martes, 28 de septiembre de 2010

Misoginias de izquierda y el poder conservador femenino



Los poderes “progres” estadounidenses se han lanzado en picada contra Christine O’Donnell. Por lo que Sarah Palin le ha dado la bienvenida a la “brujita” al mundo de la política gringa donde la mujer conservadora es blanco fácil. Pero también lo es en Chile. Desde los días de John Knox que existe animadversión por las mujeres en el poder, pero nunca es más ponzoñosa que la que desencadenan la mujeres que buscan ejercerlo de maneras menos convencionales.



El cuento de la Brujita de Delaware ha dado material para chistes y criticas serías a lo largo de la semana. Por supuesto el doyenne de los programas satíricos de la televisión estadounidense Saturday Night Live, no se podía perder la oportunidad de parodiarla. Pero lo más sorprendente es que Bill Clinton, que está haciendo campaña por los Demócrata, se ha burlado de ella en un discurso (¡traidor!) Curioso, porque el ex mandatario siempre es caballeroso con las mujeres del bando enemigo.

Lo irónico es que el comediante Stephen Colbert se exhibió en personaje, en el Senado (sin permiso dela Cámara ¡pero sí del Sindicato de Granjeros!) donde fue a declarar ciertas verdades que hubiesen quedado muy bien sil hubiera aparecido como un ciudadano más, pero que al hacerlo en forma paródica restó validez a su causa (que tampoco se entendió mucho cual era) y demostró el poco respeto que el pueblo americano está sintiendo por sus instituciones.

Sn embargo, nadie crítica a Colbert. En cambio, medios y políticos demócratas hacen carne de cañón de la O’Donnell, una humilde candidata de un diminuto estado. Es una micro campaña similar a la maquina propagandística lanzada por las mismas fuerzas en contra de Sarah Palin quien ahora aconseja a su colega “brujil” que se acostumbre y que disfrute estas ofensas que son los frutos del poder.


Dicen que en el mundo patriarcal siempre ha habido un recelo por las mujeres poderosas, desde que Adán se andaba quejando con el Creador de las esposas que le había tocado en suerte. En el Siglo XVI, el puritano clérigo protestante John Knox escribe una diatriba en contra de los gobiernos femeninos titulada “The First Blast of the Trumpet against the Monstruous Regiment of Women” (El primer zafarrancho de trompeta en contra de los monstruosos reinados de mujeres). Su blanco son Catalina de Medicis, María de Guisa, regentes respectivamente de Francia y Escocia, y María I de Inglaterra.

El pecado de estas damas era su fe católica que para un revolucionario como Knox simbolizaban el poder del oscurantismo y el triunfo de valores del pasado. El mismo temor que siente la Izquierda ante candidatas que se alejan del modelo que ella defiende. Léase, no son hembras liberadas y adherentes a códigos feministas. Ni están dispuestas a ejercer el poder como meras imitadoras de los hombres que las han precedido en la arena política.


Un par de años antes de que fuera coronada Su Alteza Michelle Bachelet, yo dije en una entrevista que una mujer presidente sería más objeto de criticas pueriles (vestuario, aspecto físico, vida amorosa) que los presidentes varones. Me equivoqué porque a Mi Gorda Bella siempre la protegieron sus Sir Walter Raleigh de la Concerta.

Ella no gobernó como una presidenta revolucionaria, sino como una Reina Victoria que a la primera crítica se amurraba y repartía coscachos. Famosos eran los coscorrones verbales que propinaba a sus ministros, a veces en público. Se la engrandeció y alzó en el altar de los ateos como una Pieta criolla, la “Mami” Bachelet. O sea, la muy pilla se envolvió en la bandera de lo femenino y de lo doméstico, mientras jugaba a ser una feminista de izquierdas. Todavía la Concertación se levanta en masa apenas alguien quiere injuriar a su fetiche.

Pero la Concertación practica un doble estándar. Se aplica la caballerosidad para tratar a la ex mandataria, pero se abalanzan del modo más grosero sobre dirigentes de Derecha como Jacqueline Van Rysselberghe, a la que de “histérica” no han bajado, o a la pobre Erna Von Baer, que de tanto acusarla de tonta ya la pusieron al nivel de Tonka Tomic. Hasta se burlaron de ella cuando comenzó a notársele la pancita. En cambio, cuando la Carolina Toha andaba embarazada, nadie mencionaba el hecho. Es que en la mente izquierdosa la preñez difiere de significado según el espectro político.


Una de las grandes críticas que ha recibido la ex alcaldesa de Concepción es que tiene muchos hijos. “Será del Opus que tiene tanto cabro” he oído decir con rencor. ¿No será que a la Jackie le gustan los niños? No, para la Concertación los embarazos de las derechistas tienen razones políticas. Tienen hijos porque la iglesia lo exige, tienen hijos porque no les gusta abortar, etc.

Antes de de que McCain la eligiese como su compañera de candidatura, a Sarah Palin ya se le criticaba haber tenido un hijo después delos 40. Pero cuando las actrices de Hollywood hacen lo mismo, las aplauden. Incluso se dijo que no estaba embarazada sino que buscaba ocultar el embarazo de su hija mayor, fingiéndose madre de su nieto. Toda una telenovela.



