que no voy a caer en trampas que Occidente ya ha caido psra mal de todos. El enemigo es bastante malo para que le pongamos cuernos y rabo más encima.

Crispal dijo...

Violante, estoy de acuerdo contigo, pero lo que pasa es que en España y Europa vivimos en una época absurda en la que la mayoría de la gente piensa que todo nos llega de los árabes y desprecian nuestra tradición greco-romana y judeo-cristiana, cosa que puede llegar a ser irritante en ocasiones. Hace poco tuve que escuchar a un arquitecto español (al que se le supone una cierta cultura) decir que el gazpacho (sopa fría de tomate típica de Andalucía) era de origen árabe cuando el tomate llegó a España desde América tras el viaje de Colón, es decir, cuando los árabes habían sido expulsados de España. Y así nos luce el pelo. Para mí no existe una cultura árabe (los árabes no hicieron gran cosa) sino una cultura islámica basada en Persia, India y los turcos otomanos. Pero en fin, yo es que los tengo muy cerca. ;-)

Violante Cabral dijo...

Noo, si concuerdo contigo cien veces. Pero fijate. Imaginate que le crean al señor ese lo del gazpacho. Y entonces todos nosotros los que estamos en el campo opuesto a la islamización de Occidente, dejaramos de tomar gazpacho, le tomaramos aco. Ves ¿adonde voy? LOs arabes no inventaron el matrimonio entre primos, pero si uno lo menciona dicen "ayy eso lo hacen los turcos, los terroristas, los palestinos, los talibanes, ect"

Crispal dijo...

Bueno, es otra forma -y muy inteligente- de ver el problema. ;-)

Blanch dijo...

No recuerdo bien el nombre, pero había un psicólogo que explicaba de manera muy curiosa como las personas "expandían el mal" a objetos o hechos únicamente por sus prejuicios.

Y como ejemplo, exhibía un lindo suéter colorido y preguntaba si alguien se lo compraría por unos cuantos dólares. Varias manos levantadas; pero cuando el psicólogo les decía que el suéter había pertenecido a un asesino serial (hecho completamente falso), entonces nadie lo quería por muy lindo que fuera el suéter.

Supongo que lo mismo pasa con muchas cosas en la vida: pueden ser muy buenas o al menos inocuas, no dañinas; pero cuando se asocian a algo o alguien "malvado", entonces se satanizan aunque en realidad no causan perjuicios.

Por cierto, aprovecho el comentario para desearte un feliz año lleno de bendiciones.

Shana Tova Umetuka

Violante Cabral dijo...

Será porque esta mañana estoy muy sensible, pero me ha conmovido hasta las lágrimas que este haya sido el primer año en que me desean un feliz año en este mundo virtual. Yo voy a cumplir en noviembre 10 años trabajando para una compañía de Miami, y nunca me lo han deseado (tampoco se acuerdan de mi cumpleaños). Ahora tú eres la segunda persona en deseármelo en este blog.
No voy a entrar en detalles, pero sólo cuando se vive el prejuicio en el propio pellejo se puede entender lo feo que se siente. Esta entrada no fue sobre el prejuicio anti musulmán. Fue contra el prejuicio que existe hacia el matrimonio entre primos, que de acuerdo a estadísticas siquiátricas suele dar, en Occidente, menos divorcios y menos casos de maltrato doméstico. No es que deba volverse una práctica habitual como ocurre en el Oriente, pero tampoco debe verse con malos ojos. La ida es que todos sigamos apreciando la belleza del suéter colorido que mencionas.
Como el Año nuevo es para todos, espero que también te traiga bendiciones y que D—ito te anote en el mejor de sus libros.

revistajupiter dijo...

Hola Violante, un físico comentó tu post:

http://revistajupiter.wordpress.com/2010/09/04/las-teorias-hawkianas/

Es crítico pero respetuoso.

Violante Cabral dijo...

Si , muy respetuoso ya me dijo Inquisidora. Le respondi con la humildad de la ignorante. A veces desearía que los sabios fueran humildes.
Gracias por avisarme