Cuando poco antes de las elecciones, la misma Bristol Palin salió encinta (lo que demostraba la falsedad e la primera acusación), todos criticaron a la ex Gobernadora de Alaska por haber dejado a su hija embarazarse, por permitirle seguir adelante con el embarazo y por mostrarse orgullosa de su chiquilla. ¿Hubiese sido mejor que Sarah llevase a Bristol a abortar a escondidas?

Al parecer sí puesto que hace poco, la Sra. Palin hizo unas declaraciones que las mujeres se ponían como mamás osas cuando llegaba el momento de defender a sus hijos. Ni cortas ni perezosas, las feministas progres hicieron un spot en donde aparecían con unas mascaras apolilladas, mas parecidas al Hombre-Lobo de Lon Chaney que a úrsidas, personificando a “Mamas Osas” y acusando a Sarah de no ser una de ellas. Una de esas “Mama Grizzlies” llegaba al limite de lo grotesco diciendo que mujeres como la Gobernadora impedirían a sus hijas el derecho a abortar. La verdad es que no tienen vergüenza ajena. ¿Qué madre se sentiría feliz de que su hija se someta a una peligrosa cirugía para matar a un nieto?

Por más de un siglo, la Izquierda y movimientos “progres” han logrado adeptos representando a los más desamparados, a los que la sociedad niega derechos. Hubo una época en que representaban a los judíos, luego a los afros americanos, y latinos, ahora a los gays, pero siempre se han adherido o fingido adherirse al bloque feminista. El que miembros de estos colectivos ahora se inclinen a la Derecha, es una cachetada en la cara de la progresía. Por eso en USA tanto criticaron a Condoleezza Rice, mujer y negra. ¿Cómo se le ocurría ser Republicana?

Es por eso que se ataca con mas virulencia a la líder de Derecha o incluso la demócrata más conservadora, como Hilary Clinton que se atrevió a perdonar la infidelidad de su marido y sigue siendo uña y carne con Bill. La mujer conservadora encarna un enigma para los progres. Una esclava feliz con sus cadenas o algo peor, una manera de ejercer el poder desde una postura que ni es feminista ni imita al macho. Es por eso que los ateos u los de otras religiones cargan contra la imagen de la Virgen María que al final representa lo mismo que las candidatas conservadoras: un empoderecimiento de lo verdaderamente femenino


6 comentarios:

Maria Dolores Gonçalo dijo...

Excelente articulo, Dona Violante. Me quito las palabras de la boca (aunque nunca podria decirlas de forma tan elocuente como vuestra merced.) Es asquerosa la forma en que los medios atacan a Sarah Palin y como tanto odio ha llegado a crearle una infundada reputacion de tonta o cerrada. Lo mismo ha ocurrido desde hace anos con Dr. Laura, de quien no se cansan de tergiversar sus palabras y sacarlas de contexto. El ultimo escandalo, lastimosamente, surgio efecto ya que ella anuncio que en diciembre se retira de su famoso programa de radio.
En resumidas cuentas, esto prueba que si no se esta del lado ideologico de los liberales, todas aquellas caracteristicas que son admirables en una mujer cuando es democrata, son detestables en una republicana (por ejemplo: el decir lo que piensa--a menos que piense como ellos.)

Violante Cabral dijo...

Mucho han hablado O'Reilly y Hannity sobre este hecho, de que la mujer conservadora es el objetivo del mayor odio tanto de los medios como de los politicos.
El caso de la Dra. Laura fue grotesco. Lo de la N-word fue manipulado de la manera más exagerada. Otra cosa que se han burlado mucho de la O'Donnell es su postura respecto a la masturbación, y aunque no concuerdo con ella, me parece irrelevante tanta crítica. Como dijo Hannity anoche, nadie la ha criticado por decir que en el pasado fue sexualmente promiscua. Lo que deemuestra amiga mia, que no solo en el Tijuco, reinan los poderes del Mal.

Ruy dijo...

Detestables "izquierdosos" y tambien hípócritas.Se desviven por la naturaleza y se mofan y se escandalizan de lo natural.
Lo mejor para los pueblos sería dejar que la izquierda les de una "pasada" para detestarla de por vida.
Placer leerte.

Violante Cabral dijo...

Eso es lo peor, su hipocresia y su cinismo

Javier Bazán dijo...

Violante:
Encontré genial tú afirmación: "la muy pilla se envolvió en la bandera de lo femenino y de lo doméstico, mientras jugaba a ser una feminista de izquierdas".

Violante Cabral dijo...

Es que eso es lo que hizo, Javier y gracias de nuevo por lo que dijiste de mi en la Revista Jupiter. Muy habilosa La Mami, se metió a Chile en los bolsillos regalandoles promesas y bonos. Ese estilo de politiquería femenina funciona muy bien. Deberían imitarla otras politicas. Contrasta con la Chole Alvear que nunca se creo una imagen, o con la Evelyn Matthei que pelea como los hombres, tirando la caballeria encima.